Eclipse lunar 18 de octubre 2013

Puede desatar “La Furia”

eclipse_luna
Los eclipses de este tipo sólo se producen cuando hay fase de Luna Llena, en donde el Sol se encuentra en el signo opuesto de donde está nuestro satélite, y por tanto, al estar enfrente la ilumina con más fuerza; pero cuando la Tierra se interpone, por breves instantes se oculta este brillo y se produce el eclipse. En esta ocasión, el Sol está en Libra y la Luna en el signo opuesto, que es Aries.

Los eclipses, tanto de Sol como de Luna, generalmente producen transformaciones en los seres humanos, no de manera instantánea, sino en un lapso de unos seis meses como máximo.

Al eclipsarse el Sol o la Luna, su energía se interrumpe por unos momentos. En el caso de nuestro satélite, como éste rige el subconsciente, nuestra psique recibe alteraciones que inducen a transformaciones internas; esto ocurre en el plano individual como también global, pues la Luna rige al inconsciente colectivo.

El eclipse de Luna provoca cambios de hábitos, hace que afloren viejos temores, traumas o fobias, dándonos la oportunidad de limpiar nuestra mente y liberarnos de esas conductas caducas que tenemos arraigadas y que nos impiden avanzar. En lo colectivo, puede provocar importantes cambios en las masas populares.

El eclipse lunar es excelente para enfrentarnos con nuestro mundo interno, hacer una revisión profunda de aquellas conductas que perjudican nuestro avance en la vida,  conocer y comprender nuestros miedos para vencerlos y producir un cambio de hábitos en el área de nuestra vida que así lo requiere.

Con el Sol (que representa el poder, los gobernantes) debilitado en Libra, las energías egocéntricas se dispersan, y puede más la acción de un colectivo que la de un solo individuo, el cual, para poder imponerse, debe mostrarse conciliador, establecer alianzas, buscar acuerdos, y ceder parte de sus propios principios en la búsqueda de consenso.

La Luna (que rige a las masas, al pueblo) en Aries, puede desatar todo su ímpetu guerrero, y manifestar su espíritu de combate.

La energía del Sol en Libra abre espacios para negociar, debatir, intentar ponerse de acuerdo, mientras que la Luna en Aries, influenciada por el efecto del eclipse, remueve emocionalmente toda molestia, toda furia contenida, e impulsa a la acción, desata la impulsividad.

[adsense-300-250]

Vía » Termómetro Zodiacal