Aceite de Coco

Aceite de Coco

La tendencia es clara: dejemos de usar químicos en nuestra vida diaria. Ya sea para cuidar nuestro cuerpo o limpiar nuestra casa, hace tiempo que los productos naturales le ganan terreno a aquéllos que presentan etiquetas indescifrables.

Aceite de Coco – Barato, natural y maravilloso

El aceite de coco es uno de ellos. Además de ser fácil de conseguir, puedes usarlo de formas que ni te imaginas.

Enjuague bucal desintoxicante

Haz gárgaras con 3 cucharadas de aceite de coco extra virgen durante 20 minutos, escupe y enjuaga con agua. Además de ayudarte a eliminar toxinas de tus dientes y encías, el ejercicio que harás con tus mejillas irrigará sangre en tu cutis. En 2 palabras: cero arrugas.

Tratamiento capilar

Los químicos del champú, enjuague, crema peinadora y demás, provocan que tu cabello produzca más grasa para defenderse. Esto significa que los poros de tu cuero cabelludo pueden taparse y hacer que dejes tus rizos en la almohada, en la toalla, en la blusa y en todas partes.

Cada semana aplica aceite de coco virgen directamente en tu cabellera y no necesitarás ningún tratamiento adicional.

Rejuvenecedor

Carísimos son los tratamientos que prometen quitarte 20 años de encima y generalmente nos engañan como a chinas. Conserva tu piel tersa y sana aplicando algún tratamiento diario para tu piel con base de aceite de coco, como una body butter o un maquillaje natural.

Debes saber que el aceite en sí es antioxidante, antibacterial y fungicida.

Y claro, cómelo

Una cucharada diaria es un alivio para tu hígado, que reconoce al aceite de coco como una inyección de energía para mejorar tu metabolismo y reducir la inflamación general de tu cuerpo. Son unas 120 calorías, sí, pero de pure fuel.

Relacionado