Mercurio entra a Cáncer 28 de mayo 2020

Mercurio entra a Cáncer
Mercurio entra al signo regido por la Luna, astro que ha marcado una influencia especial durante año y medio, debido a la presencia del Nodo Lunar Norte en Cáncer.

Mercurio, el planeta de la comunicación, entra a Cáncer el jueves 28 de mayo y su estadía en este signo se prolongará más de lo común, porque retrocederá allí desde el 18 de junio hasta el 12 de julio, y su salida de la franja canceriana será el 4 de agosto.

Mercurio entra a Cáncer

Mercurio entra al signo regido por la Luna, astro que ha marcado una influencia especial durante año y medio, debido a la presencia del Nodo Lunar Norte en Cáncer.

La enseñanza que trajo el Nodo en este ciclo tuvo a la Luna como rectora, donde sus cualidades de nutrición, emotividad, espíritu de hogar, energía protectora y maternal, fueron parte de un aprendizaje y una misión.

Resulta significativo que poco antes de que el Nodo Lunar se despida de Cáncer (cosa que ocurrirá el 4 de junio), llegue Mercurio a esta franja del zodiaco; es significativo porque Mercurio pasará a tomar la batuta como rector de la nueva enseñanza que nos trae el Nodo Lunar Norte en Géminis para los próximos 18 meses, ligada a la comunicación y las relaciones humanas.

Cosechar lo aprendido, a despedir a la Luna

Entonces, Mercurio llega a Cáncer a cosechar lo aprendido, a despedir a la Luna, tomando de ella sus cualidades para juntarlas con las suyas y promover una transición desde lo emotivo hacia lo mental.

Es así que en este tiempo del recorrido de Mercurio por Cáncer, la comunicación estará impregnada de energía emocional, y una especial disposición para comprender a los demás, a escucharlos, a proyectar calidez y sensibilidad a través de la palabra, y a desarrollar la memoria que nos ayudará a recordar aprendizajes pasados para reforzar lo nuevo que habremos de aprender en este ciclo.

Mercurio Retrógrado

Además, la retrogradación de Mercurio, reforzará la posibilidad de evaluar a fondo el aprendizaje lunar que hemos vivido, internalizarlo, para luego expresarlo y concretarlo a través de las ideas, de la palabra, de la comunicación.

Pedro González Silva