Una persona con ansiedad…

Una persona con ansiedad...
Una persona con ansiedad...

Existen personas especiales en este mundo, me refiero a aquellas que padecen un trastorno llamado ansiedad. Una persona con ansiedad pocas veces duerme bien, se preocupa por muchas cosas, de las más sencillas a las más complejas, son aquellas que se preguntan constantemente: ¿Por qué?

En las noches tienen pesadillas o simplemente no descansan, no duermen bien, y no, no es que no duerman el tiempo suficiente, es que podrían dormir doce horas seguidas y aun así podrían no haber descansado. A veces despiertan con marcas de las batallas en sueños, prueba de que ni dormido deja de luchar: en la piel hay rasguños, daños colaterales de batalla.

Una persona con ansiedad tiene cambios de humor que parecen repentinos, que parecen salir de la nada, pero esas personas tienen un universo infinito; ocasionalmente tienen pensamientos tan rápidos y conectados entre sí que eso provoca que cambien de humor, es muy difícil de controlar, puede ser un torrente de buenos o malos pensamientos; los cambios de humor no surgen de la nada, siempre habrá una razón, tal vez alguien no puede ver la conexión de un pensamiento con otro: algo que vieron con algo que paso, pero ellos sí, y más seguido de lo que podríamos imaginar.

Una persona con ansiedad no sólo se tortura mentalmente, pasa a ser algo físico: dolor real; duele el pecho, el corazón se acelera, las manos sudan y tiemblan, sienten que no pueden respirar, perece que no hay aire suficiente, y un nudo en la garganta no los deja hablar. Es algo que no pueden controlar, es una respuesta del cuerpo a ataques externos, ¿cómo explicamos que el ataque es interno?

Una persona con ansiedad se preocupa por estar a punto de perder la cabeza todo el tiempo, notan que pensar tanto todo el tiempo no es sano, y a pesar de intentar detenerlo se dan cuenta que vuelve, con más frecuencia de la que podría tratarse.

Una persona con ansiedad puede desarrollar depresión, puede tener pensamientos suicidas; frecuentemente sufren periodos de estrés, las preocupaciones se vuelven más grandes, se encierran en un círculo de pensamientos que no cambian fácilmente.

Una persona con ansiedad puede interpretar lo que ve o escucha según su estado de ánimo, puede hacer un mundo de interpretaciones a algo que sucede, pero claramente no siempre es positivo o favorable, algo común o normal puede volverse un infierno, algo que va a desatar pensamientos una y otra vez a corto y tal vez a largo plazo.

Una persona con ansiedad puede desarrollar miedo a situaciones que son difíciles de evitar, se necesita mucha preparación para afrontarlas e incluso así se vuelve complicado; pueden buscar formas de evitar ciertas situaciones, pero muchas de ellas pasarán tarde o temprano, es un trabajo constante y resulta cansado pensar en cómo evitar algo que se empeña en reunirse contigo.

Una persona con ansiedad puede tener baja autoestima. Te preocupa estar frente a un grupo de personas, o incluso en relaciones amorosas, cualquier duda pude desencadenar muchas otras.

Como dije, existen personas especiales en este mundo: las personas que luchamos a diario con problemas que se vuelven más grandes que nosotros, con una imaginación enorme que, así como tiene ventajas, también tiene desventajas: luchamos contra nuestros demonios a diario, demonios que pocas personas pueden entender o podrían siquiera imaginar.

Eso es lo más difícil en la vida, cuando tienes que luchar contra ti mismo, porque si alguien sabe tus peores temores eres tú, y en ocasiones esos miedos se vuelven contra ti: la ansiedad los deja salir.

Transtorno de Ansiedad

No tiene cura, sólo se reconoce, se conoce y acepta. Se acepta que habrá personas que nunca lograrán entenderlo, va a presentarse de diferentes maneras a lo largo de tu vida, pero eso te volverá más fuerte; sabrás qué hacer cuando un miedo se vuelve realidad, lo has visto pasar.

Duele y seguirá doliendo, algunas veces más que otras, es un dolor que no da la oportunidad de conocernos internamente un poco más cada vez que regresa.

Muchas personas tienen ansiedad y no lo saben hasta que se agrava. Yo sufro de ansiedad y aún sigo aprendiendo que no estoy sola, con mucha o poca gente a nuestro alrededor, siempre nos tendremos a nosotros mismo, que conocemos nuestros miedos y seguimos aprendiendo a afrontarlos.

La ansiedad afecta a quien la padece y a quienes están cerca y aman a esta persona, por eso te compartimos 10 cosas que puedes decir si la persona que amas tiene ansiedad.


Vía » culturacolectiva.com