Chaman colombiano anuncia malos augurios

Chaman Ramón Gil Barros, o mejor conocido en la comunidad indígena de la sierra, como “Ade” (padre en la lengua Damana). Es la persona más importante en la cultura Wiwa de la Sierra Nevada de Santa Marta, ubicado en el norte de la República de Colombia. Su nombre en la lengua Damana es “Zalemaku”. Nació el 18 de Agosto de 1941 según los registros civiles, en la población Wiwa llamado Rongoy, en el departamento de Cesar, al oriente de la Sierra Nevada de Santa Marta.

Desde su juventud se destacó por contribuir al mantenimiento y el equilibrio entre el hombres y la espiritualidad, creció con su papá “Mamo Rumaldo Gil” quien era un líder espiritual de la región y del pueblo Wiwa. “Ade” nunca estudió en la educación formal de estado, pero aprendió en español con sus amigos y familiares.

Actualmente, vive en la cuenca del río Grachaca, a dos hora de la ciudad de Santa Marta, en el pueblo Gotsezhi, fundada por él mismo en la década de los 80. Oficia como Mamo en la búsqueda de las estrategias tanto administrativos y espirituales para llevar a cavo lo que los ancestros le ha encomendado. Vive con su esposa Elena y sus hijos. Habla en 3 lenguas perfectamente, Damana (Wiwa), Koguis, y español y la cuarta ika (Arhuaco) regular.

Ha sido esa misma sabiduría, también, detrás de la cual han acudido presidentes recién posesionados. Otros con gobiernos en crisis. Y algunos más que incluso han cruzado el océano para llegar ante él, como el propio expresidente español José María Aznar. Unos y otros aterrizan en la Sierra buscando la sabiduría kogui.

En el 2011 dijo lo que sucedió en el incidente con el rayo en el pueblo Wiwa de la Sierra Nevada de Santa Marta Colombia, donde hubo 11 fallecidos, de los cuales 4 fueron de manera instantánea, el resto quedaron heridos por un lapso de tiempo, hasta que sus auxilios y agonías se perdían bajo la intensa lluvia en el patio principal de aquel pueblo, el pueblo Kemakumake.

De las más de 40 personas que estuvieron en el lugar del incidente, 20 resultaron heridos, de los cuales algunos tuvieron que ser intervenidos quirúrgicamente y en cuidados intensivos. Quedaron en la comunidad aprox. 40 niños sin padres y 10 mujeres sin esposos que dependían de ellos. Hoy se dirige al mundo anunciando nuevos acontecimientos.

Mensaje del Abuelo Rayo

Fuente: Revista Wiwa