Estilos de Pareja

El viejo paradigma del amor (que consiste en la errónea creencia de que el éxito conyugal depende de la suerte que tengas para encontrar a la persona adecuada, es decir al príncipe o a la princesa, y después podrás tirarte a la hamaca, ya que el amor se encargara de lo demás)..

Los estilos de pareja según Rubén González Vera

Ha producido severos estragos en la pareja, la ha contaminado, deformado, envenenado o enfermado en diferentes grados. Dicho paradigma produce parejas con “malformaciones” o diferentes niveles de toxicidad, mientras que el nuevo genera relaciones nutritivas.

Para que puedas apreciar de manera más concreta y específica la naturaleza de lo que pueden parir, tanto el “vientre” del viejo como del nuevo paradigma del amor, diseñé una tipología de la pareja, o clasificación de los estilos conyugales, pero antes de mostrártela quisiera definirte lo que es una relación nutritiva y una tóxica.

Analogía la comida

Para este propósito voy a emplear como analogía la comida: existe aquella que después de ingerirla te deja una sensación de bienestar y satisfacción, amén de que sus propiedades alimenticias te fortalecen, vigorizan y proporcionan salud.

Existe otra variedad que se conoce como comida chatarra, que si bien puede gustarte, no te proporciona las energías y nutrientes que el cuerpo necesita para su óptimo desarrollo.

Finalmente están los alimentos tóxicos, los cuales caen de peso, provocan malestar y te enferman.

Pienso que con la pareja ocurre algo semejante

Podemos encontrar personas que son un exquisito manjar, un verdadero alimento para el espíritu, un gran estímulo para el crecimiento personal y resultan ser un espléndido compañero en el viaje por la vida.

Por otro lado hay parejas chatarra que pueden dar fugaces momentos de deleite pero sin esencia, sin sustancia, son productos desechables, turistas afectivos, en otras palabras, son moneda falsa que nos dejan en el vacío.

Por último están las parejas tóxicas que nos indigestan el ser, nos llenan el alma de gases y nos provocan retortijones en el corazón.

A continuación describo al estilo número uno, que es el que genera el nuevo paradigma del amor: las parejas despiertas es decir, aquellas parejas que se esmeran en profesionalizarse y se esfuerzan y comprometen en su proceso de crecimiento.

Después revisaremos los estilos de pareja tóxicos, que son los derivados del viejo paradigma, de las que no trabajan adecuadamente en aras de la evolución de su proyecto amoroso, en las cuales, conforme asciende su enumeración en la escala, se hace evidente el aumento de su inmadurez, disfuncionalidad y destructividad…