02 de Agosto – Día de Nuestra Señora de los Ángeles

En la mañana del 2 de agosto probablemente del año de 1635, una joven a la que se le ha dado el nombre de Juana Pereira, salió a buscar leña para abastecer el utensilio con el cocinaba sus alimentos, labor que hacía diariamente, al llegar al breñal del poblado de La Puebla de los Pardos o La Gotera, lo que es hoy el Barrio de Los Angeles, en la Provincia de Cartago.

Nuestra Señora de los Ángeles

La joven se encuentra en una piedra, donde nace un manantial de agua cristalina, una pequeña muñequita como de barro con un niño en sus brazos, impresionada y admirada la toma en sus manos y se la lleva para su humilde hogar y la guarda en un pequeño cofrecillo.

Por la tarde de nuevo se dirige al breñal y extrañada vuelve a encontrar a la imagencita sobre la misma piedra, pero ella cree que es otra muñequita y muy contenta se la lleva para su casa y piensa que en vez de una ya tiene dos.

Pero la admiración es cuando abre el cofrecillo y observa que la primera muñequita la que encontró en la mañana ya no estaba y de nuevo la coloca en el cofre, lo mismo sucede una tercera ocasión, la joven se alarmó y se dirigió a la casa del señor cura a quien le entregó la imagen y le contó de los sucedido.

El señor cura don Alonso de Sandoval, tomó la imagen, y la guardó en un estante dentro de una cajita para examinarla después con cuidado, al día siguiente al querer revisarla Oh!, sorpresa, la imagen no estaba y Juana como de costumbre iba a recoger la leña, y de nuevo se encuentró con la imagen, esta vez corrió donde el cura y éste en procesión con otras personas del poblado la recogió y la guardó en el sagrario.

Al abrir el sagrario al día siguiente, la imagen no estaba. Fueron hasta la piedra donde la joven la había encontrado la primera vez, y allí estaba.

Nuestra Señora de los Ángeles
Comprendiendo que era algo sobrenatural, que ella deseaba estar en ese lugar para bendecir y proteger a este pueblo y sus moradores, ya que se estaban dando situaciones totalmente contrarías al evangelio de su Hijo amado Jesucristo y de inmediato se abocaron a construirle una ermita.

De nuevo en la historia de la salvación de la humanidad emerge María, para romper barreras y divisiones y decirnos que todos somos iguales ante los ojos de Dios. La Virgen María quiso ser hallada y manifestarse en Cartago, para ser de los costarricenses y ser la estrella que ilumina el Sol que nace en lo Alto.

Descripción de la Imagen y Origen de su nombre

La imagen mide alrededor de 20 centímetros, es de una combinación de diferentes materiales tales como piedra, roca volcánica, jade, grafito y otros que le dan esa particularidad única.

En diferentes oportunidades la observamos de color moreno o negro, así como en un verde claro o en azul cielo.

Es de cara redonda, ojos achinados, nariz y boca pequeña, su aspecto es de una mezcla indígeno-español, tiene en su brazo izquierdo al Niño Jesús quien descansa sobre su pecho y Él levanta su manita derecha en actitud de bendecir y señalar el Corazón Inmaculado de su Santísima Madre.

Los ojitos del niño tiernamente miran a los ojos de su madre y Ella tiene inclinada la cabeza hacia el niño en esa actitud vigilante y tierna de una verdadera madre. Tiene manto y vestido propio.

El día del hallazgo es 2 de agosto día en que la Orden Franciscana venera a su Patrona como Santa María de los Angeles.

Oración Nuestra Señora de los Ángeles para todos los días

Oh Soberana Reina de los Ángeles, Madre amorosísima que te dignaste escoger a nuestra amada Patria para que fuera el trono de tus misericordias, te damos gracias por los innumerables beneficios recibidos de tu intercesión poderosa y te suplicamos que nos protejas en todos los momentos de nuestra vida, sobre todo cuando nos aflijan las preocupaciones; a esa hora, Oh Virgen y Madre de Dios, haz valer tus prerrogativas de Reina y de Madre ante la Santísima Trinidad; socórrenos desde el cielo con amor de Madre y con esplendidez de Reina. Vela por nuestra amada patria, Oh Reina Soberana de los Ángeles y sálvala por amor a Cristo, Nuestro Rey y Señor. AMEN.

(HACER PETICIÓN)