La misteriosa historia de los huesos de San Pedro

huesos de San Pedro

En julio de 1968, el Papa Pablo VI reafirmó la oposición de la Iglesia Católica al control de la natalidad artificial, recordado hoy como uno de los decretos más controvertidos de la Iglesia en la era moderna.

Historia de los huesos de San Pedro

Un mes antes, hace 50 años, el 26 de junio de 1968, el pontífice emitió una proclamación de que la Iglesia Católica había descubierto y autenticado los huesos de San Pedro.

Fue un anuncio de magnitud histórica, que en su momento fue tan divisivo y discutido como la decisión que pronto lo eclipsaría al mes siguiente.

Si bien pocas personas conocen la gran historia detectivesca del descubrimiento de los huesos del primer Papa de la Iglesia, aún menos son conscientes de que todo el esfuerzo fue financiado de manera privada por un magnate petrolero de Texas.

The Fisherman’s Tomb, John O’Neill

En un nuevo libro, The Fisherman’s Tomb, John O’Neill narra esa historia, una historia que no se ha contado por el hecho de que el petrolero católico George Strake insistió en que su participación se mantuviera en secreto durante su vida.

The Fishermans Tomb, John ONeill
Excavaciones secretas bajo el Vaticano

En una entrevista con Crux, O’Neill dijo que cree que la historia de los huesos de San Pedro es más que una historia sobre un hombre y sus reliquias, sino una lección de fe para los creyentes modernos: una forma de redescubrir el celo que tenían los primeros cristianos, lo que los motivó a sacrificar sus propias vidas en lugar de negar a Cristo.

Ese compromiso intransigente con la fe es lo que motivó a Strake, quien durante su vida se convirtió en uno de los individuos más ricos de los Estados Unidos después de descubrir un campo petrolífero masivo y poco después comenzó a destinar parte de su enorme fortuna a causas católicas.

Por esas razones, el Papa Pío XII y el entonces secretario pontificio Giovanni Montini (más tarde convertido en el Papa Pablo VI) enviaron a un sacerdote estadounidense de 30 años, el padre Walter Carroll, a Houston, Texas, para convencer a Strake de respaldar los esfuerzos secretos de Pío XII para encontrar los huesos de San Pedro.

Un misterio que durante mucho tiempo habían perseguido los arqueólogos, espoleado a los escépticos de la Iglesia y frustrado a sus defensores.

Cheque en blanco

Y para hacer que la solicitud fuera aún más audaz, Strake no solo recibió el mandato de mantener el proyecto en secreto, sino que se le pidió que firmara un cheque en blanco para suscribir todos los gastos.

Strake estuvo de acuerdo con las condiciones del Papa, y también mantuvo la historia en secreto mucho después de que se completara el proyecto, una decisión que O’Neill le dijo a Crux tuvo muy “malas consecuencias, ya que la gente no se enteró de su participación y no pudieron ‘agradecerle’.

“El Proyecto Apóstol”

—El nombre de los esfuerzos secretos de excavación— abarcaría décadas. Un período durante el cual Strake se hizo amigo de dos papas. En 1951, Montini realizó un viaje por carretera clásico al estilo americano con el padre Carroll que incluso incluyó una visita a la casa de vacaciones de Strake en Colorado.

Aunque el proyecto dio varios giros inesperados, eventualmente encontraron los huesos pertenecientes a un individuo de 5 pies y 7 pulgadas, de entre 60 y 70 años al momento de su muerte, compatibles con los de alguien que fue crucificado cabeza abajo, como sostiene la tradición, que murió San Pedro.

No solo eso, los huesos habían sido envueltos en una tela púrpura y dorada, lo que significaba que la persona había sido de gran estima. Una inscripción cercana decía:

“Pedro está dentro”, lo que llevó al Papa Pablo VI a declarar que los huesos eran de Pedro “de una manera que creemos convincente”.

Si bien su libro no ha logrado llegar aún a la lista de los más vendidos ni despertar demasiado interés secular, O’Neill sostiene que es una historia que debería motivar tanto a los creyentes como a los no creyentes para entender por qué tantos cristianos durante los primeros siglos de la Iglesia no solo veneraba esas reliquias sino que buscaba que los enterraran lo más cerca posible de ellas.

Hoy en día, los viajes a la gruta del Vaticano, conocidos como “Scavi tour“, se encuentran entre los tickets más codiciados en las visitas a la ciudad eterna.

En los que los creyentes devotos y los críticos incrédulos ansían reclamar por igual alguna de las escasas entradas para ver dónde se descubrieron los huesos. O’Neill dice que pocos se dan cuenta de que no es solo San Pedro quien está enterrado allí, sino muchos otros papas del primer siglo y miles de cristianos martirizados por su fe.

Durante el proceso de excavación, hubo muchos cínicos dentro y fuera de la Iglesia que buscaban desacreditar los hallazgos, algo que según O’Neill continúa hasta el día de hoy.

“Quieren ver al cristianismo primitivo como una historia de Santa Claus, como si nunca hubiera sucedido realmente y alguien lo inventó”, dijo. “Por lo que enfrentarse con reliquias físicas y tangibles pone a prueba su secularismo”.

En noviembre de 2013

El Papa Francisco se convirtió en el primer pontífice en revelar públicamente las reliquias en una misa al aire libre frente a la Basílica de San Pedro, donde rezó frente a la urna que contenía los huesos y luego la tomó en sus brazos por unos momentos.

Aunque el Vaticano ha sido cauteloso de no declararlos como los huesos de Pedro con absoluta certeza, también ha alentado la veneración continua de ellos, como lo ha hecho Francisco, como un medio para profundizar la fe en el papado y la vida de aquellos que, como San Pedro, murieron defendiendo sus creencias.

O’Neill le dijo a Crux que la lección de hoy, tanto en la historia de los huesos de San Pedro, como en las inscripciones que rodean su lugar de descanso, es un recordatorio de la continuidad de la fe.

“Lo que reflejaron hace casi 2,000 años son exactamente las mismas cosas en las que creemos hoy”, dice. “Creyeron desde el principio que Cristo, a través de su crucifixión, había abierto el camino a la redención”.

Solo por esa razón, O’Neill insiste en que es necesario contar la historia secreta de George Strake, uno de los secretos mejor guardados de la Iglesia, para que los creyentes modernos puedan sentirse motivados a vivir con la misma valentía y convicción.

“Los primeros cristianos fueron capaces de un gran sacrificio, y somos capaces de eso si realmente creemos. Estaban dispuestos a dar sus vidas “, dijo. “¿Qué mayor fe puedes tener que eso?

nuestra-voz.org