Mercurio Retrógrado — Vivamos este ciclo de manera diferente

Una de las leyes del Universo es la Ley del Ritmo, que nos indica que toda la naturaleza tiene un ciclo como el de un péndulo, un ir y venir, un eterno retorno para volver a empezar, tal cual giran los astros para cumplir su recorrido; todo fluye y refluye; la naturaleza tiene su ritmo y formamos parte de ella, es importante que nos acoplemos a ese ritmo y dejemos que nuestras vidas fluyan al ritmo natural del universo.

Como es arriba es abajo

El movimiento retrógrado de los planetas forma parte de ese ritmo del universo, y así “como es arriba es abajo”, está en nuestra propia naturaleza vivir ese ciclo de retrogradación, ya que es parte de la vida.

En el caso de Mercurio, se coloca en fase retrógrada tres veces al año; y siendo este astro el relacionado con los procesos mentales y la comunicación, sin duda que su retrogradación forma parte de nuestro natural funcionamiento psíquico.

Si bien se ha popularizado el tomar ciertas precauciones cuando Mercurio retrocede, lo cierto es que ese retroceso forma parte del ritmo natural de la vida, y como tal hay que vivirlo, y si hay cosas que nos tocan por destino en esa fase, pues hay que asumirlas de manera natural, sin caer en actitudes paranoicas.

En la mitología, Mercurio o Hermes, es el mensajero de los Dioses, y eso podemos interpretarlo como las señales del Cielo, los mensajes que envía el Universo para interpretarlos, ya sea a través de oráculos, o a través de sucesos que llegan a nuestras vidas.

Muchas de las cosas que nos ocurren, y que pueden marcar un rumbo en nuestras vidas, las asumimos sin mucha reflexión: es como si el “mensaje de los Dioses” se llevara a la práctica sin entender el porqué de las cosas…

Sin embargo, puede llegar un momento clave en nuestras vidas en el que nos preguntemos: “¿Por qué ocurre esto?” “¿Qué significa esto es mi vida?” Cuando empezamos a profundizar en las señales del Cielo, del destino, y empezamos a observar la sincronicidad de los sucesos con nuestro mundo interno, estamos de alguna forma conectándonos de forma más intensa con los mensajes de los Dioses, y se produce el momento en que a nuestras preguntas llegan las respuestas del Cielo, eso es lo que llamamos “intuición”, e incluso “iluminación”.

Con Mercurio en fase de retrogradación, es tiempo favorable para recibir esa respuesta de los Dioses, es un ciclo para viajar al fondo de nuestra mente, de hacer cierta la célebre frase que está a la entrada del templo de Apolo en Delfos (Grecia): “Conócete a ti mismo”.

A lo mejor ese viaje hacia lo interno puede retraernos y causar ciertos enredos en la vida cotidiana, sí está bien, dejemos un ojo afuera y estemos pendientes, llegará el momento en que lograremos estar simultáneamente “adentro” y “afuera” en total sincronicidad.

Vivamos este ciclo de Mercurio retrógrado de manera diferente, como una gran aventura, como un emocionante viaje al fondo de nuestra psique, desde donde podremos ver las señales del Cielo y sincronizarlas con nuestras vidas.


Vía » Termómetro Zodical