Hay muchas causas por las que un niño puede ser hiperactivo. Estudios han demostrado que infecciones del oído frecuentes y el uso regular de antibióticos aumentan el riesgo de desarrollar este trastorno. La alimentación, historial en la familia, alergias y el estrés en la casa juegan un papel importante en la lista de causas.

Alimentación

Estudios recientes demuestran que la alimentación juega un papel importante en el tratamiento de la hiperactividad y agresividad infantil.

Mal desayuno

Muchos de los niños que sufren de fatiga, irritabilidad o conductas agresivas durante el día, no tuvieron un desayuno saludable.

Intoxicación por plomo

Estudios han demostrado que un niño que ha sufrido contaminación por plomo tiene mayor riesgo de desarrollar una conducta antisocial y agresiva. El pescado y la carne de animales criados en zonas industriales son los alimentos más contaminados por plomo.

Incluir cereales integrales

Se deben aumentar los cereales integrales. Darle al niño un plato de avena por la mañana es un remedio casero muy eficaz para tratar la hiperactividad. Al mismo se le puede agregar una cucharada de germen de trigo, otro alimento muy útil y recomendado para reducir la hiperactividad. También incluya en la dieta del niño alimentos que contengan vitamina B1.

Escoger alimentos frescos

Es importante que el niño hiperactivo coma solo alimentos frescos y preparados para él. Ejemplos de comidas que se deben incluir en la dieta son: Arroz integral, yogur con levadura de cerveza, vegetales verdes, pavo o pollo orgánico y granos enteros.

Eliminar comida rápida y golosinas

Se debe eliminar de su dieta la comida rápida y la procesada, la hiperactividad puede ser el producto de alguna alergia que el niño tenga a cierta comida. Comidas a las que los niños son alérgicos frecuentemente incluyen: trigo, productos lácteos, chocolate, maní, soya, colorantes artificiales y preservantes. También es necesario eliminar el azúcar, los dulces, los refrescos y la repostería hecha con harina blanca.

Actividades

Motive al niño a que juegue o haga ejercicio al aire libre. Evite que el niño se la pase en actividades sedentarias como viendo televisión o jugando videojuegos.

Filtre el aire

Considere la posibilidad de comprar un filtro de aire para purificar el aire de la casa y eliminar los alérgenos ambientales que pueden irritar el sistema nervioso.

Peladuras de manzana

Hierva las cáscaras de manzana por 5 minutos en medio vaso de agua. Déjelo enfriar y déselo al niño, una tacita diaria. También dele avena pues la avena fortalece el sistema nervioso facilitando el auto-control.

Fuente: mis-remedios-caseros.com