El Tantra – Utilizar el deseo sexual para desarrollar el espíritu

El Tantra
El Tantra

La sexualidad humana, además de ser una función reproductiva, tiene un objetivo espiritual, la unión de dos personas que se encuentran en un diálogo íntimo y que les brinda la oportunidad de expresar las fantasías sexuales de cada uno.

El Tantra

En Oriente, desde la antigüedad, el placer sexual es considerado sagrado y exige la unión de la mente y el cuerpo para lograr la armonía y la experiencia trascendente de unidad espiritual con tú pareja.

En el tantra, la práctica del sexo exige vaciar la mente, porque no se trata de desarrollar técnicas para llegar al orgasmo genital que todos conocemos, sino de frenar ese impulso la mayor cantidad de veces posible, para que al alcanzarlo se pueda conocer una experiencia orgásmica única y muy potente por todo nuestro cuerpo.

Las relaciones sexuales sin un conocimiento previo y una compenetración con la pareja, se reducen a ser simples descargas orgánicas sin ninguna emoción compartida, generalmente insatisfactoria para la mujer.

La sexualidad en soledad o en pareja

Debe vivirse con los cinco sentidos y se transforma en un acto trascendente y enriquecedor de nuestras vidas cuando existe un placer como nunca hemos sentido. Oriente y Occidente son culturas opuestas que se complementan entre sí; y a la hora de hacer el amor lo mejor es tomar lo mejor de ambas y experimentar una sexualidad consciente, con la cabeza y con el corazón.

Aplicando en nuestras relaciones sexuales un poco de conocimiento acerca de la sexualidad oriental, puede ayudarnos a afianzar y fortalecer nuestras relaciones; ya que si nos sentimos mejor con nuestra sexualidad  y nuestra propia esencia, podremos despojarnos de complejos y prejuicios a la hora de estar íntimamente con nuestra pareja y encender cada día la llama para que la relación vibre y nunca se apague…