Segundo eclipse de este mes, aunque el anterior ocurrió el 31 de Enero, por tanto privando a Febrero de una Luna LLENA, ya que hubo dos el mes anterior y también habrá dos en Marzo. Este eclipse ocurre en los últimos grados de Acuario pero con cuatro planetas en este signo futurista y visionario: Sol-Luna-Juno-Mercurio y por supuesto el Nodo Lunar, que como ya sabemos es lo que hace que haya eclipse.

Eclipse parcial de Sol y Luna Nueva en el signo de Acuario – 15 de febrero 2018

Cuando hay lunas nuevas o llenas a pocos grados de los Nodos Lunares tenemos eclipses. Siendo un signo regido por Urano y Saturno, además de ser el último signo de Aire, tiene una perspectiva más elevada y global de los dilemas humanos. Visión que abre un mundo de posibilidades que nos permite mirar los problemas de una forma menos emocional y con espíritu de progreso y evolución.

Por tanto esta Luna Nueva y eclipse parcial de Sol en Acuario, nos trae la magnífica oportunidad de mirar los temas que hemos estado viviendo con intensidad, de una forma menos apasionada y mucho más racionalmente. Este despegue emocional nos permitirá hacernos algunas preguntas que mientras estábamos funcionando desde la pasión, no podíamos hacernos.

La parte Saturnina de Acuario nos ayudará a pensar con los pies en la tierra, y la parte Uraniana nos invitará a buscar soluciones para todos, no sólo para algunos.

La marcada y apasionada división que hemos estado viviendo en el último año, en muchos países, tiene ahora una oportunidad de bajar la temperatura y analizar nuestro punto de vista para que podamos encontrar un compromiso (Juno) y entablar diálogo (Mercurio) de una forma Acuariana, es decir pensando en la totalidad de la Humanidad y no sólo en nuestro tema local.

Algo nos pide buscar un compromiso entre nuestra mente inferior cotidiana y nuestra mente más elevada, más consciente, para que podamos descifrar que nos lleva al conflicto en primer lugar. PISCIS, donde se encuentran Venus, Neptuno y Quirón en este eclipse, agregan en el concepto de que la verdadera herida que todos sufrimos es Humana y no de una nacionalidad o religión en particular.

También nos invita a TODOS a participar en este momento de cambio, sobre todo en temas femeninos como la lucha por igualdad de sueldos entre hombres y mujeres, en contra del abuso sexual, que Júpiter desde Escorpio tan sabiamente nos ilumina. Las mujeres en Saudi Arabia finalmente luchan para poder “conducir” legalmente. ¿Os imagináis? Algo que las mujeres en el Occidente tomamos como dado.

Juno también muy cerca del grado del eclipse, nos empuja a defender nuestros derechos en estas culturas patriarcales en las que vivimos. Como también a preguntarnos si las guerras de poder que libramos con nuestras parejas valen la pena. ¿Quien gana al final? Estamos dentro de la pareja que queremos o nos hemos dejado llevar por los preceptos culturales y/o familiares.

Acuario nos permite mirar con visión de futuro, e imaginar lo que el mundo y nuestra sociedad serán en unas décadas y nos ofrece la perspectiva para que podamos adaptarnos a lo nuevo, dejando atrás ideologías y preceptos que nos limitan y mantienen atados al pasado.

Urano, el regente moderno de Acuario pronto cambia de signo, entrando en Tauro en Mayo, después de 7 años en Aries y nos dará un buen empujoncito, sobretodo a los signos fijos (Tauro-Leo-Escorpio-Acuario) para que renovemos nuestro sistema de valores. Debemos cerrar capítulos, y subirnos al siglo 21. Aunque Trump haya creado el slogan “make América Great again”, la última palabra “again” que implica repetición, volver al pasado, “una vez más”, sobra, pues no podemos volver atrás.

Todo lo que diseñamos hoy tiene el color del pasado, pero no es el pasado ni lo será nunca. Nada puede volver a estar como estuvo alguna vez. Acuario nos recuerda este concepto, a pesar de ser un signo fijo, mira hacia adelante, hacia lo nuevo, hacia ese lugar donde no hemos estado antes. Esto es para lo positivo y lo negativo. Debemos dejar ir de nuestros resentimientos por eventos que pasaron 70-80 años atrás, no necesariamente olvidando, pero sí cerrando capítulos y aceptando que muchos de nosotros ni siquiera estábamos vivos cuando estas cosas ocurrieron.

Este eclipse nos pide curar esas heridas, aceptando que estos eventos como dolorosas guerras civiles, han ocurrido en varias partes del mundo y seguimos tratando de arreglar el mundo con guerras, como vemos hoy en Siria y Yemen, por nombrar algunos.

Usemos este impulso Acuariano para elevarnos y poder funcionar desde una mente superior que nos permita vernos como este grupo de gente que somos, esta especie, que junto a las demás especies sobre este planeta estamos tratando de sobrevivir, progresando sin tener que eliminar a ninguna de las otras especies, encontrando un compromiso que nos favorezca a todos.

Si seguimos funcionando desde los nacionalismos, insistimos en separarnos y sufrir en vez de beneficiarnos de las diferencias . Aunque todos somos iguales, lo somos de una manera diferente y eso no es algo negativo, sino todo lo contrario. Nos enriquece a todos.

Esta Luna Nueva y Eclipse también marca el Nuevo Año Chino del Perro, que justamente habla de nuevas aventuras y cambios de forma de vida. El Nodo Norte de la Luna está en Leo, junto a Ceres y esto también nos habla de la necesidad de retornar a la Diosa, a la Naturaleza, y al Amor Universal y a la colaboración con los demás.


Astrología Arquetípica – Cristina Laird
Astrologia en simples palabras