Ventajas cuando terminas lo que empiezas por muy pequeño que esto sea

Ventajas cuando terminas lo que empiezas por muy pequeño que esto sea

¿Cuántas veces hemos empezado algo y por una u otra razón lo hemos abandonado? Tal vez empezamos a leer un libro que aún sigue esperando ser terminado, empezamos esa rutina de ejercicio que solo hicimos un par de veces, nos comprometimos a realizar ciertas tareas o comenzamos un proyecto que cuando se complicó, decidimos postergarlo, etc.

Ventajas cuando terminas todo lo que empiezas

Y no me refiero a la procrastinación, que es cuando evitas empezar algo o lo postergas hasta sentirte listo o no tienes otra opción.

Me refiero a aquellas actividades que las empezamos hacer con un gran gusto, pero no se terminan o se dejan a la mitad.

Ahora, no significa que no habrá momentos en que te desamines y no tengas deseos de terminar una actividad. Los habrá y muchos. Todos los hemos tenido y experimentado. Muchas pueden ser las razones por las dejamos inconcluso algo, quizá falta de interés, confianza en nosotros mismos, agotamiento, desilusión, ansiedad, etc.

¿Cuál es una consecuencia de hacer esto constantemente?

Por ejemplo, cada vez que se deja algo a la mitad, estas enviando un mensaje a tu cerebro de que no eres capaz de lograr lo que te propones, debilitando poco a poco la confianza en ti mismo y tu fuerza de voluntad.

Además de desarrollar sentimientos fuertes de frustración, ansiedad y estrés. Sin mencionar la confianza que los demás van perdiendo en ti, al no cumplir con tu palabra.

  Cuando terminas todo lo que empiezas

Por otro lado, hay una gran ventaja cuando terminas todo lo que empiezas por muy pequeño que esto sea. Aun cuando no tengas ganas de hacerlo, el terminar tus actividades o tareas con entusiasmo, fuerza, disciplina y sin quejas:

  • Tu autoestima y creencia en ti aumentan
  • Fortaleces tu carácter y elevas tus estándares
  • Reduces la ansiedad y frustración
  • Aprendes a organizarte
  • Tus decisiones son más asertivas
  • Tu credibilidad se fortalece al cumplir tus promesas

No renuncies al momento de sentirte incómodo. No renuncies al momento que la pereza empieza a ganar. No será fácil

Pero en el instante que terminas algo que decidiste hacer, sentirás esa satisfacción interna de haber logrado tu objetivo, creando una versión de ti mismo más grande, fuerte, mejorada y plena. ¡La decisión es tuya!

¡No dejes para mañana lo que puedes hacer HOY! — Luchar contra la procastinación


Laura Evelia – Autora de los libros: “Mi Mejor Enemiga” y “El éxito lo diseñas Tú.”