Caries y Biodescodificación

El problema de caries pertenece a la cuarta etapa embrionaria: La Relación. El esmalte es el marfil derivado del endurecimiento de la mucosa bucal del epitelio plano. Cuando comienzan los problemas es por un sentimiento de no poder o deber morder. Es una protección femenina.

Las caries según la Biodescodificación — Conflictos emocionales

Las caries son un problema que afecta a los tejidos de los dientes. Estos tejidos se destruyen por los ácidos de la placa bacteriana. Cuando se afecta una pieza dental se va perforando, a veces, muy lentamente. Si llega al nervio puede producir un intenso dolor.

Aunque parece más un problema de los niños y niñas, puede aparecer a cualquier edad. La OMS dicen que entre el 60% y el 90% de los niños en edad escolar tienen caries.

Síntoma

En principio puede ser una pequeña mancha oscura que, poco a poco, se puede convertir en una profunda úlcera. En un estado avanzado pueden verse agujeros en dientes y muelas. Como he dicho antes, llegado a este punto, puede ser muy doloroso.

Conflicto biológico

El diente se ulcera cuando vivimos una situación de “no soy capaz de atrapar el bocado” o “no debería atrapar el bocado”. Esta ulceración aparece en fase de resolución, es decir, cuando ya se ha solucionado el conflicto o ha dejado de ser un problema para la persona.

Ejemplo

Un niño quiere jugar con un determinado juguete, estar con los padres, o formar parte de un equipo. Si no lo consigue puede vivirlo como “no lo consigo” y generar un conflicto de “no poder atrapar el bocado”. La boca forma parte de la cara y, todo lo que pase en ella, nos afecta sobremanera.

Para hablar, sonreír, comer, hacer gestos usamos la boca y los dientes. Diría que los dientes forman parte de nuestra identidad: nos dan expresión facial, ayudan a formar palabras, comer, beber y comenzar el proceso de digestión.

Al hablar, los dientes ayudan, controlando la salida del aire, a formar palabras, con la colaboración de la lengua.

Cuida tus dientes

  • Cepillarse los dientes por lo menos dos veces al día con una buena pasta dental.
  • Usar hilo dental todos los días y un buen enjuague bucal.
  • Hacer revisiones regulares a cualquier edad.
  • Evitar las bebidas gaseosas, los jugos artificiales y las bebidas energéticas, los dulces y las golosinas, la comida “basura” y el tabaco y el alcohol.

Lo que comemos, lo que pensamos, lo que sentimos, lo que decimos y lo que hacemos nos configura. En tus manos está cuidar tus dientes para darle un buen mordisco a la vida.

Un abrazo,

Monsalud Luque

Relacionado