Signo Lunar y el Amor Astrología

signo lunar y el amor

La gran mayoría de las personas no sabe que cuando hablan de su “signo”, en realidad, están hablando del signo en el que se encuentra el Sol en su carta astral (que depende de la fecha, hora y ciudad de nacimiento). Desconocen que hay bastantes más factores astrológicos a considerar en la astrología, siendo la Luna el más importante de todos.

Importancia del signo lunar y el amor en la carta natal

Casi todo el mundo conoce su signo solar, pero no tiene idea de cuál es el signo de su Luna.

Que es un astro que se mueve extremadamente rápido y que en 28 días da una vuelta completa al zodiaco; a diferencia del Sol que lo hace en aproximadamente 365 días.

Esto implica que, en un ciclo de 28 días, la Luna recorre todos los signos, es decir, durante ese periodo nacen, por ejemplo, personas con Sol en Aries y Luna en Aries, Sol en Aries y Luna en Tauro, Sol en Aries y Luna en Géminis, así sucesivamente hasta llegar al Sol en Aries y la Luna en Piscis.

Conocer su signo lunar

Para conocer su signo lunar les recomiendo ingresar a la página astro.com, donde se puede levantar la carta astral. Para hacerlo es necesario contar con el lugar de nacimiento, la fecha y una hora lo más aproximada posible.

El signo del Sol representa la energía de individualización y personalidad que más nos ayuda a sentirnos plenos y conectados con nuestro corazón. Sin embargo, esta es una energía a desarrollar y alcanzar, no es nuestra esencia fundamental.

Es por esto que muchas personas ni siquiera se sienten identificadas con su “signo” zodiacal, porque no se han acercado a manifestarlo.

La Luna y nuestro interior

Por el contrario, el signo de la Luna representa como funcionamos en nuestro interior, indicándonos que tipo de experiencias y estímulos buscamos para sentirnos seguros, protegidos y contenidos en la vida; donde tendemos a recurrir cuando vivimos experiencias que nos afectan a nivel emocional.

Además del tipo de “energía” con la cual nos identificamos y estamos más cómodos y a gusto. La Luna nos muestra aquello que nos condiciona desde el inconsciente.

Todo esto hace que la Luna sea extremadamente importante en la astrología psicológica y terapéutica, pues es el factor más importante a la hora de entender nuestras emociones y cómo sentimos.

Conocer a nuestra Luna

Conocer a nuestra Luna es fundamental para entender cómo funcionan nuestras relaciones y qué es lo que buscamos en un otro para sentirnos amados y seguros. Cuál es nuestra forma de amar, de expresar nuestras emociones y qué es lo que esperamos del otro.

Así como para entender qué patrones estamos repitiendo de forma inconsciente en nuestros vínculos; los que están muy asociados a las experiencias infantiles de nutrición y amor que vivimos en nuestro medio ambiente familiar infantil.

Pues el signo de la Luna nos indica qué fue lo que buscamos en la infancia para sentirnos amados y contenidos por nuestra madre y familia; esto nos condiciona de adultos sin que nos demos cuenta.

Problemas en la pareja

Muchos de los problemas en la pareja se debe a que no nos damos cuenta que lo que el otro necesita y considera “amor” choca con lo que el yo considera que es amor.

Si no somos conscientes de nuestra Luna y de lo que esta necesita, nos quedaremos atrapados en nuestro refugio emocional infantil, demandando que el otro se adapte o nos dé lo que necesitamos. Hagamos un breve estudio de lo que es amor dependiendo del elemento de la Luna:

El amor para las Lunas en signos de aire (Géminis, Libra y Acuario)

Si somos adultos con una Luna de aire, el amor estará conectado con la comunicación y la estimulación intelectual. La sensación de sentirse amado va de la mano con el hecho de poder expresarse con el otro, dialogar y tener ideas en común o visiones.

La rutina no le hace bien, tampoco la perdida de libertad, pues necesita mantener la mente activa y abierta a nuevas experiencias. Tampoco será de su agrado el exceso de sentimentalismo, emocionalidad e intimidad, pues esta Luna prefiere mirar las emociones desde afuera, tratando de entender y razonar más que sentir lo que pasa.

El amor para las Lunas en signos de fuego (Aries, Leo y Sagitario)

Para un adulto con Luna asociada al fuego, el amor se relacionará con la energía y el movimiento. Le gustará hacer cosas en pareja, competir, salir a la aventura, ser optimista a la hora de tomar riesgos.

También será importante tener una relación intensa, apasionada y sexual. Necesitan sentirse especiales y sentir que pueden hacer lo que quieren. El control del otro y la falta de libertad los hace sentir no amados.

La rutina y la falta de pasión se alejan del ideal de amor de la instrucción fuego. También van a necesitar espacio para tener descargas emocionales (especialmente para Luna en Aries y Leo), de ahí que ciertas discusiones o confrontaciones son vistas como necesarias.

El amor para las Lunas en signos de tierra (Tauro, Virgo y Capricornio)

Acá el amor está relacionado con la estabilidad, la seguridad y la rutina. Necesitan un ambiente realista, práctico y conectado con la realidad. Construir algo juntos, tener un proyecto en común es esencial en la pareja, en particular, si se enfoca la energía hacia el trabajo o hacia la construcción de hogar.

Suelen manifestar el amor esforzándose o haciendo cosas por el otro.

El amor se relaciona con tocarse, con que haya regalos (especialmente si son tangibles o se pueden disfrutar de los sentidos). Los cambios les cuestan bastante y menos perder la estabilidad material o alejarse de la realidad mediante sueños excesivamente fantasiosos.

El amor para las Lunas en signos de agua (Cáncer, Escorpio y Piscis)

El amor se relaciona con la conexión emocional profunda. Una que no tiene que ver con las palabras, sino con sentir que el otro comprende lo que la persona siente y que, gracias a ello, le entrega seguridad emocional y contención. Esto es incluso más importante que la propia individualidad y objetividad.

De ahí que las Lunas en agua sean más dependientes y apegadas y puedan llegar incluso a vivir a través de sus parejas. Por lo tanto, que rechacen la libertad y el desapego del otro.

Generalmente el hogar, los espacios de conexión emocional y la intimidad son aspectos de la relación sumamente valorados. La familia obviamente también es muy importante.

Pablo Flores Laymuns via wanderlust.com

Te puede interesar

La leyenda de la Luna y el Sol – La historia de amor más trágica