El sábado 11 de agosto, tendremos un eclipse de Sol de gran importancia para la humanidad, que sacudirá centros de poder que pueden transformarse o desmoronarse. En Venezuela no lo veremos; se se verá en Rusia, pero sí sentiremos su impacto con gran fuerza, porque a Rusia le moverá su sector de aliados y socios, y el gobierno venezolano ha sido en los últimos tiempos, un aliado del gobierno ruso, así que la geopolítica vivirá importantes procesos de reacomodo.

Eclipse de Sol en Leo: El tiempo ha llegado

El eclipse de Sol en un signo como Leo indica transformaciones profundas en los ámbitos de poder, y manifiesta además que se pondrá a prueba el poder creativo de la humanidad, tanto en lo individual como en lo colectivo y traerá consigo la llegada de nuevos liderazgos.

El efecto de un eclipse solar en Leo es muy poderoso, pues en este signo, el Sol está en su propia casa, es decir, su energía está fuerte, desbordante, de manera que un “apagón” solar tiene un efecto abrupto y contrastante, y cuando el astro rey recupera su luz, se produce un “corrientazo”, un “empujón energético” que sacude el ambiente y propicia cambios de forma más contundente y frontal.

El eclipse será parcial y no total

Aunque el eclipse es parcial y no total, quedará tapado un 70% del disco solar, por tanto la energía transformadora será muy poderosa. Como dijimos, esta es una “transmisión conjunta de nuestra sección en Facebook “Astrología en vivo”, y de nuestro blog “El Termómetro Zodiacal”.

En “Astrología en vivo” hicimos una serie de pronósticos y entre otras cosas hablamos de que en Venezuela un cambio estaba cerca, y dijimos que el inicio de este cambio vendría con el eclipse solar del 11 de agosto.

Relacionado

Un cambio para Venezuela – Astrólogo Pedro González Silva

También dijimos que la gran mayoría de pronósticos contenidos en mi libro “Karma Cáncer, Misión Capricornio: Una visión astrológica de Venezuela” se estaban manifestando, y que justo ahora es que empieza a cumplirse la predicción central del libro (escrito en 2014) ya que desde siempre mantuve que el ciclo político actual concluiría entre 2018 y 2019; por eso el libro ahora adquiere plena vigencia.

No circula en Venezuela, sino en librerías virtuales y se puede adquirir ya sea en digital o impreso, pero desde el extranjero, es publicado por la editorial The Little French.

Pues bien, volviendo al eclipse y a lo que dije en “Astrología en vivo”, el eclipse del 11 de agosto marcará una serie de sucesos de impacto, que en el caso venezolano, indica el “principio del fin” del actual sistema de gobierno. El tiempo ha llegado.

Atentado Nicolás Maduro

Y la influencia del eclipse empieza a notarse poco antes de que se produzca, tal como pudimos observar este sábado 4 de agosto, con el atentado a través de un dron con explosivos, contra Nicolás Maduro, quien ejerce el poder el Venezuela.

Ese día estaba el cuarto menguante de la Luna, que como he señalado aquí mismo, es “la Luna de la despedida”, del cierre de ciclo. Además estaba en Tauro, “casualmente”, el ascendente del mandatario.

Relacionado

Andanzas de la Luna Menguando – El recorrido de la despedida

Pero poco antes, ya había ocurrido un hecho impactante

El juicio público contra Maduro, llevado por el Tribunal Supremo de Justicia en el exilio desde Colombia, con la intervención de la Fiscal General en el exilio, Luisa Ortega Díaz, quien hizo una serie de denuncias muy graves, no solo contra Maduro, sino con varios de sus colaboradores, a quienes señaló con nombre y apellido.

Fue significativo que se escogiera Colombia como sede de este juicio, porque la presencia de venezolanos en un recinto de Poder en el país hermano, nos hizo remontarnos a los tiempos de la Gran Colombia, cuando nuestro libertador Simón Bolívar (que por cierto era Leo) era el Presidente de la naciente gran nación latinoamericana, sueño posteriormente frustrado. Es como si de pronto, ese volver al pasado pudiera significar una reivindicación a su memoria.

Este eclipse solar influye no sólo en Venezuela

Pero este eclipse solar que viene el 11 de agosto influye no sólo en Venezuela, marcará sucesos internacionales a gran escala; además, este eclipse se enlaza con otros que ocurrieron en el pasado, para dar continuidad a eventos mundiales que están en pleno desarrollo.

Es así como este eclipse guarda relación con una que hubo el 21 de agosto del año pasado, también en Leo, y que en aquel entonces tocó de manera exacta el ascendente del presidente de EEUU, Donald Trump, y por ende marcó influencia en Estados Unidos.

Curiosamente aquel eclipse también toco la carta astral de Corea del Norte, y en el transcurso de este año hemos visto los “tira” y “encoge” entre el presidente de EEUU y el de Corea del Norte, pero lo más impactante fue el encuentro entre ambos mandatarios.

Este eclipse le toca a Rusia

Ahora, este eclipse le toca a Rusia, la otra potencia mundial, cuyo presidente Vladimir Putin, también ha mantenido un “tira” y “encoge” con Trump, en donde, según los que denuncian, a veces aparecen pactos secretos entre ambos, y en otras, grandes desacuerdos y tensiones.

El ascendente de la carta astral rusa es Acuario, y el eclipse en Leo lo toca muy cerca en oposición, es decir, que Leo es el signo opuesto de Acuario, y indica que Leo es para Rusia el sector de los aliados o socios, y también de las relaciones bilaterales entre países, por tanto esta vez Rusia vivirá grandes cambios, ya sea con aliados o con países con los que mantiene relaciones.

Pero aún más allá, este eclipse del 11 de agosto guarda asombrosa relación con otro ocurrido en la misma fecha, y casi en la hora:

Con el eclipse en Leo del 11 de agosto de 1999. Este eclipse ocurrirá a las 5:59 de la mañana (hora venezolana) y el de 1999 ocurrió a las 7:10 de la mañana, hora venezolana, y ambos en el mismo sitio: a 18 grados de Leo.

El de 1999 nos trajo a los venezolanos grandes transformaciones: una Constituyente, una nueva Constitución, y la vaguada en el estado Vargas y fuertes inundaciones en Caracas.

Esperemos que este eclipse no traiga fenómenos de la naturaleza

Pero en lo político ya parece avizorarse el cambio. En el eclipse de 1999 se derrumbaba el modelo democrático que luego llamaron “cuarta república”, y de manera progresiva se fue instalando uno nuevo que derivó hacia el totalitarismo comunista en su última fase.

Ahora, este eclipse, representa la conclusión y derrumbe de este modelo, y el nacimiento de uno nuevo, el cual todavía no tenemos claro.

El eclipse del 11 de agosto de 2018

Es decir, este que tendremos en pocos días, como mencioné, está en el grado 18 de Leo, al igual que el de 1999. La carta astral de Venezuela tiene a Plutón en el grado 18 de Piscis, y por tanto el eclipse, tanto de aquel entonces como ahora, mueve su área de transformaciones, donde se derrumba lo viejo para dar paso a lo nuevo.

Pero además, en esta ocasión, el eclipse de Sol de este año toca directamente a Nicolás Maduro, quien tiene a Marte a 18 grados de Leo, por tanto el eclipse le toca muy fuertemente, en conjunción, al planeta Marte, el astro de la guerra, de la violencia, de la acción.

Bueno, ya tuvo un abreboca, y por lo que pudimos ver, con reacciones tales como “huyamos por la derecha” y con esa gran cantidad de tropa corriendo asustada, es más probable que ocurran acciones contra él, a que sea él quien lance una ofensiva.

Pero en todo caso, estaremos atentos, porque según lo que parecen indicar los astros está cercana su salida forzosa del poder, y la llegada de un tiempo de transición para concluir las energías de esta etapa venezolana, ya que el nuevo ciclo arranca (astrológicamente, y coincide con nuestras normas constitucionales) en enero de 2019.

No obstante hay que estar cuidadosos, porque las posibles acciones agresivas del mandatario pueden dirigirse a lo interno: represión a protestas, a opositores, etc…


Pedro González Silva