La definición que sigue se refiere a una persona que sufre de transpiración abundante y anormal, no generada por un acto natural ni provocada por una sesión de sauna. También se aplica a la persona cuyo volumen de sudor expulsado es considerablemente reducido.

¿Qué conflicto emocional estoy viviendo?

Todo problema de sudoración está relacionado con un conflicto emocional que estoy viviendo, que llevo viviendo por años, que no dejo de vivir. El líquido corporal representa simbólicamente a nuestro cuerpo emocional.

Poca sudoración

La persona que no transpira lo suficiente es aquella que siente muchas emociones y las reprime por miedo a herir a los demás.

Resentir:

  • “Nunca diré lo que en realidad siento”
  • “No me gusta expresar mis sentimientos, me pueden lastimar”

Mucha sudoración

La persona que transpira demasiado es aquella que, después de haber reprimido mucho sus emociones, llega a su límite emocional y ya no puedo reprimirlas más.

Resentir:

  • “Quiero soltarme de las personas fácilmente”
  • “No quiero relacionarme con nadie, es peligroso”

Si el sudor viene acompañado por mal olor, la persona tiene pensamientos de ira hacia sí misma. Está resentido consigo mismo por todas las emociones negativas que ha acumulado desde hace muchos años. Le urge perdonar a aquellos con quienes vivió estas fuertes emociones y, sobre todo, perdonarse a sí mismo.

El mensaje es muy claro

Tu cuerpo te muestra que lo que crees con respecto a la expresión de tus emociones no te beneficia. Tus emociones reprimidas no te sirven para nada. Si aprendes a expresarlas más, dejarás de culparte por sentirlas, y así podrás restablecer contacto con tu sensibilidad. Lo ideal es ser sensible sin vivir de las emociones.


AKASHA SANACIÓN INTEGRAL