El doctor Larry Dossey es uno de los expertos más reconocidos en la investigación de la oración. Él ha escrito numerosos libros en los que habla de varios estudios sobre la oración y la ciencia llevados a cabo durante los últimos 15 años. El estudio recientemente consistió en un grupo de personas que se reunía en un hospital para orar por la salud de los pacientes. En ese estudio, los investigadores consiguieron evidencia clara de que las personas por las que se oró se curaron más rápido que aquellas por las que no se oró.

Los milagros de sanación explicados por el Dr. Larry Dossey

Los investigadores dijeron: “Muy bien, entendemos el concepto. La oración funciona. Veamos si funciona con personas orando lejos de los pacientes, sólo con concentración y una foto de la persona por la que están orando”. ¿Saben cuál fue el resultado? ¡La oración funcionó!

Se obtuvo casi el mismo resultado con las personas que oraron cerca y lejos de los pacientes por los que oraban. Así pues, la distancia no importó. Luego el equipo de investigadores se preguntó qué pasaría si en lugar de orar por sanación cada persona oraba a su manera para que “se haga la voluntad de Dios”.

Le hicieron seguimiento a esa investigación y sorprendentemente, encontraron que los pacientes se curaron aún más rápido.

Según Dossey, hablar de energía está bien para describir lo que está pasando en el cuerpo propio. Se sabe que hay energías eléctricas y químicas que están operando dentro del cuerpo humano. Pero hay que ir más allá de las metáforas de energía para describir cómo la influencia ocurre a distancia.

La persona que desea ayudar a otra no está enviando energía, está despertando su propia energía y de esta manera activa lo mismo en la otra persona por medio de su intención. Es una acción de la conciencia. Es una acción que no es local y que no requiere energía para su actividad. No se envía nada y nada va a ninguna parte.

El Dr. Larry Dossey

Explica que en estudios sobre la curación a distancia con la oración de intercesión, por ejemplo, suceden cosas que se pueden medir en la persona que recibe las intenciones. La enfermedad a menudo desaparece. El corazón se sana.

Las cosas que experimenta la persona que ora o intenta ayudar a otra persona a distancia son cambios locales en su cuerpo, pero los fenómenos no-locales establecen un puente que no puede ser descrito como una señal electromagnética energética.

Tú puedes ayudar

El Dr. Larry Dossey explica que tú, como individuo, puedes influir en la curación de las personas, independientemente de lo que éstas piensen o crean, aunque tengan una actitud negativa, positiva o neutral. Hay suficientes experimentos que se han efectuado en gente para demostrar que las intenciones curativas operan independientemente de lo que piensa el individuo. La actitud positiva, a la que también se le llama fe y que los médicos llaman el “efecto placebo” faculta cualquier tipo de curación, sea con penicilina o con oración, pero no es esencial.

La mayoría de los estudios acerca de este efecto han sido hechos a ciegas, lo que significa que el destinatario no es consciente de que él o ella está recibiendo oraciones o intenciones curativas. También trabaja en animales. Incluso se puede orar por una bacteria para que se multiplique más rápidamente en 100 tubos de ensayo, en comparación con otros 100 tubos de ensayo controlados y que no reciben intenciones.

Las bacterias que recibieron oración o intenciones curativas en un experimento crecieron más rápido, y es lógico presumir que las bacterias no tienen creencias.

La fe no requiere pruebas, pero la mente humana sí. El Dr. Larry Dossey ha dedicado su carrera a proveer estas pruebas y a ayudar a la gente a sanar sin dejar fuera el papel de la conciencia universal, ayudando a integrar el mundo físico con el mundo espiritual.

El día de hoy, invierte tiempo en pensar en los demás, ya sea que estén cerca o lejos de ti. Sé consciente de que tus oraciones pueden hacer la diferencia y lo harán.


Vía » angelesymilagros.about.com