Biodescodificación Dedos de los Pies

Biodescodificación Dedos de los Pies

Los pies y los dedos de los pies en sí mismos sirven como metáfora de una variedad de aspectos de nuestras vidas que no siempre se entienden y pueden llevar al sufrimiento.

Biodescodificación dedos de los pies — Conflictos emocionales

Empecemos por el principio porque es preferible encontrar las causas emocionales para mejorar desde la conciencia en lugar de limitarse a escuchar o leer sobre soluciones sin comprender lo que realmente ocurrió u ocurre.

Al hacer esto, empezaremos a “pensar” más como biodescodificadores en lugar de como simples “pacientes” de una condición o síntoma. Una sección particular de nuestro cerebro controla todos los órganos y tejidos del cuerpo.

Un nuevo mesodermo

En este caso, el nuevo mesodermo -una sustancia blanca que responde a las sensaciones de movimiento y valor- es el origen de todos los dedos de nuestros pies.

Esto implica que si nosotros -cualquiera de nosotros- no nos sentimos valiosos, valientes, capaces, poderosos, con nuestra autoestima por las nubes, no podremos mejorar, crecer, evolucionar, conseguir, atrapar, ganar, superar y vencer, entre otras cosas.

Podemos mostrar fácilmente uno o varios problemas en nuestros dedos del pie, dependiendo de nuestras experiencias.

Instinto natural

También sabemos que los humanos actuamos por instintos biológicos, animales y simbólicos, por lo que debemos estudiar todo lo que nos rodea desde esa perspectiva “no tan real”, “no tan cotidiana”.

Así, los dedos de los pies podrían representar “garras”, garras flexibles que nos permiten agarrar el suelo y avanzar por impulso. Nos proporcionan una tracción que nos ayuda a avanzar. Al mismo tiempo, esos dedos, esas garras metafóricas, actúan como pequeñas raíces que nos ayudan a aferrarnos a la madre tierra.

Oye, ¿mamá? ¡Exactamente!

Nuestros pies, el pie

Siempre representarán a la madre, a nuestra madre: la madre que nos dio la vida, la madre que nos crio, la madre que nos dejó, la madre que nos entregó a otros, la madre que nos ama o la madre que nos desprecia.

La madre es los pies

Si mi pie y mis dedos están unidos… y mi pie representa a mi madre, se deduce que cualquier función materna insatisfecha, incumplida, triste, infeliz, no positiva, afectará de alguna manera tanto a mis pies como a mis dedos, figuradamente, claro.

Imaginemos que el pie es un vaso lleno de líquido “nutritivo” y que mis dedos son pajitas que sirven para sorber de él. Será fundamental que evalúe cómo están las cosas con mi madre de forma objetiva, sensata y desapegada si tengo problemas con los dedos del pie.

Pero no hay que suponer que mi madre es la única culpable de mis males; mis pies y mis dedos también son una representación de mí como madre de mis hijos. Por tanto, debo prestar mucha atención a mi entorno. Examinemos cada uno por separado para entender mejor lo que me ocurre y cómo cambiarlo y resolverlo.

El hallux, o dedo gordo del pie

El primer dedo del que debemos hablar es el dedo gordo, que no es otra cosa que “Mi Madre” una vez más.

El dedo gordo del pie es mamá, fin de la historia. No hay nada más que buscar o descubrir. Mamá es dedo gordo del pie (mi madre o bien yo como madre de mis hijos). ¿Y qué otro factor puede tener tanto peso como mi madre?

Mi ego…

Por lo tanto, mi dedo gordo del pie encarnará igualmente cualquier emoción relacionada con el ego. Además, el equilibrio es algo crucial. Podemos seguir investigando el dedo gordo de nuestro pie porque nos permite mantener el equilibrio y nos sostiene durante cada zancada que damos.

La porción interna del dedo gordo, la que “toca” el dedo que está detrás y la que lo une a nuestro pie, nos hablará siempre de cuestiones materiales (en relación con la madre, recuérdalo).

Puede que mi madre me pida dinero constantemente, puede que me sienta obligado a dárselo, puede que espere de mí más de lo que puedo permitirme, puede que nada de lo que haga o consiga sea lo suficientemente bueno para ella, etc.

Cada vez que tengo un encuentro similar, corro el riesgo de desarrollar ampollas, agrietar la piel o tener siempre seca esa zona del dedo gordo.

Una parte del exterior del dedo gordo del pie

Examinemos ahora la parte exterior de mi dedo gordo. La zona de contención de las uñas de mi dedo gordo, que roza con el zapato, el calcetín, la suela y otros componentes del zapato.

Cuando hay problemas emocionales con mi madre, la parte exterior de mi dedo gordo siempre se verá afectada. Incluso el hecho de que el hueso de mi dedo gordo esté malformado, que esté torcido y que se esconda detrás del dedo de al lado.

Si mi dedo gordo no está sano y normal, significará que tengo problemas afectivos con mi madre o conmigo misma como madre de mis hijos.

Digitus secundus pedis o dedo dos

Pasemos al dedo que sigue a mi dedo gordo, a veces conocido como dedo 2.

Este dedo siempre servirá como representación visual de todas las personas cercanas a mí y de mi misma generación, incluidos mis hermanos, hermanas, primos, parejas actuales y anteriores, novios, amantes actuales y anteriores, maridos y esposa. Simboliza mi afán por acumular, que es otra idea metafórica.

Sin embargo, esto es más en relación con nuestra propensión a no resolver los desacuerdos con la gente y, en cambio, a acumularlos. Llevar varios asuntos a la vez sin resolver ninguno de ellos. En la Biodescodificación nos referiremos a estas personas como “Colaterales”.

Los desacuerdos, disputas o discusiones con ellos; las malas comunicaciones; los distanciamientos; los problemas económicos; la sensación de estar oprimido por ellos; el vivir dando explicaciones a estos colaterales; la falta de comunicación con ellos; y los roces con ellos.

Me romperé el segundo dedo del pie siempre que uno de mis colaterales no esté en una situación “ideal”.

Siempre implicará que la relación con mis colaterales no es correcta, independientemente de cómo se desarrolle, se retuerza, se esconda, duela o truene, o de si desarrolla callos, ampollas o piel oscura.

Por lo tanto, tendré que evaluar mis relaciones, la comunicación, la aceptación, la tolerancia, el perdón y otros comportamientos. Porque sigo sintiendo cierta emoción al respecto.

Dedo 3

El tercer dedo del pie es ahora todo lo que queda en mi pie.

Si no sé cómo comunicarme bien con los demás, si nunca he aprendido a hacerlo, si nunca he conseguido hacerlo, o incluso si creo que mi estilo de comunicación es inadecuado, erróneo, etc., este dedo siempre será problemático.

Tal vez nunca expreso lo que pienso o lo que siento; tal vez siempre digo lo que pienso que los demás quieren oír y me abstengo de comunicarme con fuerza. Tal vez provoque malentendidos porque nunca sé explicarme o porque interpreto mal las palabras de los demás.

Me tomo las críticas de los demás como algo personal. Tal vez me disgusta seguir órdenes, o tal vez me disgusta que me digan lo que tengo que hacer.

Por lo tanto, debo revisar el área de la comunicación en mi vida si tengo cualquier problema en el dedo 3 y, sencillamente, “cambiar”, reaccionar de forma diferente, comportarme de forma diferente y hablar de forma diferente.

Dedo 4, o dedo anular

Pasemos a nuestro número 4, a menudo conocido como el dedo anular. Ese dedo anular siempre representará el resentimiento, los problemas de envidia, los celos, la furia, la rabia, la irritación, etc.

Todo lo que me molesta, todo lo que me enfada o enfurece, lo tengo que tener en cuenta cada vez que experimentamos un problema con ese dedo.

Puede ser una situación en casa, en la escuela o en el trabajo en la que me siento injustamente calificado o evaluado. Tal vez haya algún concepto erróneo que no he podido aclarar o resolver y que ha hecho que la gente no me quiera o tenga pensamientos negativos sobre mí.

Quizás que me hayan acusado de algo que no he hecho o dicho. Albergo resentimiento hacia alguien por lo que me hizo o le tengo envidia.

Tengo que estar atento a los casos tensos de rabia, “no perdono” e irritación. Del mismo modo, debo evaluar si soy posesivo en mi vida y si constantemente quiero que los demás actúen, piensen o sientan de una determinada manera.

De hecho, soy impulsivo, egocéntrico, envidioso y vengativo. Soy capaz de ser engañoso, extorsionador, etc.

5 dedo meñique

Hemos llegado a nuestro dedo más pequeño, que es naturalmente el más bonito y delicado.

A pesar de su diminuto tamaño, este dedo representa algo enorme: “El Territorio”, y ya sabemos que el territorio abarca “todo” en nuestra vida.

Nuestra casa, nuestro cónyuge, nuestros muebles, nuestros hijos, nuestra familia, nuestros trabajos, nuestras habitaciones, nuestras camas, nuestros zapatos… son ejemplos de nuestro territorio. Todo lo que identificamos como “nuestro” es un pedazo de tierra.

Pero, ¿qué pasa si siento que estoy perdiendo territorio, que estoy en peligro de perder algún territorio, que no he cuidado lo suficientemente bien mi territorio, que no aprecio mi territorio, etc.? Temo hacerme daño en el dedo pequeño del pie.

Será sencillo que mi dedo pequeño se esconda detrás de los otros dedos si creo que me falta carácter para defender lo que es mío, ya que eso se interpretará como una falta de valor para defender lo que es mío.

Mi dedo meñique se esconderá si no me gusta hablar delante de grupos, defender lo que pienso, si soy fácilmente influenciable o si me siento expuesto. Mi dedo meñique será más recto y firme si siento que puedo defender mi área.

Por lo tanto, las emociones que experimentamos a diario y las conexiones que establecemos con los demás influirán en la salud y la fuerza de nuestros dedos, aunque el estilo de los zapatos que llevamos también influye.

Es más sencillo evaluar nuestro entorno y cambiar lo que nos perjudica si somos conscientes de lo que simboliza cada dedo del pie.

Biodescodificación Dedos de los Pies
Quiero recibir artículos de Biodescodificación

Temas y artículos relacionados con los dedos de los pies

Con información de Akasha Sanación Integral