Respeta y acepta quién eres y permite que otros hagan lo mismo

Respeta y acepta quién eres y permite que otros hagan lo mismo
Respeta y acepta quién eres y permite que otros hagan lo mismo

Encuentra tu propia aprobación, admiración y respeto. Buscar la aprobación constante de los demás, puede desgastarnos, frustrarnos y enfermarnos. Porque no importa lo mucho que lo intentemos, no podemos agradarle a la gente todo el tiempo.

Ser popular y aceptado

La constante necesidad de ser popular y aceptado trae consigo una bomba de tiempo. Porque cuando alguien te rechaza con un gesto, una palabra o una mirada, poco a poco tu mundo y amor propio se destruyen.

La constante necesidad de sentir la aprobación ajena y las palabras de aceptación crea máscaras y roba la libertad de ser nosotros mismos.

Decimos SI, cuando queremos decir NO

Nos llenamos de culpa cuando no cumplimos con los deseos de los demás. Hacemos cosas que no queremos y después nos quejamos de ello, debilitando nuestra fuerza interior.

Es cierto, te sientes bien cuando obtienes la aprobación de los demás; sin embargo, no necesitas ser aprobado por ciertas personas para sentirte bien contigo mismo o saber que tienes valor.

No hay necesidad de probar nada

Cuando sabes quién eres y te aceptas, no hay necesidad de probar nada. Al contrario, aprendes a:

  • Vivir con la aprobación o sin la aprobación de los demás
  • Decir NO, sin miedo a perder amigos, negocios o relaciones
  • Vivir bajo tus propias expectativas y no lo que otros esperan o quieren
  • Ponerte en primer lugar
  • Tomar la responsabilidad de tu bienestar mental, físico y emocional

Así que busca tu propia aprobación diariamente y no permitas que alguien más apague tu luz y tu voz. Respeta y acepta quién eres y permite que otros hagan lo mismo. ¡La decisión es tuya!


Laura Evelia – Autora de los libros: “Mi Mejor Enemiga” y “El éxito lo diseñas Tú.”