Voy a escribir sobre lo que ocurrirá, creo que próximamente, en Venezuela, por una sola y única vez en este tiempo. No soy partidario de estar haciendo pronósticos continuos que lo que hacen es crear falsas ilusiones. Los astrólogos no somos videntes, no somos infalibles, no “vemos” el futuro.

Un cambio para Venezuela

Analizamos de manera objetiva las posiciones planetarias y nos vamos formando un criterio basados en esa interpretación, que bien puede fallar, o puede darse de forma distinta a como pensábamos.

En el pasado reciente ha habido aspectos astrológicos que favorecían enormemente las posibilidades de cambio político en Venezuela, pero tenemos libre albedrío, y podemos aprovechar o desaprovechar esos momentos, así como dice mi buen amigo Rocco Remo: “Los astros inclinan y cada quien decide”…

Nodos lunares

Sin embargo, hay aspectos astrológicos muy poderosos, que marcan el destino, con todo y libre albedrío. Los Nodos Lunares marcan esos momentos predestinados, y pienso que el cambio en Venezuela está muy ligado al ciclo de los Nodos Lunares, tal es la tesis que sostengo en mi libro (publicado hace 4 años) “Karma Cáncer, Misión Capricornio” .

En este libro he tenido aciertos y errores, pero la tesis central del mismo se ha venido dando en forma inexorable. Esta tesis indica que los cambios trascendentales en nuestro país se dan cuando los Nodos Lunares visitan el eje Cáncer-Capricornio o viceversa.

Las etapas políticas más marcadas en el país se han dado cumpliendo el ciclo de los Nodos Lunares, por ejemplo:

  • La llegada al poder de Cipriano Castro y Juan Vicente Gómez;
  • El período de transición de Eleazar López Contreras e Isaías Medina Angarita;
  • La Revolución de Octubre del 45 que trajo el voto universal, directo y secreto, los 40 años de democracia (llamada ahora cuarta república);
  • El período chavista, y el chavismo sin Chávez que comenzó con la enfermedad del mismo, y que es la etapa que estamos viviendo, y que de acuerdo al ciclo de los Nodos, está llegando a su fin.

Este final comenzará en noviembre cuando los Nodos entren a Cáncer y Capricornio

Y en el transcurso de año y medio se acoplarán al Sol en Cáncer y la Luna en Capricornio de la carta astral de Venezuela. El momento culminante del cambio se puede dar en el transcurso de este año y medio que dura el recorrido de los Nodos por Cáncer y Capricornio, aunque nosotros pensamos, por otros factores, que este cambio puede ocurrir en los últimos meses de 2018 o el primer trimestre de 2019.

En todo caso, no se trata solamente del momento culminante del cambio, sino de todo un proceso que se dará antes y después de ese cambio. Y acoplado a la energía de los Nodos en Cáncer y Capricornio, tenemos la sospecha de cuál puede ser el líder que encabece este cambio (a menos que aparezca uno que no conocemos).

Henrique Capriles Radonsky

El líder que vamos a mencionar ha llegado a la mayor cima de popularidad y luego ha caído y hasta ha sido despreciado, ha vuelto a resucitar y llegar a la cima, y de nuevo caer; eso le ha ocurrido como tres veces. No lo mencionamos porque sea o no sea el de nuestra simpatía, sino porque es el único en la oposición que tiene acoplados sus Nodos al eje Cáncer-Capricornio, se trata de Henrique Capriles Radonsky.

También tenemos a quien se habría de enfrentar Capriles por el lado del oficialismo: Diosdado Cabello, y en este caso hay otro: Vladimir Padrino; ambos tienen sus nodos acoplados a Cáncer y Capricornio.

¿Y por qué pensamos que se va a dar el cambio, si del lado oficial hay dirigentes con los Nodos alineados? Porque el contexto nos señala que el modelo en el poder está agotado, y es inevitable el cambio.

Les cuento esto: cuando ganó Chávez con sus Nodos alineados a Cáncer y Capricornio, su principal rival (luego de derrumbarse las opciones de Irene Sáez y Claudio Fermín) fue Henrique Salas Romer, quien al igual que Chávez, tenía alineado sus Nodos a Cáncer y Capricornio.

Ganó Chávez que representaba el nuevo modelo en ese entonces, derrotando a quien representó al viejo modelo que agonizaba. Así ocurre ahora pero al revés, ahora el chavismo es el viejo modelo.

Por supuesto que para llegar a ese posible enfrentamiento Capriles contra Diosdado o Padrino, muchas cosas deben ocurrir: que se fuerce al gobierno a realizar unas nuevas elecciones, o que el gobierno salga del poder por otra vía y se dé un gobierno interino que convoque a unas elecciones.

Y es que yéndonos más lejos, parece estar escrito en el cielo (de eso sí escribiré más ampliamente en su momento) que en 2021 tendremos nueva constitución.

Eclipse de Sol en Leo

Pero antes de que los Nodos lleguen a Cáncer y Capricornio, tendremos un evento astrológico de importancia y en una fecha emblemática: un eclipse de Sol en Leo que ocurrirá el 11 de agosto de este año.

Decimos que es una fecha emblemática porque el 11 de agosto de 1999 ocurrió un eclipse de Sol en Leo, acompañado de una cruz cósmica, que ocurrió en fechas cercanas a la elección y funcionamiento en Venezuela de una Asamblea Constituyente, que en diciembre presentó una nueva constitución nacional, que fue aprobada en referéndum popular el 16 de diciembre de ese mismo año, justo en medio de un impresionante aguacero que trajo el deslave en el estado Vargas y fuertes inundaciones en Caracas.

Es una coincidencia extraordinaria que se repita un eclipse un 11 de agosto; es de importancia que sea en Leo, porque Leo rige al Sol y es el signo del liderazgo y el gobierno, y ocurre en el grado 18, donde Venezuela tiene a Plutón, que está unido en su carta al Sol con un aspecto muy favorable, llamado “trígono”.

Plutón mueve a cambios profundos que se van dando en forma subterránea y de repente afloran para que todo dé un vuelco en forma drástica.

La energía del eclipse se va manifestando en el transcurso de seis meses, y en este caso se enlazará en noviembre con la llegada de los Nodos Lunares a Cáncer y Capricornio. Y nosotros no tenemos más que seguir las noticias e irlas comparando con estas energías planetarias, para seguir estudiando Astrología en Vivo!!


Pedro González Silva