Su capital El Edén

Allí en el centro del océano atlántico y durante 26.000 años existieron nueve islas pequeñas, alrededor de una más grande que constituía la Atlántida. El Edén, que más tarde se llamó Poseidón, era la Capital del Imperio y se encontraba en el centro de la larga playa al sur de la isla.

Desde ese sitio del Edén, sus dirigentes espirituales se comunicaban en forma directa con “La Gran Jerarquía Divina de los Melquisedec”, que nos gobiernan y que tienen su sede en esas tres Estrellas, en el punto central de nuestra Galaxia.

La Atlántida fue una antigua civilización con una cultura muy avanzada donde reinaba la paz y el amor entre los hombres, no existía la propiedad privada y todos gozaban de los mismos beneficios, puesto que sus habitantes poseían un nivel de Conciencia Superior (se encontraban formando una unidad con su Divinidad); allí todo era armonía y fraternidad.

Su duración fue de un ciclo de 26.000 años, que es el tiempo que nuestro sistema solar tarda en recorrer su propia órbita, la cual ocupa el séptimo y último giro alrededor de las Pléyades. Este circuito se divide en dos grandes períodos de 13.000 años; en una época es bañado por el Sol Central de la Galaxia y es el tiempo de la Luz y del florecimiento y en la otra etapa predominaba la oscuridad y es lo que se llama la noche de la Galaxia.

Cuando nuestro sistema solar atraviesa el espacio de sombra, es cuando sucede el hundimiento de la Atlántida, hace aproximadamente unos 10.500 a 11.500 años antes de Cristo. Los Calendarios de casi todas las culturas que eran muy similares entre sí, entre ellos, El Egipcio, el Maya, el Inca, el Persa, comienzan a contar a partir de este acontecimiento lo que llamaron el Nuevo Tiempo.

El hundimiento de la Atlántida produjo una gran conmoción en todo el planeta; se desataron grandes cataclismos, terremotos, maremotos, ocasionados por la condensación de una energía producida por la perversión y la corrupción que habían contaminado la Tierra, justamente durante ese tiempo en que reinaba la noche de la galaxia.

Fue a partir de ese momento cuando las grandes hordas cainístas, tomaron la ciudad capital por asalto destruyendo sus templos, su cultura, creando así un imperio de miseria y podredumbre, en la que predominaban las grandes orgías y el libertinaje, se veían por doquier, los rituales demoníacos eran los festines de cada día y fue así como las fuerzas de la oscuridad llegaron a tal grado de corrupción que se produjo el gran Diluvio Universal, al final de la Época Glacial, quedando la Tierra sumergida en sus aguas y la gran civilización Atlante quedó sumergida en lo profundo del océano.

El planeta con este gran estallido se separó en dos grandes continentes: Americano y Europeo Africano, hundiéndose así esta gran civilización, que quedo sumergida en el fondo del mar.

Todos los Libros Sagrados de las diferentes culturas nos hablan de este gran cataclismo y muchas civilizaciones coinciden en que sus orígenes provienen de la antigua Atlántida. Grandes filósofos, entre ellos Platón, maestros y videntes, tales como: Edgar Cayce, Elena Blavatsky hablaban de esta civilización dorada, donde su corazón madre estaba situado directamente encima de la fractura de Atlántis en la grieta del Atlántico medio.

Allí en el centro del océano atlántico y durante 26.000 años existieron nueve islas pequeñas, alrededor de una más grande que constituía la Atlántida. El Edén, que más tarde se llamó Poseidón, era la Capital del Imperio y se encontraba en el centro de la larga playa al sur de la isla.

La Atlántida tenía una altísima cordillera con nieves perpetuas, los “Montes Merú”, que abrazaban a la isla mayor protegiéndola de los vientos y de las inclemencias del continente del norte; estos Montes estaban coronados con dos volcanes gemelos “Atlas y Gadeiros”; ellos eran los pilares de la isla.

Había una serie de cataratas dispersas en varios lugares, así como una naturaleza prodigiosa, la cual se podía apreciar en toda su extensión, en donde ríos, lagos y montañas rodeaban la ciudad capital y hacían su protección, coronándola en toda su superficie. La fauna y la flora eran variadísimas, dándole vida y diferentes matices de mucho colorido a ese paradisíaco lugar.

Grandes adelantos en el campo científico, espiritual, político, social, cultural, educativo y otros se aplicaban allí, en perfecta armonía antes de llegar a su decadencia y destrucción. La ciudad capital o el Edén, fue creada en forma esférica, formada por tres extensiones de tierra, estas a su vez, separadas por tres franjas o canales de agua, todo en forma circular; diseñadas dentro de cuatro paisajes con diferentes elementos, que tenían que ver con las cuatro estaciones del año, los cuales estaban dirigidos hacia cada uno de los puntos cardinales.

Cada una de las 4 direcciones estaban divididas por un canal o río que tenían diferentes matices de un determinado color, el cual iba de acuerdo al paisaje de la estación donde se encontraba ubicado. Ellos nacían en el centro de la isla, donde se hallaba la primera porción de tierra o pequeña isleta llamada, “El Maqom Ehah” (centro corazón), donde estaban: Los Templos principales (allí se impartía una gran Sabiduría), un Obelisco y tres Pirámides que representaban las tres estrellas que conforman a Sirius (Sirius A- B y C) el cual es el eje centro de nuestra “Galaxia la Vía Láctea”.

Desde ese sitio del Edén, sus dirigentes espirituales se comunicaban en forma directa con “La Gran Jerarquía Divina de los Melquisedec”, que nos gobiernan y que tienen su sede en esas tres Estrellas, en el punto central de nuestra Galaxia.

Los 4 ríos o canales, partían de ese lugar mencionado de la isla, hacia las 4 direcciones, en donde se encontraban las 4 estaciones, circunscritas dentro de los 4 puntos cardinales; protegidas por 4 Arcángeles con sus 4 legiones de Ángeles, 4 Elementos y sus respectivos gobiernos y cada dirección corresponde a los 4 cuerpos en evolución que posee el hombre. Con todos estos elementos nombrados, se crea una perfecta Cruz de 4 brazos iguales, (La Cruz de Malta)…




Relacionados

Comentarios

comentarios



seguir leyendo en página: