Beneficios terapéuticos del ronroneo de un gato

Beneficios terapéuticos del ronroneo de un gato

Nuestros abuelos ya lo decían: “que a gustito se duerme con el gato!”. Pues resulta que según estudios realizados recientemente el ronroneo que emiten habitualmente los gatos tiene unas finalidades terapéuticas increiblemente beneficiosas, tanto para ellos como para los humanos. En este artículo desvelamos muchos de esos beneficios.

Gatoterapia – Beneficios de los gatos

Para empezar, a los mininos les ayuda a mantener sanos sus pulmones y su corazón, ya que el sonido del ronroneo proviene del diafragma y emite una vibración en todo su cuerpo que tonifica sus pulmones y su corazón; y a los humanos la vibración del ronroneo próximo a nosotros beneficia a nuestro sistema nervioso y facilita la tonificación de nuestros músculos.

El cuerpo humano dispone de unos canales o meridianos, por donde circula la energía que nos llega del Cosmos y del Centro de la Tierra, por lo tanto, cuando nuestras emociones no están equilibradas, estas corrientes energéticas se distorsionan, atacando a los órganos y vísceras de nuestro organismo; y es aquí, donde los gatos juegan una labor muy importante para nuestra salud.

El gato es una animal especialmente intuitivo

Y a través de su gran intuición, se coloca donde ellos sienten que la energía del ser humano no está equilibrada, es decir, donde puede que haya un exceso o déficit de energía o un estancamiento. Con su ronroneo vibratorio ayudan a movilizar estas energías estancadas.

Por otra parte, un estudio realizado por Elizabeth Von Muggenthaler, especialista en Bioacústica en el Instituto de Investigación de la Fauna de Comunicaciones de la Universidad de Carolina del Norte – captó el ronroneo de un gato midiéndolo en un rango de frecuencia de 25 a 40 Hercios por segundo (Hz).

La exposición a frecuencias de 20 a 50 Hz aumenta la densidad ósea, alivia el dolor, los músculos y sana. Otro estudio también reveló que los gatos tenían ronroneo frecuencias entre 20 Hz y 200 Hz, en particular 25 Hz, 100 Hz, 125 Hz y 150 Hz!

Los resultados indicaron que a pesar del tamaño y la genética diferentes, todos los gatos tenían frecuencias ronroneo muy fuertes que caían dentro del rango de una multitud de frecuencias terapéuticas.

El ronroneo

Se ha relacionado con el alivio del sufrimiento en las personas con dolor agudo y crónico, la generación de crecimiento de nuevo tejido, mejorando la resistencia del tejido de heridas, mejorando la circulación local y la oxigenación, lo que reduce el crecimiento bacteriano e inhibe la hinchazón.

“Si pones un gato en la misma habitación con un montón de huesos, los huesos se curan”, reza un adagio de la antigua veterinaria.

Pregunte a cualquier cirujano ortopédico veterinario sobre lo relativamente fácil que es reparar fracturas de huesos de gato, en comparación con los perros. Ellos le dirán que los gatos no sufren casi el número de enfermedades ortopédicas o de los ligamentos y los traumas musculares como la experiencia del perro, incluso son raros los casos de no unión de fracturas óseas en los gatos. Los investigadores creen que el ronroneo de un gato es el mecanismo de auto-sanación detrás de estos hechos.

Existe una amplia documentación que sugiere que las bajas frecuencias vibracionales, en baja intensidad, son terapéuticas. Estas frecuencias pueden ayudar en el crecimiento óseo, promover la curación de la fractura y la movilidad de las articulaciones, aliviar el dolor, promover el tendón y la fuerza muscular y la reparación, y ayudar en la reducción de la hinchazón.

Estos datos sugieren que las frecuencias de 25 y 50 Hz son las mejores frecuencias para la promoción de la resistencia ósea, con 100 Hz y 200 Hz es el segundo mejor. La exposición a estas señales eleva la resistencia ósea en aproximadamente un 30%, y aumenta la velocidad a la que las fracturas curar.

Beneficios terapéuticos de un ronroneo de gato

Para efecto de probar la teoría de los beneficios terapéuticos de un ronroneo de gato, los científicos, para medir el ronroneo del gato doméstico y cómo la vibración ronroneo se extiende por todo su cuerpo; utilizaron monitores extremadamente sensibles para este propósito.

Estos monitores fueron montados con adhesivo, que no necesita alimentación externa, se aislaron del suelo y los gatos NO FUERON PERJUDICADOS DE MANERA ALGUNA. Los medidores pequeños fueron colocados directamente sobre la piel de los gatos.

Los monitores se estabilizaron utilizando pegamento lavable cosmético y esparadrapo. Cada sesión de prueba duró entre 6 y 10 minutos. Durante la fase de prueba, los gatos fueron descansando cómodamente en las mantas y se les animó a ronronear de vez en cuando les acariciaba. Los datos se adquirieron a continuación, y se analizaron.

Es bien conocido por amantes de los gatos que son curanderos pequeños de la naturaleza

El hecho de que los gatos en este estudio producen las frecuencias que se han demostrado para mejorar el tiempo de curación, la fuerza y la movilidad, se podría explicar como nuestros gatos de alguna manera simplemente “saben” cuando estamos mal.

Al no hacer nada más que descansar cómodamente junto a nosotros mientras nos recuperamos, su ronroneo actúa como un sistema de vibración terapéutica que nos ayuda a sanar mucho más rápido, el dolor y la incomodidad y, potencialmente, incluso fortalecer nuestros cuerpos para prevenir las enfermedades oseas.

Por último, Jean-Yves Gauchet es veterinario francés y reivindica la utilidad del “ronroneo terapéutico”, pues asegura que el sonido felino “apacigua” y actúa como un medicamento sin efectos secundarios.

“Cuando el organismo lucha contra situaciones difíciles, como el estrés, el ronroneo del gato, que emite vibraciones sonoras, tranquilizan, un poco como sucede con la música”, explica Gauchet.

El gato es como un violonchelo

Cuya música se amplifica en función del tamaño de su caja torácica, que hace de caja de resonancia. El ronroneo viene de la laringe y sus vibraciones son un signo de tranquilidad entre los felinos.

“Es el primer signo que la madre envía a los cachorros, una llamada al reconocimiento y a la calma que también funciona con el hombre”, afirma el veterinario.

El hombre percibe el ronroneo por el tímpano pero no solamente: “También es por medio corpúsculos de Pacini, terminaciones nerviosas situadas al ras de la piel, que percibimos el ronroneo, que emite frecuencias bajas, de entre 20 y 50 hertz. Al cerebro, pues, le llegan pensamientos positivos y de bienestar”.

Las virtudes de los gatos no se limitan al ronroneo

“Los gatos son bebés eternos, les encanta jugar y que les acaricien, por eso pueden llenar el vacío afectivo de quienes no tienen hijos”, declara el experto.

En las residencias de ancianos en las que se aceptan gatos, éstos reconfortan a los residentes. Ha habido casos de personas con problemas de comportamiento a las que sólo les tranquilizaba la presencia de un gato, que también les ayudaba a conciliar el sueño.

Según Véronique Aïache, periodista de salud y autora de La ronron thérapie (El ronroneo terapéutico, Ed. Guy Trédaniel), “el gato reduce el estrés, regula la tensión arterial, aumenta las defensas inmunitarias y sirve de apoyo psicomotor”.

La periodista se basa en los resultados de un estudio llevado a cabo en los años cincuenta por médicos americanos. “Las vibraciones emitidas por el ronroneo han sido reproducidas por fisioterapeutas para acelerar la cicatrización ósea”, recuerda.

En Japón existen incluso los bares de gatos, donde los clientes van a relajarse después del trabajo y toman té acariciando a los animales.

La complicidad entre el hombre y los felinos viene de largo. Según el arqueólogo Jean-Denis Vigne, que se hayan encontrado sepulturas de hombres con esqueletos de gatos que datan de 8500 años antes de nuestra era es prueba de una relación entre ambos seres en la vida y en el más allá.

Deja a los gatos sentarse o echar la siesta en tu regazo o el estómago. Ellos saben muy bien qué hacer para cumplir su misión terapéutica. Así que si un día no te sientes bien, simplemente acurrúcate en el calor de tu cama con el gato. La evidencia demuestra que no sólo es una experiencia agradable, sino que hay numerosos beneficios para nuestro cuerpo también.