4 de febrero amanecemos con una alineación planetaria de gran fuerza

4 de febrero amanecemos con una alineación planetaria de gran fuerza

Este 4 de febrero amanecemos con una alineación planetaria de gran fuerza; todos los astros que conforman la rueda astrológica estarán en fila india, distribuidos en siete de los 12 signos del zodíaco.

Diez astros se activan en fila india

Esta fila o seguidilla de planetas empieza con la Luna que en su breve paso por Libra, integra a este signo a la fila que conforman también: Júpiter en Escorpio, Marte en Sagitario, Saturno y Plutón en Capricornio, Mercurio, Sol y Venus en Acuario, Neptuno en Piscis y Urano en Aries.

Será precisamente la Luna el astro que, por lo rápido de su movimiento, irá despertando las energías de cada uno de estos planetas; una vez que llegue a Escorpio el martes 6 de febrero (dejando a Libra fuera de la alineación), estará pasando sobre cada uno de los astros que están, tanto en la franja escorpiana, como en Sagitario, Capricornio, Acuario, Piscis y Aries; estos signos se mantendrán activos dos semanas por esta gran alineación.

Por tanto, del 4 al 18 de febrero, período en que la Luna pasará sobre todos los astros que están alineados, se desencadenarán, en fila india, una serie de sucesos fuera de lo común, que pueden llegar a provocar cambios de rumbo no programados.

El 18 de febrero se rompe la alineación al quedar Acuario vacío

En ese momento la Luna en Aries habrá pasado por casi todos los astros que estaban alineados, excepto por Urano, que precisamente está en la franja ariana, y será tocado por la Luna el 20 de febrero, y aunque ya se haya dividido la fila de planetas, nuestro satélite vendrá cargado de esas energías y en su contacto con Urano puede terminar de mover eventos no esperados que desajusten aún más todo lo que esté programado para ese tiempo.

Primero la Luna en Libra comenzará buscando equilibrio y acuerdos, pero una vez active a Júpiter en Escorpio puede haber desborde de posiciones extremas y fuera de control; luego a su paso por Sagitario, activa a Marte y se llega a un punto de abierto conflicto y de acción desbordante.

Llega a Capricornio con un aparente bajón de ánimos al tocar a Saturno, pero que remueve las ya activadas posturas extremas que pueden quebrar estructuras y planes, una vez se active Plutón en este mismo signo.

Luego, el paso de la Luna por Acuario será eléctrico, con cosas que de pronto surgen de la nada, todo se dará con una velocidad inusitada. Para ese entonces, el 15 de febrero, la Luna al tocar al Sol lo eclipsará en medio de esa gran alineación activada; profundizará energías transformadoras, conectará con un nuevo ciclo que llega.

En nuestro próximo artículo hablaremos con detalles de este eclipse solar acuariano que ocurre en medio de esta gran alineación; pero por ahora continuaremos narrando el recorrido de la Luna, que en Acuario no sólo toca al Sol (energías que remueven centros de poder) sino también a Mercurio (procesos mentales exaltados) y a Venus (unión fraternal en medio de un ambiente de conmoción).

Sigue la Luna en Piscis donde exalta la sensibilidad del colectivo

Que llega a su máxima expresión cuando toca a Neptuno, y podemos pasar por dos estados: o la mayor incertidumbre, o la mejor oportunidad de intuir aquel camino que hemos de tomar; puede ser momento favorable para conectarnos con nuestro sexto sentido, y de vivir situaciones kármicas, es decir, que regresen a nuestra vida situaciones que no hemos resuelto, para darnos una segunda oportunidad de resolverlas.

Finalmente el recorrido de la Luna a través de esta alineación de planetas, desemboca en Aries, que llama a la acción, al emprendimiento, a un nuevo comienzo, con la presencia de Urano el renovador, activada.

Las energías del cielo marcan este ambiente para las próximas dos semanas, y el libre albedrío de cada uno de nosotros, dará la tónica y el rumbo de lo que serán los acontecimientos que pueden desencadenarse.


Pedro González Silva