Mia Astral Energías 2016

Mia Astral

En términos astrológicos, el año 2016 podría resumirse de la siguiente manera: Júpiter estará en Virgo, Saturno en Sagitario y Neptuno en Piscis. Un nuevo patrón energético operará durante los próximos doce meses.

Mia Astral — Energías disponibles para el 2016

¿Y eso qué significa? Una traducción simple y sencilla –aunque incompleta– diría que los astros están alineados para que el próximo sea un año de trabajo y de madurez; para conquistar nuestros sueños, llevarlos a tierra y manifestarlos.

Así lo explica en su nuevo libro Predicciones 2016 (Editorial Planeta) Mía Astral, la astróloga venezolana más influyente de las redes sociales y que, desde hace unos cinco años, no para de cosechar la atención de sus miles de seguidores argentinos.

Confiesa que le resulta más fácil trabajar con los argentinos porque, según considera, al tener un nutrido background en el psicoanálisis y una búsqueda interior profunda, el trabajo de conciencia se da en forma más natural.

“Es más difícil en otros países, donde buscan algo más exprés, llevarse una cajita para solucionar algún aspecto de su vida y continuar. En cambio, el argentino quiere llegar al fondo del asunto.”

Cambios a nivel astrológico en 2016

¿Qué consecuencias para los argentinos tendrán los cambios a nivel astrológico en 2016?

Será un año de mucho trabajo y responsabilidad. Pero yo no hago astrología colectiva sino más bien personal, rompiendo patrones de conducta limitantes, creando nuevas realidades. Uno como astrólogo ve las alineaciones, entiende la energía disponible y la interpreta. ¿Pero qué pasa?

Nos acercamos a 2016 y todo lo que yo cuento en la introducción del libro, donde queda claro que será un año para trabajar en nuestros sueños con trabajo y madurez, también tiene que ver con la búsqueda de la verdad.

Y nunca imaginé que pudieran darse eventos colectivos tan fuertes como los que sucedieron el 13 de noviembre pasado [en referencia a los múltiples ataques terroristas ocurridos en París].

Saturno es trabajo, y Saturno en Sagitario es trabajo por la libertad, por la verdad, y actúo en consecuencia para buscar un resultado. Por otro lado, Saturno está en tensión con Neptuno en Piscis, y Neptuno en Piscis es la espiritualidad y la religión.

Por eso, si bien mi trabajo es personal, creo es hora de comenzar a estudiar las alineaciones desde un punto de vista colectivo.

En países como la Argentina también se está gestando un cambio. Como dije, noviembre y diciembre están enfocados en la búsqueda de la libertad, verdad y justicia, lo que se relaciona con las elecciones y cambio de gobierno.

Ahora, de marzo a septiembre del año próximo habrá que trabajar muy duro para reforzar esa lucha. El que viene es un año de madurez y trabajo, de bajar los sueños a tierra.

¿Cuáles son los temas más frecuentes de consulta?

¿En lo personal, ¿qué cosas son las que más le preocupan a la gente?

Si me hubieras preguntado esto mismo hace tres años habría dicho el amor. Pero hoy lo que más importa es la búsqueda por entenderse a uno mismo. Y la gente que me sigue hace preguntas muy específicas. Por ejemplo, «Mi Sol está en Leo, mi Luna en Acuario, ¿cómo hago para superar tal patrón negativo?».

Y yo me apasiono con la audiencia argentina, que se preocupa por saber y hacer las preguntas correctas para conocer los patrones de energía disponible y utilizarlos de manera positiva.

¿No creés que la gente puede sugestionarse en forma negativa ante determinadas predicciones?

Quiero aclarar que yo no hago predictivo. Se llama Predicciones  2016 porque es muy difícil que leas un libro por primera vez que diga “Energía disponible”. Quería hablar de 2016 y como es algo que está por delante entonces opté por eso.

Pero mis horóscopos no son predictivos, son energías disponibles y vos decidís si aprovecharlas o no.

Ok. Leo “Sagitario” y la primera línea dice que el próximo será uno de los años más importantes de mi vida. ¿Cómo encararlo sin sugestionarse?

La sugestión ocurrirá siempre. Y uno decide si esa sugestión colabora a favor o en contra de una energía que está disponible. Todos los astrólogos tenemos las mismas alineaciones, yo intento explicar la manifestación alta y baja.

Trato de ser didáctica y no direccional. Pero si yo fuera una astróloga pesimista, que los hay, diría: “Tenés a Saturno en tu signo y prepárate porque tendrás todo tipo de limitaciones”.

Pero si hay algo bueno de tener a Saturno en tu signo es que estarás tan enfocado en tu trabajo, en tu crecimiento personal, que quien quiera estar contigo debe demostrar que tiene madera para hacerlo. Yo creo que los tránsitos más fuertes son los que más nos pulen.

Tenés una cruzada con el empoderamiento de las mujeres. ¿Qué creés que impide lograrlo?

Todos tenemos poder, lo que pasa es que muchas veces no lo usamos porque queremos que nos digan qué hacer y cómo. Lo que yo propongo es conocerse a una misma con estos ciclos que son muy naturales, como la astrología, porque cuando realmente te conocés la situación cambia y te hace sentir empoderada.

Un ejemplo: alguien en el trabajo te molesta, quiere ponerte mal y te provoca. Vos sabés que si reaccionás como de costumbre vas a perder, pero si en ese momento ante un estímulo conocido actúas diferente, entonces, has logrado cambiar un patrón de conducta, y eso es el empoderamiento.

¿Cómo defender la astrología de los incrédulos?

Ya siento que no tengo que defenderla más. Antes me preocupaba mucho, sentía que era una mensajera y que debía defenderla a capa y espada. Quería probarle al mundo que era cierto. Ya no tengo que luchar con nadie. Siempre habrá personas que digan que no funciona y está bien.

¿Qué te sucedió a vos para confirmar que era cierto?

Mi retorno de Saturno, por nombrar un evento. Entre tus 28 y 32 años Saturno regresa al mismo lugar que estaba cuando naciste. Cuando eso sucede, como dicen ustedes, es cuando te cae la ficha.

Te das cuenta de que ya eres adulto, y se trata de un evento concreto en la vida real que te hace entender que ya creciste. Mi retorno de Saturno fue en Escorpio, lo que sucedió a mis 28 años era una cuestión de compromiso.

De confiar en los demás, de entrega. Abrí un local, me asocié con otra gente y vencí el temor frente algunas cuestiones y actividades.

Fue consciente, una etapa muy significativa. Ahora, el 4 de abril pasado tuve un eclipse encima de mi Marte natal. Marte en la carta de la mujer es la energía masculina.

Luego de ese suceso, a los dos meses, terminé una relación de pareja de ocho años. Sí me han pasado cosas. De algunas soy plenamente consciente, de otras caigo en la cuenta un tiempo más tarde.

¿Creés también en quienes, por ejemplo, mezclan la astrología y el tarot en una consulta?

No, yo no lo hago. Además, la astrología es matemática, con precisión y exactitud. El tarot son símbolos que pueden interpretarse condicionados por el ego o alguna otra intuición interna. No me gusta lo esotérico y creo que la astrología ha dejado de ser una ciencia oculta.

Las estrellas y sus obligaciones no obligan, crean patrones de energía. Es como una hoja en blanco para que tu dibujo sea libre.

La Nación Argentina