Piscis signo de mucha sensibilidad y perceptibilidad

Es un signo de agua y se asocia a los mares profundos, al igual que el planeta que lo rige, Neptuno, el Dios del Océano.

El 19 de febrero el Sol hizo su ingreso a Piscis, donde estará hasta el 19 de marzo. Es el signo en el que finaliza la rueda zodiacal, lo que implica en su sentido más profundo el último eslabón de un ciclo evolutivo, por lo que la energía pisciana se asocia a vibraciones más elevadas y sutiles.

Piscis, más allá de este mundo

En efecto, Piscis es un signo de mucha sensibilidad y perceptibilidad, con cualidades para captar aquello que está más allá del mundo físico, para conectarse con el infinito, con el ser superior.

Es un signo de agua y se asocia a los mares profundos, al igual que el planeta que lo rige, Neptuno, el Dios del Océano.

Esa relación con el mar implica una personalidad profunda, misteriosa, una tendencia a no saber establecer límites, a vivir la vida desde una perspectiva universal, con una sensación de totalidad que no sabe de principios ni fines, y que por ende le cuesta comprender la división entre el bien y el mal.

Por eso Piscis une estos dos conceptos (bien y mal)

De una manera desconcertante para los demás: es un signo de mucha compasión, de mucha caridad y espíritu humanitario, pero a la vez es capaz de cometer sin desenfado hechos ilícitos en nombre de una causa noble.

Es esa la visión de totalidad de los piscianos, que se bambolean entre el bien y el mal de una manera natural y sin complejos. Los piscianos son flexibles, adaptables y sugestionables.

Así como el pez vive en el fondo del mar, así los Piscis viven en la profundidad de su psique

Se encuentran por tanto ajenos al mundo terrenal, tienen siempre una sensación de “no pertenencia”, de “estar y no estar” a la vez, por eso tienen un aire ausente, y pueden estar en compañía de muchas personas y sentirse solos y aislados.

Poseen cierta sensación de ser extraños al mundo cotidiano y tienden a crearse su propio universo, y por eso casi siempre están soñando despiertos.

Aunque los Piscis son muy sensibles, su naturaleza pasiva y poco pasional los hace aparecer como indiferentes, no obstante, son fáciles de herir y muy llorones.

Son personas de mucha intuición y psiquismo, por algo el símbolo de Neptuno, el planeta que los rige, es el mismo que utilizan los psicólogos como su logotipo o emblema. Los grandes “médium” y videntes, tienen una notoria influencia de Piscis y de Neptuno.

Los Piscis son muy enamoradizos

Subliman el amor a su máximo punto e idealizan al ser amado hasta convertirlo en un mito, en un ser de cuentos de hadas, por eso, al conocer a la persona en su real dimensión, suelen decepcionarse.

Tienden a enamorarse platónicamente y el amor es para ellos una gran fuente de inspiración poética.

Los piscianos son muy evasivos

Les cuesta ser frontales y prefieren escabullirse antes que enfrentar a alguien. Siempre los envuelve un aura de misterio, son difíciles de precisar, tienden a divagar y prefieren mentir a ser crueles.

Tienen que tener cuidado porque como viven en su propio mundo a veces suelen crearse sus propias realidades, no acordes con la realidad externa, creándose un desface que los hace aparecer como mitómanos o mentirosos, cuando en realidad lo que viven y sienten es muy real para ellos, aunque sea fantasioso para el resto de las personas.

Por eso los piscianos tienen gran capacidad para la creación, para el arte, la música, la literatura, el teatro y el cine, porque crean su propio mundo y hacen de él una realidad.

Esta misma tendencia a ser evasivos a veces los hace caer en la tentación de las drogas o el alcohol en exceso, pues la realidad a veces los perturba y buscan un escape; por supuesto, que otra manera de lograrlo es a través de la creatividad y especialmente a través de la música, que los eleva y los abstrae del mundo.

A Piscis le cuesta un poco integrarse a la cotidianidad

Por eso su imagen es de pasividad, no luchan contra la corriente sino que se dejan llevar por ella, porque a la larga, para ellos, su meta fundamental es trascender, ir más allá de lo tangible, entrar en contacto con lo superior.

Neptuno es en la mitología el rey de los mares, y se asocia por lo tanto a ese mundo acuático donde nada se ve y todo debe ser intuido.

El hombre se siente irremisiblemente atraído por el mar, pese a que sólo ve una inmensidad vacía ante sí; es lo que adivina bajo la superficie lo que llama su atención y que, como todo lo que está oculto, se presta a mayor especulación y romanticismo.

El mito de Neptuno o Poseidón, el dios de los mares

Ha sido sustituido hoy día por el simbolismo psicológico, que asocia al mar con los sentimientos; en uno u otro caso se sabe que bajo esa superficie vacía y tranquila, se esconden tesoros, misterios y vida en toda la extensión de la palabra. Así es Neptuno, de acción que pasa desapercibida hasta que nos enfrentamos con su efecto.

En estos momentos las energías esenciales de Piscis, activadas por el Sol, se encuentran muy reforzadas, por el tránsito de su planeta regente, Neptuno, que estará en la franja pisciana hasta el año 2025.

Además, Mercurio también está allí retrocediendo, lo que hace más intenso su efecto psíquico e introspectivo, y aún más fuerte con la visita de la Luna el 23, 24 y 25 de febrero. Nos sentiremos más allá… de este mundo!

Pedro González Silva