Arcángel Metatrón (El más cercano al Trono)

Arcángel Metatrón
Arcángel Metatrón

Metatrón es el nombre de un ángel presente en el judaísmo y algunas ramas del cristianismo, aunque no hay ninguna referencia a él en las escrituras bíblicas. Otras versiones de su nombre son: Mattatron, Metratón y Metator. A diferencia de todos los demás ángeles que terminan con el sufijo ‘EL’ (Dios) este ángel no posee esa distinción; la razón achacada a esto es que se trata de uno de los dos ángeles que fueron humanos antes de ser convertidos en ángeles por Dios.

Arcángel Metatrón

De acuerdo con una doctrina judía, Enoc fue llevado por YHWH/Yahwéh y transformado en Metatrón. Sin embargo esta opinión no es compartida por muchas autoridades talmúdicas, para quienes existen dos Metatrones, uno de siete letras y otro de seis.

El primero sería el Metatrón primordial y que en uno de los libros de Enoc, le da el titulo a Metatrón de “YHWH Menor”; el segundo Metatrón es el Enoc transformado en ángel. Mientras el primero sería el escriba de Dios, el segundo en la corriente Cabalística y citado en el libro de Zohar como ‘Metratón el Joven‘ se lo identifica como el ángel (luz) que guió al pueblo de Israel tras salir del Egipto por el desierto.

Una segunda versión señala que Metratón se trata de la versión ‘masculina’ de la misma Shekina (Gloria de Dios), que algunos ven como el aspecto femenino de Dios (esposa de Dios antes de volverse este en un dios único, —recordemos que en todas la mitologías antiguas el dios del cielo se une a la diosa de la tierra—).

La Shekina

Es en traducción el lugar donde habita Dios (El templo o el cielo, donde se encuentre su presencia, o el soplo de la inspiración divina según sea el caso).

La tradición Cristiana habla del Padre, el hijo y el Espíritu Santo; una trinidad masculina que representan manifestaciones de un todo; algo no muy distinto a otras mitologías donde existían sobre todo diosas triples; pero también en las antiguas mitologías paganas se tiene siempre al padre, la madre y el hijo/hija, así el hoy Espíritu Santo es una versión masculinizada de la antigua Shekina, la madre.

Restos de esta confusión o asociación de Metratón con la Shekina vienen de la tradición talmudica, cuando Elisha Ben Abuya, de quien se decía que había entrado en el Paraíso, había visto a Metatrón sentado en una posición que en el Cielo sólo se le permite a Yahveh mismo.

“Guardián de la Entrada” o “Aquel que esta detrás del Trono“.

Por lo tanto Elisha Ben Abuya consideró que Metatrón era una deidad, y dijo: «¡Realmente hay dos poderes en el cielo!». Los rabinos explican esto señalando que Metatrón es el escriba celestial —una secretaria—, que registra todos los hechos de Israel y por ello estaba sentado al lado de Dios —aquí cada quien ve lo que quiere ver.

Quizás la tercera versión sea más explicativa, para algunos el nombre de este ángel procede de palabras hebreas que traducen “Guardián de la Entrada” o “Aquel que esta detrás del Trono“.

Otros como el escritor Robert Graves señalan que el nombre es de origen griego, implicando una aparición más tardía y propia del nuevo testamento o posterior. Según este autor el término ‘Metatrón‘ sería una corrupción hebrea del griego ‘meta ton thronón‘ (más cercano al trono); otros señalan que en la traducción al latín ‘metator‘ significa medidor o mensajero. Esta tesis se apoya en que la mayor mención de este ángel es en la Cábala en textos que se desarrollaron entre los siglos XII y XIII.

Gran escriba del Cielo

La Cábala pone a Metatrón como el ‘Canciller del Cielo‘ o como el ‘Gran escriba del Cielo‘ encargado de escribir el ‘Libro de la Vida‘ y por esta razón es que se dice que puede sentarse en presencia de Dios, lo que mas nadie puede hacer y refuerza la idea de ser “el segundo al mando”.

Como escribano toma las palabras de Dios y las trasmite al resto de los ángeles, por ello a veces conocido como el “Rey de los Ángeles“. Él preside sobre el Árbol de la Vida ubicándose en el primer Sefirot (Keter), la corona y la idea primaria; la chispa de la creación surge de esa idea primordial, de la cual surgirá la luz que moverá todo; esta esfera equivale al Big-Bang de la creación del universo.

Otro aspecto vinculado a Metatrón es la geometría; el árbol de la vida,  la flor de la vida, el fruto de la vida y el huevo de la vida son figuras geométricas que parten del circulo primordial; este circulo se repite alrededor del primero y se superpone una y otra vez, generando las figuras mencionadas.

Una de estas figuras, el Cubo de Metatrón, que resulta de unir los centros de los trece círculos del fruto de la vida entre si; las líneas resultantes permiten dibujar cuatro de los cinco sólidos pitagóricos.

Esta imagen es dibujada por encima o sobre el pecho de Metratón ya que la leyenda dice que Metratón dibujó su alma para dársela al hombre.

El Cubo de Metatrón

El Cubo de Metatrón

Se considera también un glifo sagrado, y a veces se dibuja alrededor de un objeto o persona para protegerlo de los demonios y los poderes satánicos. Esta idea también aparece en la alquimia, en la que el círculo fue considerado un círculo de contención, o un círculo de la creación.

Arcángel Metatrón y los niños espirituales

Ares Cronida Bitácora
(Blog) de cuentos, mitos, leyendas, magia y más