Plantas que debemos sembrar para ayudar a las abejas y evitar su extinción

Plantas que debemos sembrar para ayudar a las abejas y evitar su extinción

¿Tienes un espacio en tu jardín? Dedícalo a estas bellas trabajadoras que mantienen el equilibrio de la vida. Por desgracia, las abejas se encuentran se encuentran en grave peligro de extinción.

Ayudar a las abejas y evitar su extinción

Mientras cumplen con el deber otorgado por la naturaleza, la maravillosa polinización, estas hermosas polinizadoras se exponen a agroquímicos que conducen al Síndrome de Colapso de Colmenas (CCD) — una de tantas consecuencias achacadas a Monsanto y el cultivo de transgénicos.

Afortunadamente, estamos a tiempo de apoyar a las abejas para que continúen con su trabajo, produciendo miel y esparciendo el polen; son alas de vida que nutren, reproducen y embellecen la naturaleza misma.

Para alejarlas de los químicos, los pesticidas y los azúcares de baja calidad — léase dulces, refrescos y demás alimentos procesados —, podemos ofrecerles más flores para trabajar y nutrirse.

¡A sembrar en el jardín!

  • Flores nativas: Acude a un invernadero cercano, o pregúntale a tu jardinero, para comprar alguna flor de la región. Como es una planta endémica, realmente será de bajo mantenimiento.
  • Plantas tradicionales: elige flores como petunias, amapolas, margaritas, claveles, geranios, rosas, caléndula, girasoles.
  • Hierbas: ¡Las abejas aman las hierbas! Elige menta, lavanda, romero, albahaca, tomillo — claro, también las puedes utilizar.
  • Vegetales: si tienes un espacio más grande, no dudes en cultivar pepino, cebolla, cebollín, calabazas, brócoli y coliflor.
  • Frutas: ahora, si piensas en árboles frutales, puede ser un manzano o un cerezo; un arbusto de moras es excelente opción.

Si no tienes espacio en tu casa o vives en un departamento muy pequeño, puedes buscar algún espacio comunitario — a lo mejor a tu casero no le desagrada la idea —; en un estudio de Yoga o en alguna escuela, en el trabajo.

Ofrezcamos más plantas florales a las abejas.


nuevamujer.com