Epidemia de Baile de 1518

Era una mañana de julio 1518 cuando Frau Troffea comenzó a bailar descontroladamente por las calles de Estrasburgo, una ciudad del Sacro Imperio Romano Germánico (ahora al noreste de Francia).

La Epidemia de Baile donde murieron decenas de personas en 1518

La mujer no podía parar y continuó su incontenible danza durante más de cuatro días, hasta que falleció. Desde que empezó a moverse sin control, decenas de personas se fueron uniendo a un baile sin descanso, que llevó a la mayoría de ellos a la muerte como consecuencia de infartos, derrames y agotamiento.

Se trata de la conocida como ‘Epidemia de baile de 1518’, de la cual se desconoce el origen, aunque se supone que se trató de un caso de histeria colectiva, que llegó a afectar a cientos de personas.

Desde que los movimientos de Frau Troffea comenzaran, en una semana se habían unido 34 personas más y en un mes cerca de 400 bailarines.

Decenas de estos sufrieron invalidez en las piernas, ataques epilépticos, infartos, derrames o caídas que les llevaron a la muerte, según recogen documentos históricos.

Diagnóstico y remedio de 1518

A medida que esta epidemia empeoraba, los nobles de la ciudad buscaron el consejo de los médicos locales, quienes descartaron causas astrológicas y sobrenaturales.

La conclusión de estos expertos en medicina es que la epidemia se debía a una enfermedad causada por un aumento en la temperatura de la sangre.

Sorprendentemente, en lugar de prescribir las típicas sangrías de la época, las autoridades animaron a la gente a seguir bailando. Los médicos consideraron que danzar día y noche sacarían a esta enfermedad de sus sistemas.

Además, para aumentar la efectividad de la cura, se llegó a construir un escenario, contratar músicos y abrir espacios para que pudieran danzar, como recoge el historiador británico John C. Waller en su libro In a spin: the mysterious dancing epidemic of 1518.

Las teorías modernas

Las teorías modernas apuntan como posible causa a una intoxicación alimentaria por los productos tóxicos y psicoactivos de los hongos del cornezuelo, que crecen comúnmente en los granos de la familia del trigo (como el centeno o la cebada).

La ergotamina

La ergotamina es el principal producto psicoactivo de los hongos del cornezuelo, está estructuralmente relacionada con el fármaco recreativo dietilamida del ácido lisérgico (LSD-25) y es la sustancia a partir de la cual se sintetizó originalmente el LSD-25.

Este mismo hongo también ha sido implicado en otras grandes anomalías históricas, incluyendo los juicios de Salem.

El historiador británico también propuso en su libro A time to dance, a time to die: the extraordinary story of the dancing plague of 1518, que una posible época de extrema hambruna pudo provocar fiebres altas que impulsaron momentos de desenfreno sin control.

Baila como si nadie te estuviera viendo

Por Fran Sánchez Becerril para El Confidencial