Ritual para los pies cansados

Ritual para los pies cansados
Ritual para los pies cansados

Los pies es la parte del cuerpo que nos sostiene, porque aunque las piernas y la cadera también nos sostienen y todo el esqueleto en realidad quien nos sostiene, son los pies, son los llevan toda la carga de nuestro cuerpo.

Entre los síntomas que la gente presenta en sus pies están los pies que duelen, hinchados, reteniendo líquido, pies fríos, pies calientes, pies con algún hongo, pies torcidos, pies que se duermen, pies rígidos, pies con callosidades, etc., muchos de estos problemas que hemos mencionado podrían significar que nuestro sostén a nivel emocional está debilitado, y lo tenemos que reforzar y fortalecer.

Cuando hay problemas en los pies, sería bueno preguntarnos: ¿por qué no quiero avanzar? ¿por qué no estoy pudiendo avanzar? ¿qué me está impidiendo el avanzar en la vida? ¿qué me está impidiendo caminar con suavidad, con facilidad?

Siempre vamos a encontrar respuesta a estas preguntas, y las respuestas nuestro subconsciente las expulsa rápidamente a nuestro consciente y eso este ritual es de gran ayuda para poder hacer nuestra reflexión.

Este baño deberías hacerlo todos los días al terminar la jornada, para liberarte de cargas residuales del día y descansar sin tensiones y poder caminar con suavidad y facilidad:

Materiales

  1. Un tobo profundo
  2. Agua caliente
  3. 100 gr. de sal fina
  4. Jugo de medio limón
  5. Aceite de coco
  6. Esencia de canela para hornillos, hornillo aromatizador
  7. Una vela blanca

Procedimiento

  • Primero se debe preparar una botella con medio litro de agua tibia donde se habrá disuelto la sal y el jugo de limón. Esta preparación se deja reposar todo un día entero.
  • Al entrar al hogar, quítese los zapatos, encienda inmediatamente el hornillo y queme la esencia en él. Llene el Tobo con agua caliente y agregue en ella el agua de la botella (agítela bien antes de usar).
  • Encienda la vela cerca, luego coloque los pies en remojo en el agua y quédese allí observando la llama de la vela y orando:
    “Sal de la vida, agua que purificas, esta llama envuelve de luz mi aura, de arriba hacia abajo las oscuridades descargo”. Imagine que una luz blanca y tibia lo envuelve y barre de la cabeza a los pies las impurezas.
  • Luego de un rato, seque sus pies y masajéelos con el aceite de coco. Tire al agua.