Los hechos que activará el eclipse solar en Virgo que ocurrirá este 1 de septiembre, serán un desenlace de las energías desatadas a partir de la Luna Nueva en Géminis acompañada de una cruz cósmica, ocurrida a principios de junio pasado.

Aquella cruz cósmica se produjo en signos mutables (Géminis, Virgo, Sagitario y Piscis) que son los que preparan el ambiente para una transición que desemboca en inevitables cambios.

Ahora el ciclo lunar nos lleva a un eclipse solar en uno de los signos mutables, como es Virgo, y se conecta con planetas ubicados en otros signos mutables (Saturno y Marte en Sagitario, y Neptuno en Piscis) formando una semi-cruz, o “cuadratura T”, que es el nombre técnico de este aspecto astrológico.

El traslado del ciclo del Sol y la Luna ya se habrá corrido a otra de las puntas de la cruz cósmica, de Géminis a Virgo (ambos signos regidos por un mismo astro, que es Mercurio, el comunicador, el del movimiento en la calle, traslados, interrelaciones), y habrá trazado un ángulo de 90 grados o cuadratura, un punto de quiebre, de decisión tajante, de ser o no ser.

Tal configuración reactiva la cruz cósmica de junio, ya que los astros involucrados en este eclipse, están casi en los mismos puntos en donde estaban los que formaron la cruz de la Luna Nueva geminiana.

Sucesos mundiales que empezaron a desencadenarse con aquella cruz de junio, podrán vivir a partir del eclipse de este primero de septiembre, interesantes desenlaces.

  • El acuerdo de paz en Colombia
  • La destitución de la presidenta brasilera
  • Las polémicas elecciones presidenciales en EEUU
  • La “tranca” con la elección de presidente en España
  • La crisis venezolana y su impacto en Mercosur y la OEA, entre otros sucesos

Pueden llegar en el transcurso de septiembre, a puntos definitorios o desenlaces.

Eclipse Solar en Virgo

Las energías de un eclipse solar son altamente transformadoras; especialmente si dicho fenómeno tiene aspectos de fuerza con otros planetas que generan mayor dinamismo a los procesos de cambio, y en un signo mutable, abre cauces de manera más expedita para que se produzcan las transformaciones necesarias.

Al momento de este eclipse solar, Marte desde Sagitario estará situado exactamente frente al punto donde se produjo la Luna Nueva de junio pasado; es decir, que en la carta astral de ese momento cósmico, Marte hará oposición a aquella Luna Nueva que se produjo en Géminis, por lo que es de esperar eventos de mucha acción que aceleren los procesos que están en marcha, en medio de un intenso forcejeo.

En lo individual, la energía de este eclipse nos invita a revisar la forma cómo prestamos un servicio a los demás, cómo interactuamos en nuestro ámbito laboral, e igualmente nos invita a tener hábitos más saludables, tanto en alimentación, como en actividad física y actitud ante la vida.

Mercurio Retrógrado

Poco antes del eclipse, el 30 de agosto, Mercurio inicia su movimiento retrógrado, justamente en Virgo, una de sus casas, donde ocurrirá el ocultamiento del Sol; en su retroceso, este planeta se cruzará con la Luna el 2 de septiembre, y con el Sol hacia el 13 del mismo mes.

La energía que quedará impregnada en la carta astral de este eclipse con Mercurio en retroceso, traerá una etapa en la que todo estará revuelto o “patas pa´rriba”, y en muchas situaciones habrá vuelcos. Es una etapa donde todo se desestructura para luego buscar una recomposición.

Este movimiento de Mercurio en retroceso se extiende hasta el 22 de septiembre, y será importante prestar más atención que nunca a las cosas, pero sin caer en exceso de perfeccionismo, y ser moderados en la forma como criticamos determinadas cosas o a ciertas personas.


Vía » Termómetro Zodiacal





Relacionados

Comentarios

comentarios