No le pidas al universo, pídele a quien lo creó..

No le pidas al universo

El tema de las leyes del universo se ha hecho muy frecuente. Tales enunciados tenían primero un tono esotérico, y posteriormente la física cuántica le ha dado un matiz más científico. Hemos podido comprobar el funcionamiento de estas leyes universales y su funcionamiento favorable en algún sentido, si nos sincronizamos con ellas.

No le pidas al universo, pídele a quien lo creó..

Se ha hecho por lo tanto, común que en muchas ocasiones agradezcamos al “universo” por la buena suerte que tengamos al hacerse realidad algún deseo, o esperamos que el “universo” nos favorezca en tal o cual cosa.

El asunto es que cuando nos quedamos solamente con el conocimiento de estas leyes, terminamos con una sensación de formar parte de un frío mecanismo al cual hay que adaptarse.

Somos parte, entonces de una maquinaria que funciona de determinada manera, y de nada vale lo que está en nuestro corazón.

Esa maquinaria funciona de manera perfecta, pero hay algo más allá, una inteligencia universal que la ha creado, una inteligencia que es capaz de pasar por encima de sus propias leyes y provocar hechos sobrenaturales.

La maquinaria del universo

La maquinaria del universo, por sí sola, nos deja sin sentido, sin una razón de ser… pero más allá, esa inteligencia que está por encima de esa maquinaria, nos da un propósito para que lo descubramos y lo realicemos; esa inteligencia que es el Ser Supremo, Dios, mueve la energía del amor como motor esencial de nuestras vidas.

No le pidas al “universo”, pídele a quien lo creó, al que todo lo puede, a Dios.

Pedro González Silva

Relacionado

Matemático dice que el Azar es necesario para entender Universo