De acuerdo a la Biodescodificación, detrás de todo síntoma como puede ser el dolor, hay un conflicto emocional por resolver y el ser humano es una unidad integrada por cuerpo, mente y espíritu. Por eso una enfermedad puede representar un desequilibrio en cualquiera de esos planos y no únicamente en aquel que se vuelve visible, en el caso de las piernas y los pies, son áreas del cuerpo donde muchas personas suelen sentir molestias, inflamación, problemas de articulaciones, en la piel, etc.

Desde la Biodescodificación (dolor de piernas y pies)

Esto no sucede únicamente a causa de algo externo, como un golpe, por ejemplo; sino que puede hundir sus raíces en un sentido emocional más profundo y David R. Hawkins lo explica de la siguiente manera:

“Como la mayoría de personas suprimen y rehuyen sus emociones durante toda su vida, la energía reprimida se acumula y busca expresarse a través de la aflicción psicosomática, los trastornos corporales, las enfermedades emocionales y la conducta desordenada en las relaciones interpersonales”.

Las piernas y los pies sostienen el peso del cuerpo

Dan soporte, amortiguación, y son claves para la marcha y el equilibrio. Los trastornos en cualquiera de ellos puede generar obstáculos en la posibilidad de que una persona se mantenga erguida o se desplace de forma autónoma, la primera pregunta a nivel emocional que podemos preguntarnos es: ¿Qué es lo que esto me está impidiendo? ¿Avanzar? ¿Mantenerme de pie? ¿Correr?

Tanto los pies como las piernas están formados por huesos, articulaciones, músculos, cartílagos y tendones. Cada parte puede expresar un conflicto específico, y su verdadero significado es personal y se vinculará con la vida personal de cada uno, pero a nivel general es posible señalar que:

El pie

Representa emocionalmente la conexión con la madre tierra, nuestra posición en el mundo.

Por eso, para la biodescodificación los problemas en el pie pueden significar conflictos no resueltos en relación a la madre o con aquello que cumpla con su función simbólica de proveer seguridad, contención y alimento.

También puede representar conflictos para avanzar en la vida, para emprender un camino determinado, para autosostenerse, para dar un salto. Del mismo modo también podrían revelar problemas de equilibrio emocional, seguridad o dirección.

El dolor de pies

Por ejemplo: el dolor de pies puede significar la necesidad de detención, de ir más despacio, de sanación; el “pie plano” puede manifestar la rigidez ante la vida; las callosidades pueden expresar el temor a caminar hacia lo desconocido; o los esguinces o torceduras pueden simbolizar desequilibrio emocional, sobre todo a la hora de tomar decisiones.

Las piernas

Representan, según la biodescodificación, la capacidad de avanzar, de tomar cambios, de seguir adelante. Los problemas en ellas pueden señalar un miedo o dificultad para seguir andando hacia determinada dirección; se relacionan con nuestra manera de relacionarnos con el futuro y la capacidad de tomar impulso para ir hacia donde deseamos.

El dolor de piernas

Por ejemplo: problemas de circulación pueden significar conflictos para sentir y expresar emociones de forma positiva; o “piernas cansadas” pueden manifestar el sentido de carga que implica hacer o no determinadas cosas en la vida y para la sanación es necesario un trabajo introspectivo para descubrir qué emoción/nes están en el trasfondo del problema.

Tomar conciencia de ello ya es el primer paso para ayudar a curar mediante las propias herramientas de sanación interior.


Tamara Grosso | bioguia.com