¿Quién maneja tus pensamientos?

¿Quién maneja tus pensamientos?
¿Quién maneja tus pensamientos?

La Luz interior de las personas se encuentran atrapada por la obscuridad, en la mayoría de las actividades que el ser humano realiza no actúa esta Luz, es la obscuridad quien maneja nuestros pensamientos, sentimientos y acciones, así durante nuestras vidas nos las pasamos fantaseando, soñando, viviendo en el pasado o en el futuro, nuestra constante charla interior es la mejor evidencia de la inconsciencia de la obscuridad.

Si estamos atentos a nuestra luz interior no vamos a fantasear, ni a pasar divagando mentalmente todo el día, estaremos atentos al presente, viviendo de instante en instante. Necesitamos con urgencia que sea la Luz interior quien dirija nuestros pensamientos, sentimientos y acciones.

La práctica consiste en imaginar permanentemente nuestra Luz interior, a todo momento y se esté realizando la actividad que sea, mientras conversamos con alguien, en nuestro trabajo, colegio, universidad, en el hogar, etc.

Debemos estar pendientes de nuestra Luz interior en todo instante y lugar en que nos encontremos pues en este estado podemos y debemos estar atentos a lo que pasa en nuestro interior, es decir a nuestros pensamientos, charla interior, recuerdos, preocupaciones, sentimientos, emociones, etc.

Cuando tengamos cualquier pensamiento o sentimiento que nos duerma y nos haga olvidarnos que somos Luz, o lo que es lo mismo, cuando no imaginamos y no somos conscientes de nuestra Luz es porque la obscuridad esta manejándonos, en esos instantes debemos utilizar nuestro anhelo profundo por Despertar y liberarnos de la obscuridad, instantáneamente pidamos, supliquemos que la Gran Luz (Dios) elimine y desintegre todo pensamiento, recuerdo, emoción que nos haga olvidar de estar conscientes de nuestra Luz.

Al hacer esto debemos imaginar y sentir que la Gran Luz eliminó de nuestro interior la obscuridad que se manifestaba haciéndonos olvidar de nuestra Luz, inmediatamente debemos seguir viendo, imaginando nuestra Luz interior y continuar atentos a:

  • El centro intelectual, (cabeza) pensamientos, recuerdos, charla interior, etc.
  • El centro emocional, (plexo solar, sobre el abdomen) sentimientos, apegos, celos, rencor, miedo, etc.
  • El centro sexual, (órganos sexuales) la lujuria, la pornografía, el deseo, etc.

La obscuridad se manifiesta en estos tres centros del cuerpo humano

Nuestra Luz debe brillar constantemente y nuestro anhelo y súplica permanente debe ser: que todo lo que aparezca o se manifieste en estos centros, ¡sea desintegrado! Pues nos hace olvidarnos de nuestra Luz.

Esta es una gran batalla pues serán miles de veces, a todo momento y de instante en instante, día tras día, las que debamos con nuestro Anhelo apelar a la Gran Luz para que elimine la obscuridad y nos Despierte y Libere (a nuestra Luz Divina).

El Anhelo sincero es una súplica sin palabras, usémoslo permanentemente para eliminar todo lo que se manifieste en estos centros.


Vía » Guardianes de la Luz