Lugares con más Microbios y Bacterias en una Escuela

microbios y bacterias en una escuela
microbios y bacterias en una escuela

No hay manera de evitar que tu hijo esté en contacto con microbios, pero al menos en casa puedes asegurarte de limpiar y desinfectar esos lugares en los que sabes suelen alojarse las bacterias. ¿Pero qué pasa cuando tu niño está en la escuela? Los baños, las mesas y los bebederos son compartidos por cientos de pequeñitos que no siempre se lavan las manos, así que, ¿imaginas cuánta suciedad viene y va, de mano en mano, y de boca en boca?

Los lugares con más microbios y bacterias en una escuela

Según varios estudios, la mayor amenaza en este sentido es la mesa de la cafetería, pues ese es el lugar en donde se acumulan más microbios dentro de las escuelas.

¿Ahora entiendes por qué es relativamente común que tu hijo vuelva a casa con un resfriado o un malestar estomacal?

— Algunas bacterias pueden provocar infecciones y suelen acumularse en las superficies que se tocan con más frecuencia, sobre todo en áreas donde hay mucho contacto entre las manos y la boca, como la mesa de la cafetería — explicó la Dra. Aliza Lifshitz, internista en el Cedars-Sinai Medical Center.

Cada día, millones de estudiantes y empleados asisten a más de 130,000 escuelas públicas y privadas en los Estados Unidos. De hecho, unos 38 millones de niños en edad escolar en los Estados Unidos faltaron a la escuela en los últimos doce meses a causa de una enfermedad o lesión.

¿Es posible evitar contagios en la escuela?

Primero que nada, hay que identificar cuáles son los lugares donde se acumulan más microbios.

Investigadores de la Universidad de Arizona analizaron los salones de clases y las superficies en las áreas comunes de seis escuelas del sistema escolar K-12 para determinar la cantidad relativa de bacterias heterotróficas y coliformes en las superficies duras no porosas que se tocan con más frecuencia.

De acuerdo con este estudio, estos son los lugares más contaminados de las escuelas:

  • La mesa de la cafetería.
  • El mouse de la computadora, que albergaba casi el doble de bacterias que los escritorios.
  • La manija del portarrollos de papel en el baño.
  • Los bebederos.
  • Los grifos del baño.
  • La mesa de la biblioteca.
  • El teclado de la computadora.

¿Qué puedes hacer tú para proteger a tus niños?

La Dra. Lifshitz explica que la tarea de los padres es inculcar una buena higiene en los chicos. Para ayudar a sus hijos a reducir la propagación de microbios, los padres deben promover el lavado de manos frecuente o el uso de desinfectante para manos a base de alcohol, especialmente cuando compartan útiles escolares o se turnen para usar la computadora.

La Dra. Aliza brinda los siguientes consejos para ayudar a mantener limpio el salón de clases:

  • Desinfectar las áreas donde se acumulan muchos gérmenes: incluso si el salón de clases está limpio por la mañana, los microbios se reproducen durante todo el día.

De hecho, se encontró evidencia del virus de la influenza A en el 13.6% de las superficies analizadas por la mañana, cifra que aumentó a cerca del 50% por la tarde.

Es por eso que los maestros deberían poner en práctica una rutina de desinfección frecuente de las áreas del salón de clases donde se acumulan más microbios, como los escritorios y los picaportes, con paños desinfectantes, de acuerdo con las instrucciones. Esto puede ayudar a complementar el trabajo de los conserjes de la escuela.

  • Proporcionar los herramientas adecuadas: Los padres pueden llevar a la escuela desinfectante para manos o paños desinfectantes para facilitarles la limpieza a los maestros.
  • Evitar tocar las superficies del baño: Los padres deberían enseñarles a los hijos a que usen toallas de papel para tirar de la cadena del inodoro y abrir y cerrar los grifos. Si el inodoro tiene tapa, deberían bajarla antes de jalarle a la cadena.
  • Predicar con el ejemplo en casa: Los niños regresan de la escuela con mucho más que tarea para el hogar. Por eso es importante que los padres adopten las mismas rutinas en casa, como pasar paños desinfectantes por las superficies que se tocan con más frecuencia, como el control remoto, los mesones, los teléfonos y los interruptores de la luz.

Vía » prnewswire.com