Terapia de ventosas — El Baguanfa — Antigua Terapia China

El Baguanfa — Antigua Terapia China
El Baguanfa — Antigua Terapia China

La terapia de ventosas es una de las terapias de curación más antiguas del mundo, utilizada por los antiguos egipcios, griegos y chinos, aproximadamente desde año 200 dC.

Terapia de ventosas

¿Qué es el Baguanfa?

Es una antigua terapia china en la que se coloca una copa, usualmente de vidrio, sobre la piel y la presión interna se reduce (ya sea por calor o succión) con el fin de estirar y mantener la piel y los músculos superficiales dentro de la misma. A veces, y mientras la succión está activa, la copa se mueve, haciendo que la piel y los músculo se estiren.

Se aplica a ciertos puntos de acupuntura, así como a las partes del cuerpo que han sido afectadas por el dolor. Se aplica con más frecuencia en la espalda debido a la facilidad con la que se puede realizar en esa parte del cuerpo. La mayoría de los médicos utilizan los puntos Shu de la espalda o el meridiano de la vejiga y el dazhui. Se practica con frecuencia después de una sesión de acupuntura.

Esta terapia de ventosas se basa en la teoría de los meridianos del cuerpo. Por un lado, elimina cualquier estancamiento en el cuerpo y abre los meridianos para que el Qi puede fluir libremente y por el otro, también ayuda a rejuvenecer ciertos meridianos y órganos que no están funcionando a su máxima capacidad.

Desde un punto de vista científico, el Baguanfa ayuda a activar el sistema linfático, a promover la circulación de la sangre y es efectivo para la reparación de tejido profundo.

El proceso de la terapia de ventosas

Como regla general, tazas o copas de vidrio se utilizan como ventosas, aunque también las hay de bambú. Hoy en día, estas copas están equipadas con una válvula que se conecta a una pequeña bomba de mano, lo que permite al practicante succionar el aire. Esto les da un mayor control sobre la cantidad de succión. Antiguamente, la succión se lograba con calor.

Con el fin de permitir que las copas se puedan mover fácilmente sobre la piel, se utilizan aceites que han sido infundidos con extractos de hierbas medicinales. Las copas se aplican a temperatura ambiente, pero la fricción generada al moverlas, causa una pequeña pero significativa cantidad de calor, especialmente si también se utilizan aceites con propiedades rubefacientes.

Las copas se dejan en su lugar durante diez minutos, aunque el tiempo puede variar de cinco a quince minutos. La piel se enrojece debido a la congestión del flujo de sangre. La copa se elimina de la piel presionando en uno de los lado, lo que permite que un poco de aire entre y desactiva la succión. Es normal que algunos hematomas se formen en las áreas de la piel que fueron succionadas.

¿Cómo puede ayudar la terapia de ventosas?

Se recomienda generalmente para el tratamiento del dolor, trastornos gastrointestinales, enfermedades pulmonares (especialmente tos crónica y asma) aunque su aplicación puede ser beneficiosa para muchos otros problemas.

Debe hacerse en áreas del cuerpo con cierto grado de superficie y no se debe usar sobre piel inflamada, cuando hay fiebre alta, convulsiones o propensidad a tener moretones. Tampoco de debe aplicar sobre el abdomen o espalda baja durante el embarazo.

Puede afectar al cuerpo hasta cuatro pulgadas por debajo de los tejidos, provocando que se liberen toxinas, activando el sistema linfático, eliminando los bloqueos del colon, activando y limpiando las venas, arterias y capilares y mejorando la apariencia de la piel.

Aplicación de terapia de ventosas Chinas Ripoll

En este video, se puede apreciar una antigua técnica de la China Milenaria, como son las ventosas. Utilizadas en afecciones de la espalda, como por ejemplo, contracturas, dolores posturales y otras afecciones del aparato locomotor, pero también se utiliza para otras patologías que afectan el aparato digestivo, respiratorio, etc…

Vía Naturísima