Factor X — Clave de éxito en el Año de la Cabra

“Si tratamos de atrapar a dos liebres al mismo tiempo, lo más probable es que las dos escapen”. — Proverbio chino

(Tomado del libro “Factor X: El Poder de la acción enfocada”, de Camilo Cruz)

La Luna Nueva que se producirá este miércoles 18 de febrero a las 7:17 de la noche, hora venezolana (23:47 GMT), marcará el inicio del año astrológico chino, el Año de la Cabra. El año chino inicia con la Luna Nueva en Acuario; este año contó con dos lunas en este signo. El cálculo de este calendario se basa en una fecha que sea equidistante, es decir, que esté en la mitad (aproximadamente) entre el solsticio de invierno y el equinoccio de primavera. La Luna Nueva equidistante entre estas dos fechas es la de Acuario, pero en esta ocasión, como hubo dos, se tomó aquella que se acercara más a ese punto equidistante, y por eso se tomó la segunda.

Además, esta Luna Nueva del Año de la Cabra es muy especial en esta ocasión, pues comparte sus energías con dos signos, ya que se produce finalizando Acuario, y tres minutos después, el Sol y la Luna ingresan casi simultáneamente a Piscis, manteniendo en esa franja zodiacal la fase nueva de la luna.

Una vez el Sol y la Luna estén en Piscis, se formará un stellium (agrupación de planetas) en este signo: Venus, Marte, Neptuno, Quirón, Sol y Luna) que elevará la vibración cósmica a niveles de mucha sutilidad. Dos de estos astros (Luna y Venus) se exaltan en el signo del pez, y otro, Neptuno, es el planeta que lo rige, por tanto las cualidades piscianas relacionadas con la fe, la inspiración, el sexto sentido, la conexión con el Ser Supremo, la creatividad, entre otros, estará muy marcada.

Esto será por poco tiempo, ya que al día siguiente, el 19 de febrero a las 8 de la noche, hora venezolana (00:00 horas del 20 febrero) Marte entrará a su casa, a Aries, dando un gran empujón energético que se manifestará en una mayor intención de impulsar todas aquellas cosas que tenemos en la mente y en el corazón. Le sigue la Luna que se juntará con Marte en Aries el 20, dándole más impulso emocional a esta energía marciana.

Quirón estará en un punto medio entre la Luna Nueva y Marte con Venus; esto indica un momento en donde la fuerzas desatadas en este nuevo ciclo convergerán en procesos de sanación, tanto en lo individual como colectivo.

Concluye así el año del Caballo, que imprimió mayor velocidad y rebeldía al ambiente, pero cuya tendencia tiende a la anarquía, la dispersión, a malgastar energías. El año de la Cabra será mucho más lento, pero más efectivo para enfocarse en una meta y lograrla con contundencia.

Bajo este nuevo ambiente energético, es importante aprender a enfocarnos, a tener paciencia, a organizarnos, hay que saber perseverar, o como dice la canción, no hay que llegar primero, sino hay que saber llegar.

Aquellos que desean las cosas “para ya”, que actúen con desespero e impaciencia, que un día hacen una cosa y luego la dejan sin concluir para hacer otra distinta, pensando en lograr sus objetivos por distintos caminos a ver cual funciona primero, en fin, aquellos que dispersen su acción, tendrán dificultades en el año de la Cabra, y les parecerá un año muy lento y pesado.

Para que las cosas funcionen bien este año, tenemos que adecuarnos a las energías cósmicas del momento, y el primer mandato este año es enfocar nuestra acción para que la misma sea efectiva.

Al respecto, recomiendo leer el libro de Camilo Cruz “Factor X: El Poder de la acción enfocada”, que trae una serie de recomendaciones para hacer más efectiva nuestra acción.

La introducción del libro comienza con una anécdota en donde en un determinado lugar se habían fijado la meta de romper una gran roca y mucha gente lo intentaba sin éxito, golpeándola por muchos lugares, y con poderosas herramientas.

Finalmente, un muchacho se propuso romperla él solo. El joven marcó una “X” en un determinado lugar de la roca, y empezó a martillar en ese mismo punto, pasando así días y días, con paciencia y perseverancia.

Quienes le veían creían que estaba perdiendo el tiempo, le decían que dejara eso, lo criticaban, pero él seguía dando y dando en el mismo punto, sin decaer, hasta que la roca comenzó a resquebrajarse y finalmente se rompió.

Esta anécdota contiene todas las cualidades que debemos manejar para tener éxito en este año de la Cabra: enfocar nuestra acción, perseverar, tener paciencia y un estado de ánimo lleno de fe y fuerza de voluntad.

Vía » Termómetro Zodiacal