Sabiduría de la Cabalá, la sabiduría de recibir

Sabiduría de la Cabalá, la sabiduría de recibir
Kabbalah in Art and Architecture by Alexander Gorlin

Cinco mil años atrás, la humanidad perdió el rumbo en Babilonia. Esta desviación nos está conduciendo hoy día a un caos. ¿Quién es elresponsable? Todos nosotros conocemos ese sentimiento que brota cuando despertamos una mañana pensando que debe haber algo más en la vida que lo que tenemos. Pero, ¿realmente sabemos lo que queremos? ¿Podemos enumerar lo que nos brinda satisfacción y plenitud?

El origen de la Cabalá

Esta misma interrogante estaba presente en gran parte de la población en la antigua Babilonia y la acumulación de este descontento desencadenó en un cambio crítico en la evolución global de la humanidad.

La Torre de Babel

Todo comenzó en Babel, la vibrante capital de Mesopotamia, hace unos cinco mil años. En ese entonces, era el crisol de una serie de creencias y enseñanzas.

Como en la actual ciudad de Nueva York, o en el París del siglo XIX, el ambiente que prevalecía era el de “todo se vale”. Y por lo tanto, todas las decisiones desenfocadas de esa antigua civilización, el atormentado Irak de hoy que fue alguna vez la cuna de la civilización humana, originaron el “Big Bang cultural” precursor de la actual crisis global.

Previamente, todos los habitantes de Babilonia tenían “un solo lenguaje y un solo idioma” (Génesis, 11:1).

Pero su creciente disgusto los condujo por dos caminos diferentes:

  • Uno la búsqueda del placer, investigar el mundo para descubrir los placeres inherentes;
  • El otro, formular interrogantes, cuyos seguidores deseaban descubrir el por qué del sufrimiento y de la búsqueda del placer, y cuestionaban: ¿Quién hace todo esto?

La búsqueda del placer

Los adeptos a la “búsqueda del placer” empezaron por inventar, innovar y avanzar. Idearon proyectos para acelerar su progreso, desarrollando lenguajes, buscando nuevas fuentes de placer. No obstante, dado que tenían diversos deseos, se fueron dividiendo y eventualmente se alejaron completamente.

El Big Bang cultural era ya un hecho. Y cuanto más se apartaban las personas entre sí, más iban diversificando su manera de buscar placer. Algunas adoraban las fuerzas de la naturaleza, con la esperanza que éstas cumplieran sus caprichos.

Otras creían en una fuerza única, de la que esperaban recibir lo anhelado y alcanzar la felicidad. Y había quienes hablaban de la necesidad de dejar de desear, completamente. Esto dio origen a todas forma de culto y religión existente en la humanidad hoy en día.

Diferentes culturas

Con el tiempo, estos conceptos dieron lugar a las diferentes culturas. Debido a que cada una estimaba que sus ideas eran las más beneficiosas, todo aquel que no estaba de acuerdo se convertía automáticamente en enemigo, una amenaza a las expectativas de placer y complacencia.

Después de muchos siglos de batallas y peleas, las personas empezaron a darse cuenta que sus creencias no las conducían a la felicidad, y esta es la esencia de la crisis global actual. Nosotros, toda la humanidad, ya sabemos que no hay nada que podamos hacer para garantizar nuestra felicidad o seguridad personal, ni la de nuestros hijos.

La depresión

Por esta razón, la enfermedad con más incidencia en el mundo occidental es la depresión; el resultado directo de esta desilusión. Pero hace cinco mil años, cuando la búsqueda de placer apenas comenzaba, su antídoto apareció también.

Abraham el Patriarca

Entre aquellos que habían elegido el camino de las interrogantes vivía un joven que se llamaba Abraham. Su padre era fabricante de ídolos y Abraham, aunque siguió las huellas de su padre, produciéndolos y vendiéndolos, nunca pudo realmente comprender cuál era el caso de orar a estos ídolos que él sabía con certeza no tenían valor alguno, ya que él mismo los moldeaba.

Las preguntas y las dudas no lo abandonaban, hasta que un buen día se detuvo y se preguntó:

“¿Es que el mundo no tiene un amo? El Señor lo miró y le dijo: Yo soy el amo del mundo” (Bereshit Raba, 39:1).

A partir de entonces, Abraham cambió su nombre y se convirtió en Abraham, el Patriarca, precursor de una nueva línea de pensamiento que no exalta el placer en sí mismo, sino, la relación con el que lo proporciona.

Abraham explicó que para recibir placer es necesario conocer la ley universal que gobierna toda la naturaleza, asemejarse a ella, y así, automáticamente, todos los placeres del universo serían nuestros.

El problema, agregó, no es que queramos disfrutar, sino que no queramos saber de dónde proviene el placer.

Él no es un ser, sino un principio

Abraham desarrolló, por consiguiente, un método de enseñanza para alcanzar esta relación con el otorgante mediante la semejanza con Él. Enseñó que Él no es un ser, sino, un principio según el cual todo funciona, el principio de otorgamiento.

Abraham dedicó su vida a la difusión de este método, la clave para ser feliz en la vida.

Desde entonces, los sabios han estado desarrollando el método de Abraham, dándole diferentes nombres en diversas épocas, pero conservando su esencia.

El gran cabalista del siglo XVI, el Rabino Haim Vital escribió que a través de todas las generaciones la enseñanza ha sido siempre la misma, pero su esencia es la Sabiduría de la Cabalá, la sabiduría de recibir (el placer)

Kabbalah del Mashiaj