Un nuevo año, un nueva energía, nuevas oportunidades, esto es lo que normalmente decimos cuando se acercan estas fechas. Tomamos resoluciones que raramente cumplimos, como si en el año que concluye, no hubiésemos tenido la oportunidad de comenzar nuevas cosas. La realidad astrológica de este año que comienza dentro de 35 días se siente más como finales que como comienzos.

2019 Un nuevo año de nuevas energía y nuevas oportunidades

Estamos en el final de varios ciclos de planetas y como todos los finales, uno se encuentra un poco agotado, con la creatividad usada o dormida y con la sensación de que finalmente concluye algo.

Me explico: estamos al final del ciclo de Saturno-Plutón, ya que en Enero 2020 volverán a formar un conjunción, lo que ocurre cada 33 años, y por ende iniciar un nuevo ciclo. El que concluye ahora, al final de este año 2019, comenzó en la conjunción anterior en Noviembre del 1982 (en Libra).

También concluye el ciclo Júpiter-Plutón

Que comenzó en Diciembre 2007 (en Sagitario), el de Jupiter-Saturno, que se iniciaba en Mayo del 2000 (en Tauro). Estamos viviendo el retorno de Plutón a Capricornio, ya que transitó este signo en el siglo 18, y también está concluyendo la cuadratura Urano-Plutón que fue la responsable de los cambios de los últimos 10 años, como la primavera árabe, la caída de los Lehman Brothers que causó la crisis económica más grande desde la gran Depresión en 1927, cuando también había una cuadratura Urano-Plutón.

Aunque mucho de todo esto lo notaremos con más fuerza en el 2020, este año que comienza pronto es el preludio de todo ello, como si realmente en la consciencia colectiva, sintamos la urgencia de “tomar las riendas”, de crear nuevos paradigmas, de tomar control de nuestro destino.

La cuadratura Urano-Plutón nos trajo a la consciencia que el hecho que el 1% de la población tiene toda la riqueza y el 99% lucha por sobrevivir. Las clases medias han ido desapareciendo. Lo hemos escuchado, lo sabemos, intelectualmente, pero poco hemos hecho para solucionarlo.

¿Es posible que el 99% del mundo esté durmiento? ¿Está claro que somos la mayoría, verdad? Entonces es incomprensible que siga ocurriendo.

Los ciclos de Júpiter y Saturno

Los planetas sociales que ocurren en un par de décadas o menos, nos ayudan a comprender en la generación, momento histórico y político que hemos nacido, al mismo tiempo que nos dotan de ciertas herramientas con la que podemos desarrollar nuestro rol dentro de la comunidad que nos rodea.

Los ciclos de los planetas transpersonales (Urano,Neptuno, Plutón y Eris)

Nos hablan de la razón de nuestra alma por habernos encarnado cuando lo hicimos y la herencia generacional y ancestral que traemos con nosotros, al mismo tiempo que nos permiten tomar cierta distancia emocional y nos dota de una objetividad que realmente necesitamos para comprender nuestro rol en el momento histórico que estamos viviendo.

Esta objetividad es absoluta necesaria, especialmente ahora, para poder salirnos de este sistema binario de creencias que estamos viviendo, que ha impregnado al mundo con este sentimiento reduccionista, de: o estás conmigo o en contra mío. Si no eres de izquierda, eres de la derecha y viceversa.

Si te gusta Macri, eres un facha, si no eres independentista, eres un facha, si no te gusta Trump, eres de izquierdas o comunista. Esto debe terminar, por que lo único que está haciendo es que la “derecha” suba a los gobiernos que se aprovechan de nuestra desidia, dudas o miedos. Se puede tener una opinión que no sea ni de derechas, ni de izquierdas, simplemente originada en un sentido común.

La Astrología, como ninguna otra ciencia, nos da un abanico de conceptos y símbolos que nos permiten analizar el momento actual, desde otras perspectivas, de una forma más objetiva y poética.

La última vez que Júpiter transitaba Sagitario

Su propio signo, como ahora, fue en el 2007, cuando la inmobiliaria se disparaba, y Bush había quitado todas las regulaciones a grandes empresas, como lo ha hecho Trump ahora, lo que produjo, la gran caída económica del 2008. ¿Repetiremos?

La vez anterior a esto, fue en 1995, cuando el Baring Bank, cayó, provocando una destabilización financiera y México, entró en una gran crisis económica, la cual requirió un préstamo de Bill Clinton para que la superaran.

El exceso es característico de Júpiter y en su propio signo aún más

¿Cometeremos los mismos errores? Durante Júpiter en Sagitario, la economía puede descontrolarse, debido al excesivo optimismo y las ansias de grandeza y éxito descontrolado. Es por esto que Júpiter sin Saturno, sería una catástrofe.

Este 2019 Júpiter estará en su propio signo y Saturno también, por tanto con más potencia que de costumbre.

La propuesta del año es realmente encontrar un balance entre estas dos energías, que nos hablan junto a Eris en cuadratura a Plutón de la necesidad de aceptar el hecho que hay una situación migratoria en varios puntos del mundo y que el viejo orden del nacionalismo, que se necesitaba para convencer a los jóvenes para que vayan a morir por su país en una guerra, está desapareciendo y el síntoma de ello, es la aparición de estos movimientos nacionalistas, ante el temor de la pérdida de identidad.

La cuadratura Saturno-Neptuno

Que tuvimos desde Noviembre 2015 a Septiembre 2016, nos ha dejado con el tema del “hacking” internacional, que se completó con la elección de Donald Trump.

Los límites (Saturno) empañados por ese Neptuno en Piscis, que nos dice que “Todos somos Uno” en su faceta más negativa. Lo tuyo es mío, ya no hay secretos, ni privacidad. Todos hemos colaborado con esto a través de la “social media”, como Facebook, donde colgamos toda nuestra vida privada, para compartirla con el mundo entero.

Durante 2019, Neptuno forma un sextil a Saturno

Y nos brindarán la oportunidad de corregir alguno de estos temas, poner algún tipo de límite, de una forma menos conflictiva. La “no realidad” (Neptuno) y “la realidad” (Saturno) trabajarán juntos para mantener algún tipo de cordura en los excesos Sagitarianos.

Pero Júpiter que todo el 2018 formó un trígono a Neptuno, y el exceso de optimismo y fantasía nos llevó a darnos con la nariz en un muro, en algunos casos, un muro inexistente, claro está, ahora formará una cuadratura. Esto por supuesto es un poco más complicado, pues el optimismo y deseo de expansión de Júpiter, se chocará con la fantasía desmesurada de Neptuno y el muro se hará realidad.

Debemos mirar y analizar con cuidado las decisiones y riesgos que tomamos para no estrellarnos.

Pero claro está que el riesgo es inevitable y por lo menos hasta que Urano vuelva a entrar en Tauro, el 6 de Marzo, el impulso estará vivo, independizarnos, no importa cómo, ni con qué consecuencias, como lo está demostrando el Brexit.

Comenzamos Enero 2019 con dos eclipses

El primero un eclipse solar en Capricornio el día 6, alineado con Saturno y Plutón. Esto es realmente el preludio a la conjunción de estos planetas en Enero 2020.

Debemos prestar atención a la situación que se nos presenta, pues esa es la que deberemos resolver durante este año entrante. Sin miedos, ya que el resultado de ello, es que finalmente solucionamos algo que nos tenía preocupados. Donde caiga Capricornio en tu carta astral, describirá el tipo de situación que debes atender.

La angularidad Capricornio-Cáncer es lo que nos convoca a trabajar, ya que la segunda tanda de eclipses serán en el mes de Julio, también en la angularidad Cáncer-Capricornio. Temas con Instituciones, como permisos de residencia, pasaportes, nuestro hogar, establecer algún tipo de estabilidad en nuestras vidas, y sobre todo hacernos responsables de decisiones tomadas cuando sabíamos menos que ahora.

El 21 y 22 de Enero, tendremos la magnífica conjunción Venus-Júpiter

Justo para el Eclipse Lunar, o Luna Llena en Leo. Como esta conjunción se forma en cuadratura a Neptuno, será difícil no soñar con aquello que creemos que nos hará feliz, y dejarnos llevar por la poesía.

Kirón y Folo seguirán en cuadratura durante todo el año, en los signos Aries-Capricornio, aunque comienzan el año en retrógrado en Piscis-Sagitario, esta es una combinación que habla de la herida que acarreamos ancestralmente, que nos recuerda lo injusta que es la vida.

Pero ninguno de estos dos arquetipos son víctimas, aún cuando han sido victimizados por el destino. No hablan de lo que “nos tocó” y nos dicen “aprende a vivir con ello” y deja de quejarte y me viene a la memoria algo que “alguien dijo”:

“Es mejor encender una vela que quejarse de la oscuridad”

Cuadratura Eris (en Aries) a Plutón (en Capricornio)

Sin duda el aspecto del año es también la cuadratura Eris (en Aries) a Plutón (en Capricornio), que se agravará al final del año y durante el 2020, cuando Júpiter-Saturno-Plutón en Capricornio la confirmen exactamente.

El tema del Brexit y sus consecuencias, y de los temas no resueltos de la migración masiva en el mundo entero, será el tópico a resolver y regular. Este es un tema que no desaparecerá y tendremos que confrontar.

La gente se desplazará siempre, hacia donde hay trabajo, ya que es el derecho de todo humano, por tanto tendremos que tener regulaciones para manejar este problema, sin construir muros, pero organizándolo inteligentemente. Esto nos recuerda que el “racismo”es sinónimo de “miedo”. Somos racistas con aquello que nos provoca miedo. Ese es un sentimiento legítimo y real de nuestras memorias animalísticas de sobrevivencia.

Pero debe ser nuestra parte racional la que debe encontrar las soluciones a nuestros miedos, con inteligencia, información y compasión. En las memorias ancestrales de todo ser viviente hay migrantes. Todos tenemos alguien en nuestro pasado que tuvo que migrar. Nadie es dueño del lugar donde ha nacido.

Los días 19 y 20 Marte desde Aries, también formará una cuadratura a Saturno, por tanto pueden ser días extremadamente frustrantes.

En general, Enero puede ser un mes desafiante, pero si eres guerrera/o, esto sólo será una inspiración para resistir el impulso a abandonar la lucha, para dejarnos llevar por falsas propuestas, manteniéndonos fieles a nuestra mejor naturaleza y los dictados del corazón.

Continuará…

Astrología Arquetípica – Cristina Laird