El Sanatorio de Sierra Espuña

El Sanatorio de Sierra Espuña

En mitad de la sierra murciana, entre los árboles de un frondoso bosque, se encuentra un edificio abandonado conocido por todos los murcianos. El antiguo sanatorio para tratar la tuberculosis erigido en Sierra Espuña impacta a nuestros ojos y corazones al encontrarnos con él.

Sanatorio de Sierra Espuña

Alejado de la civilización, este edificio era la residencia y hospital de enfermos de tuberculosis en un tiempo en el que el aire de las montañas era la única esperanza de cura o muerte placentera.

Con el cierre de una de las alas del edificio, pasó a ser un orfanato y, más tarde, un albergue juvenil donde niños de los colegios de toda la Región de Murcia acudían para pasar unos días en la sierra.

Hoy en día, el edificio está inutilizado. Y las leyendas sobre fantasmas han pasado a formar parte de la historia popular de la zona. Multitud de expertos han realizado investigaciones y todos han llegado a las mismas conclusiones:

En el sanatorio de Sierra Espuña hay actividad paranormal y se ha convertido en uno de los lugares más visitados por los amantes de lo desconocido.

Un edificio con historia

Un edificio con historia
Un edificio con historia

El edificio comenzó a construirse en 1913 con la ayuda de todos los vecinos de la zona.

La ilusión y esperanza de un lugar donde familiares y amigos enfermos pudiesen curarse eran motivo de sobra para levantar el edificio entre todos. En 1962, el hospital cierra sus puertas debido a los avances de la Medicina.

Cada vez más había menos enfermos de tuberculosos y las camas del sanatorio quedaban vacías. Tras su conversión en orfanato y, más tarde, en albergue juvenil, el edificio cierra las puertas definitivamente en 1995 ante la imposibilidad de mantener su presupuesto.

Ruidos, lamentos y extrañas figuras

A lo largo de los años de vida del hospital, fueron muchos los enfermos que murieron en esas camas. Y su agonía se ha plasmado las paredes del edificio de extraños sucesos.

Los cadáveres se sacaban por la parte de atrás del edificio. Aunque, en ocasiones, al ser introducidos en los ataúdes comenzaban a moverse y golpear las cajas pues no habían fallecido aunque lo pareciese.

En una ocasión, un grupo de militares hizo noche en el edificio abandonado. Y en mitad de la oscuridad, una forma femenina traslúcida y verde apareció en uno de los pasillos. El militar que hacía guardia comenzó a disparar atravesando las balas la figura imposible.

Aún, a día de hoy, se pueden ver lo agujeros de los disparos en la pared. Y los testigos de aquel hecho relatan con el máximo de detalles la aparición de aquella presencia fantasmal.

Psicofonías

Muchos son los que aseguran que puertas y ventanas se mueven en su interior. Y en la red se pueden encontrar un gran número de psicofonías que escapan a la razón. No es fácil afirmar si estos sucesos tienen una explicación lógica o forman parte del universo extrasensorial.

Lo que sí es seguro es que el edificio transmite una energía que pone los pelos de punta, tanto desde dentro como desde fuera. Y lo digo con conocimiento de causa ya que, en mi infancia, pasé varias noches dentro de él y, ya como adulto, lo he visitado para comprobar el efecto paralizante que causa estar cerca de él.

Si alguna vez estáis cerca de la zona, os recomiendo visitarlo aunque sea alejado varios metros de sus paredes. Pero cuidado no vaya a aparecer alguien con disfraces de Halloween y os juegue una mala pasada. O, quizás, no se trate de un disfraz.

Relacionados

Karma de un Edificio

Karma de un Edificio