Verdadero Amor Reflexiones

El Verdadero Amor — Reflexiones

Angelita siempre fue una mujer muy bella. Sus encantos no tenían límites. Era una gran artista y su arte lleno de poesía, danza y canto, llenaba el corazón de quien la escuchaba.

El Verdadero Amor

Su corazón siempre estaba abierto al amor y el amor por los suyos era el mayor de sus tesoros. Así que no lo dudó un solo instante cuando tuvo que dedicarse por completo a su esposo, a su familia, dejando la fama para quien la quisiera tener.

Pasaron algunos años y Angelita era feliz con su esposo y los suyos, pero un día apareció en su vida el Alzheimer, y ya nada fue como antes.

Su corazón seguía amando a sus seres queridos, pero la mente le negaba el poder reconocerlos, el recordar sus nombres o incluso el desconocimiento total de las cosas más simples, condenándola a un olvido injusto y cruel.

Ángel siempre fue un hombre honesto

Amante de su esposa Angelita. Ahora solo vive para ella. El la cuida como el padre cuida a su pequeño hijo, la mima con el mismo cariño de siempre y siempre está a su lado.

Un día en la visita al médico, la enfermera le dijo a Ángel:

— Tendría que pensar en llevarla a un centro especializado, ella en cualquier momento dejará de reconocerlo a Ud. y a sus hijos.

–No, contestó Ángel, — ella hace tiempo que ya no sabe quién soy. Hace tiempo que no me reconoce por mi nombre.

La enfermera le preguntó extrañada:

— Y si ya no sabe quién es usted, ¿por qué esa necesidad de estar con ella a todas horas?

Ángel sonrió a la enfermera y le dijo:

— Ella no sabe quién soy yo, pero yo todavía sé muy bien quién es ella y mientras me sea posible, nunca la dejaré sola.

La enfermera se marchó con lágrimas en los ojos

Angelita ya no sabe el nombre de ninguno de sus hijos, no recuerda el parentesco de su esposo Ángel, pero cuando te ve, su corazón sigue recordando tanto amor como siempre ha tenido para todos y se funde en un fuerte abrazo. No recuerda nuestros nombres, pero su corazón sabe de amor.

Cuando pienso en Ángel y Angelita, me digo para mi mismo:

Esa es la clase de amor que quiero para mi vida. El verdadero amor no se reduce a lo físico ni a lo romántico. El verdadero amor es la aceptación de todo lo que el otro es, de lo que ha sido, de lo que será y de lo que ya no es

El Alzheimer — Factores emocionales y mentales