Síndrome de Ovario Poliquístico

Síndrome de Ovario Poliquístico, InfoMistico.com

La afección endocrina del síndrome de ovario poliquístico, también conocida como síndrome de Stein-Leventhal, es uno de los trastornos hormonales más comunes en las mujeres en edad reproductiva.

Síndrome de Ovario Poliquístico — Biodescodificación

Aunque se trata de un trastorno complicado y variado, sin causa conocida, se puede clasificar en cierto modo como una enfermedad hereditaria. Es una de las principales razones de la infertilidad femenina.

Las pacientes suelen presentar menstruaciones irregulares o amenorrea debido a la oligoovulación o anovulación, infertilidad causada por cambios en la ovulación y ovarios poliquísticos (varios tumores).

Exceso de actividad androgénica

También conocida como hormonas masculinizantes, pueden causar hirsutismo y acné, así como resistencia a la insulina, que suele estar relacionada con la hipercolesterolemia, la obesidad y la diabetes de tipo 2.

Los síntomas de cada paciente son únicos en cuanto a su gravedad. La hiperplasia suprarrenal congénita, los tumores secretores de andrógenos y la hiperprolactinemia deben descartarse durante el diagnóstico.

¿Qué conflicto estoy atravesando emocionalmente?

En la Biodescodificación, la existencia del ovario poliquístico solo sirve para fines emocionales. El miedo a no poder concebir por culpa de los hijos de los familiares fallecidos. Ya no hay nada.

La verdad es que todas las mujeres somos plenamente capaces de reconocer cualquiera de estas dos historias en nuestra vida, a pesar de los intentos de los médicos por crearnos cuentos, preocuparnos e incluso temernos con su diagnóstico.

Alcanzar una condición de completa seguridad, autoestima y confianza en uno mismo es crucial. Las familias con mujeres que producen mucho drama o presumen de su vida reproductiva suelen tener el síndrome de ovario poliquístico. Donde el drama común de no querer hijos, no tenerlos o perderlos.

Además, debe examinarse desde una perspectiva biológica.

Procesos biológicos cambiantes

Si mi propósito biológico como mujer es nacer, crecer, desarrollarse, reproducirse y morir, soy totalmente capaz de cambiar mi rumbo cuando decida seguir otros intereses como mujer en el siglo XXI.

A esto debo añadir que mi familia ya ha heredado tragedias reproductivas que yo no heredé cuando fui concebida. Tras un diagnóstico de ovarios poliquísticos, lo primero que debo decidir en mi vida es que no voy a vivir una historia del tipo:

  • Si no tengo hijos antes de tal edad, no tendré hijos antes de tal edad.
  • No soy buena como mujer si no tengo hijos antes de tal edad.
  • Soy la única de mis hermanas que actualmente no quiere tener hijos.
  • No me imagino como madre y no me veo como tal.
  • Aunque ahora no quiero tener hijos, me preocupa no poder tenerlos en el futuro.
  • Tuve un aborto (o varios) y, como resultado, ahora me preocupa constantemente no poder tener hijos.
  • Siento que soy incapaz de tener hijos, a pesar de que todo el mundo lo desea.
  • Tengo miedo de tener un hijo, de que le pase algo o de que nazca mal.
  • ¿Y si no puedo tener hijos a pesar de la presión de mi pareja?
  • Todas mis abuelas y tías han perdido hijos; quizás yo también lo haga.
  • Estoy segura de que no puedo concebir, por lo que no puedo tener hijos.

¿Y si soy estéril después de haber intentado durante tanto tiempo quedarme embarazada?

Si nada de esto se ajusta a mi existencia ideal, tendré que ahondar en las historias familiares -de mi madre, de mis tías e, idealmente, de mis tatarabuelas- y aprender lo siguiente:

  • Niños no nacidos, neonatos que nacieron muertos y víctimas de abortos.
  • Mujeres que se negaron a ser madres, que querían tener hijos pero, no pudieron, fueron ridiculizadas por no ser madres o que tuvieron hijos sin desearlo.

Miedo a tener hijos

Deberíamos estudiar cualquiera de los relatos mencionados. Debido a algún miedo inherente o arraigado a tener hijos, el cerebro recibe de alguna manera la instrucción de “detener” cualquier reproducción potencial.

De esta forma, se desencadena la preocupación de “no poder tener hijos”, lo que lleva a una contradicción. Y para “satisfacer” nuestro estado de ánimo, el cerebro da instrucciones al ovario para que multiplique las células de esta manera.

Al obstruir los ovarios con tejido para detener la producción de óvulos fértiles, satisface nuestro deseo de evitar tener hijos. Por otro lado, al impedir que el ovario ovule con regularidad, disipa nuestra preocupación de no poder tener hijos.

El cerebro es incapaz de responder si se incluye el hecho de que las emociones de las mujeres son prácticamente siempre “un instinto”.

Familia y trabajo

Las mujeres se declaran independientes y aplazan el tener hijos hasta haber alcanzado el éxito profesional.

Cuando encuentran una pareja que altera esta percepción, de repente desean sentar la cabeza, formar una familia y dejar en suspenso los logros profesionales, pero entran en una fase de “quiero las dos cosas” de inmediato, una familia y un trabajo.

Al final viven en el caos porque ya no son conscientes de lo que realmente quieren, tras lo cual entran en una etapa de culpa y odio. Casi el 80% de las mujeres que han completado sus estudios, tienen un empleo y una vida profesional o laboral estable son más propensas a tener ovarios poliquísticos.

A diferencia de las mujeres, que siempre han priorizado la formación de una familia por encima de cualquier otro objetivo.

Identificación de un ovario poliquístico

En vista de ello, cuando se sospecha de un ovario poliquístico se deben realizar las siguientes pruebas:

  • ¿Tengo la vida que deseo?
  • ¿Sentiré ansiedad o culpa si dejo mi trabajo, me caso o dejo de ir a la escuela?
  • ¿Me siento culpable por ser demasiado mayor para tener hijos?
  • ¿Tengo miedo de no ser una buena madre?
  • ¿Realmente quiero tener hijos, o no?
  • ¿Me quedo embarazada simplemente porque mi cónyuge quiere tener hijos, o lo hago porque quiero tenerlo cerca?

Podemos indicar a nuestro cerebro lo que debe hacer con nuestros ovarios en la medida en que tengamos claros nuestros auténticos deseos, ya sean de ser madres o no. Porque el crecimiento del tejido en los ovarios continuará mientras tengamos un estado de “quiero y no quiero”.

Una parte importante del peso emocional se aliviará escribiendo una carta de duelo para liberarme de las circunstancias del embarazo de mi madre y de la condición de mis dobles en el árbol. Pero, sin duda, actuar con lógica será más crucial en mi vida romántica y sexual.

Artículos relacionados con este tema

Con información de Akasha Sanación Integral