Familia atormentada por un ser Demoníaco en Nueva York

Familia atormentada por un ser Demoníaco en Nueva York
Familia atormentada por un ser Demoníaco en Nueva York

La viuda de un famoso bombero en el Bronx, Nueva York, que falleció en el fatídico incendio conocido como el Domingo Negro el 23 de enero de 2005, afirma que está siendo atormenta por un demonio después de trasladarse con sus dos hijas a su nueva casa en Long Island en 2006.

Los medios de comunicación nacionales se han hecho eco de la terrible historia de la familia Meyran, que tuvieron que huir de su antigua casa en Malverne para escapar de los recuerdos dolorosos y de la atención de los medios de comunicación poco después del fallecimiento de su esposo, el teniente Curtis Meyran.

Después de trasladarse a su nueva casa, la esposa de Curtis, Jeanette Meyran de 53 años, dijo recientemente que tenían un sentimiento espeluznante en el bungalow de dos pisos, que se encuentra ubicado en los bosques del condado de Suffolk, en St. James.

En principio, se pensó que era una sensación de inseguridad, lo que hizo que los amigos de su esposo se ofrecieran a solucionar el problema.

Unos días después, los amigos instalaron un conjunto de cámaras de seguridad en el hogar además de incorporar un completo sistema de seguridad, lo que ayudó a Jeanette a sentirse más segura con sus dos hijas pequeñas.

Pero por desgracia, los peores temores se hicieron realidad.

En 2006, una noche los sistemas de seguridad alertaron de presencias alrededor de su vivienda.

Jeanette rápidamente su puso delante de los monitores de las cámaras y pudo observar a varios hombres encapuchados que se encontraban en su patio trasero, pero lo sorprendente era que las siluetas eran transparentes:

-Ellos eran transparentes, al igual que los contornos de las personas. Era salvaje… No me lo podía creer, me eché agua en la cara-, dijo Jeanette a los medios de comunicación.

Pero esos solo fue el principio de la pesadilla, sus hijas también comenzaron a ver misteriosas siluetas por toda la casa.

Angela, ahora de 18 años, y Danine de 15, por las noches escuchaban extraños susurros y fuertes estruendos provenientes del interior de las paredes de sus habitaciones.

Jeanette al no saber qué hacer, explicó lo que estaba sucediendo a sus amigos los bomberos, quienes en una investigación a fondo por toda la casa descubrieron una gran estrella de cinco puntas en el sótano, junto con huesos de animales y dientes humanos.

También encontraron un inquietante diario escrito a partir de 1927, por una joven llamada Christina.

En él se detallaban los abusos sexuales en la que se encontraba sometida por parte su padre, que pertenecía a una secta la cual realizaba sacrificios con animales y con personas. Una parte del diario decía:

Él me hizo sangrar de igual manera que hacia sangra a los animales”

Una de las situaciones más aterradoras que sufrió la familia Meyran fue cuando Jeanette regresó a su casa, encontrando todo por los suelos. Las puertas de los armarios estaban abiertas, las ollas y las sartenes estaban esparcidas por el suelo de la cocina.

La familia escuchó susurros en las paredes, algunos gritando sus nombres. Meyran y sus hijas también describieron cómo Danine fue atrapado por algo en la casa.

-Parecía como si estuviera teniendo un ataque que estaba muy asustada-, dijo Meyran, agregando que ella escuchó ruidos que sonaba como si alguien estaba realizando un ritual.

Su hija Angela se encontraba acurrucada en su habitación, aterrada de miedo y llorando. Ella dijo que todo comenzó a volar por toda la cocina.

En 2008, Jeanette ya no podía soportar más la situación, así que se puso en contacto con un sacerdote, quien después de investigar todos los habitáculos de la casa, trajo botellas de agua bendita para realizar un ritual cristiano de limpieza espiritual, pero no funcionó.

En 2009, la pequeña Angela estaba sentada en un columpio en el patio de atrás cuando sintió que una fuerza la empujo desde atrás y la tiró del columpio, rompiéndose el tobillo.

Angela también fue testigo de una misteriosa figura que apareció en el espejo de su dormitorio:

“Vi un bulto negro que salió de mi espejo. ¿Qué podía hacer? Yo no podía correr”, dijo Angela, quien añadió que se escondió debajo de la cama. Olía a Muerte

Después de este incidente, Meyran llevó a sus hijas a la casa de su madre y llamó a un investigador de lo paranormal, Liz Milano, temprano en la mañana.

El investigador dijo que el sótano era un acceso para el mal, y que con las remodelaciones en la casa habían molestado a un demonio que se encontraba en el sótano, que había sido llamado mediante los rituales que la secta realizaba en la propia casa.

El investigador y la psíquica realizaron varios rituales de limpieza mediante salvia y sal kosher (sal marina) por toda la casa, obligando al demonio que saliera de la vida y de la casa de los Meyran.

Según los Meyran, funcionó. Jeanette explicó que el espíritu o demonio ya no les ha vuelto a perseguir desde entonces, pero la familia ya no ha vuelto a entrar en el sótano por la noche. Siguiendo las indicaciones del investigador y la psíquica, limpian energéticamente la casa cada tres meses.

Jeanette afirma que aparte de la ayuda de los expertos en ocultismo, contaron con la ayuda del espíritu de su marido Curtis, que sintió que les protegía desde el más allá. Ahora Angela y Danine dicen que a veces ven el fantasma de su padre, que les protege:

-En ocasiones veo a mi padre caminando por los pasillos, cuidando de nosotras. Siento la paz que emite mi padre, es bueno saber que nos está protegiendo-, dijo Angela.

Video Relacionado

[media id=108 width=600 height=338]

Fuente: Daily Mail