¿2012? El fin del mundo que nunca llegó

¿2012? El fin del mundo que nunca llegó, InfoMistico.com

Hubo una época en la que Internet se llenó de predicciones alarmantes sobre el inminente fin del mundo en diciembre de 2012. Las antiguas leyendas, como la profecía maya, encontraron eco en la era digital, y numerosos sitios web clamaban que el apocalipsis estaba a la vuelta de la esquina.

2012 y Antes: Cómo la Ciencia Desmitificó Profecías y Reveló Verdades sobre el Cosmos

Pero como suele suceder con muchas historias sin base científica, la realidad terminó por imponerse.

Hace algunos años, la NASA, específicamente a través de Mr. Yeomans, científico de investigación senior del prestigioso organismo, se vio en la necesidad de publicar un documento detallado en respuesta a las múltiples inquietudes del público.

En un tono claro y conciso, la agencia espacial estadounidense declaraba:

«Nada malo va a pasar a la Tierra en el 2012. Nuestro planeta ha prosperado durante más de 4 millones de años y no hay evidencia alguna de amenazas asociadas con ese año específico».

El origen de esta predicción apocalíptica se encuentra en la historia de Nibiru, un planeta que supuestamente fue descubierto por los antiguos sumerios y que estaba en rumbo de colisión con la Tierra. Lo curioso es que esta supuesta catástrofe, en un principio, estaba prevista para mayo de 2003. Sin embargo, tras la ausencia de cualquier evento catastrófico en esa fecha, los pronosticadores ajustaron su predicción al ya mencionado diciembre de 2012.

Otro argumento citado por los creyentes de este mito fue el calendario maya.

Se creía que este calendario terminaría en diciembre de 2012, marcando el fin de los tiempos. Sin embargo, al igual que nuestro calendario anual no desaparece después del 31 de diciembre, el calendario maya tampoco concluye en dicha fecha. El 21 de diciembre de 2012 simplemente marcó el final de un período de conteo a largo plazo, después del cual, comenzaría un nuevo ciclo.

Mitos Espaciales y Terrestres: Alineaciones, Nibiru y Cambios Polares

En tiempos donde el acceso a la información es inmediato pero no siempre verificable, los mitos y teorías infundadas pueden encontrar terreno fértil en el imaginario colectivo.

Algunas de estas teorías, relacionadas con el cosmos y el futuro de la Tierra, han circulado con fuerza en los últimos años. Sin embargo, la ciencia tiene respuestas claras y contundentes para ellas.

Alineaciones Planetarias

La idea de que los planetas pueden alinearse de manera que impacten en la Tierra es un mito. Las próximas décadas no nos deparan ninguna alineación de este tipo. Además, aunque estos alineamientos ocurrieran, su efecto en nuestro planeta sería mínimo.

Es cierto que cada diciembre, la Tierra y el sol se alinean con el centro de la Vía Láctea, pero es un evento anual inofensivo.

El Enigma de Nibiru

¿Un planeta en ruta de colisión con la Tierra? Estas historias sobre «Nibiru» o «Planeta X» son leyendas urbanas digitales. Si tales cuerpos celestes fueran reales y se encaminaran hacia nosotros, los astrónomos los hubieran detectado y monitorizado durante años.

Además, serían fácilmente observables a simple vista. En cuanto a Eris, es un planeta enano, alejado y no representa ninguna amenaza para nuestro planeta.

Cambio Polar

La teoría del cambio polar sugiere que la corteza terrestre podría rotar 180 grados alrededor del núcleo en poco tiempo. Sin embargo, este escenario es científicamente imposible. Mientras que los continentes sí se desplazan lentamente a lo largo de millones de años, la inversión de los polos de rotación no ocurre.

Algunos sitios web creaaron teorías alarmistas basándose en esta premisa errónea, ligando la rotación terrestre con la polaridad magnética, que de hecho cambia, pero en periodos promedio de 400.000 años.

Además, es vital entender que una inversión magnética, aunque intrigante, no causa daño a la vida en la Tierra. Y, según nuestros registros actuales, no se prevé que suceda en el futuro cercano.

Meteoritos y la amenaza desde el espacio

La Tierra, en su viaje a través del cosmos, ha sufrido impactos de cometas y asteroides. Sin embargo, los de gran magnitud son raros, siendo el último hace 65 millones de años, que resultó en la extinción de los dinosaurios.

Gracias al trabajo meticuloso de astrónomos de la NASA, se ha monitoreado y rastreado asteroides cercanos a la Tierra. Estos esfuerzos han concluido que no existía ninguna amenaza de un asteroide de gran envergadura para el año 2012.

Todos estos hallazgos se compartieron con transparencia a través del sitio web de la NASA NEO Program Office.

Tormentas Solares

Si bien es cierto que la actividad solar tiene ciclos regulares que pueden interrumpir comunicaciones por satélite, el año 2012 no presentó ningún riesgo extraordinario. El máximo solar previsto para ese período fue completamente ordinario, comparable con otros picos de actividad solar del pasado.

Profecías y la postura científica

Frente a las profecías del fin del mundo, la NASA y su comunidad de científicos han sido claros: no existe evidencia creíble que respalde afirmaciones extraordinarias sobre eventos catastróficos en diciembre de 2012. La ciencia no da crédito a teorías sin bases empíricas.

Apophis, un asteroide para observar

Mientras algunos ojos estuvieron puestos en el 2012, otros observadores espaciales dirigieron su atención hacia el asteroide Apophis, que, según algunos informes, podría impactar la Tierra en décadas futuras. Aunque es cierto que este cuerpo celeste merece atención, la probabilidad de impacto es mínima.

Para concluir, en una época de acceso inmediato a la información, es fundamental discernir entre rumores y hechos, mitos y realidades. El cosmos es vasto y misterioso, pero también es conocido y estudiado por expertos dedicados que trabajan para entenderlo y protegernos.

Las Predicciones Apocalípticas de 2012 que Jamás Se Materializaron

El 21 de diciembre, el mundo atravesó una fecha cargada de expectación y escepticismo: el anticipado «Fin del Mundo». Revive las teorías apocalípticas que quedaron en simples mitos.