El Gran Poder de la Bendición

Poder de la Bendición
Poder de la Bendición

Este es otro habito que debemos cultivar para llevar una vida relajada armónica y abundante, la bendición. Cuando tu bendices, estás reconociendo la belleza omnipresente, oculta a los ojos materiales, estas activando a tu favor la gran ley de atracción creando el tirón magnético que te traerá todo lo bueno que anhelas para los demás al bendecirlos.

Conny Méndez

Conny Méndez, — Metafísica 4 en 1 Vol. 1

Bendigo las manos, bendigo tus manos; ¿por qué?, ¿por qué actúa? La bendición quiere decir «bien decir», es simplemente decir el bien, hablar en positivo, nada más. Cuando bendigan una cosa, aquello aumenta, aquello lo agradece, todo, hasta el teléfono se compone si tú lo bendices.

Todo, todo obedece a una bendición. Tú coges dos maticas y las riegas, pero bendice a una sola todos los días para que la veas ponerse bella, mientras que la otra da lástima. Entonces comenzarás a bendecir a la otra también.

Que los hombres bendigan sus negocios y bendigan el negocio del contrario. Aquél que tiene la misma ferretería o la misma botica, bendiga la de él también porque hay para todo el mundo.
Y cuando tú bendigas la de ese señor, se te devuelve a ti.

Así es ese amor, bendigan el negocio, bendigan la cartera y nunca estará vacía (bendíganla cuando tenga dinerito y no cuando esté vacía), bendice tu dinero, bendice el que tengas en el banco, bendice, sí, la abundancia, pero hay que decir la abundancia de esto, la abundancia de lo otro, bendice la abundancia —decía una señora— y se puso de este gordo.

Eso es para que ustedes vean que lo que les estoy diciendo es verdad; pero hay que saber hacerlo…

Bendigan la abundancia del dinero

¿Ustedes no han oído decir, entre las viejas de sus casas: «No, hombre, déjelo almorzar, se le echa agua a la sopa»? Mentira, no se le echa agua a la sopa. Pero si decir «Yo Soy», pues ese «Yo Soy» es todopoderoso; es lo mismo que ustedes digan «yo tengo» o «yo estoy» o «yo quiero».

[box]Él es el Yo, es el Verbo; el verbo ser, estar. Es el Verbo y es el Logo Creador. Todo lo que tú digas «yo quiero» se hace. ¡Pruébenlo, no me crean, pero pruébenlo! El «Yo Soy» es todopoderoso[/box]

Bendice tus circunstancias, tu día, tus encuentros, y a todo aquel que contactes, porque estás reconociendo con amor incondicional la verdadera esencia de ese ser, y es imposible juzgar y bendecir al mismo tiempo, por lo que te resguardas en un escudo de protección inviolable, que te acompaña y que impide que cualquier vibración baja entre a tocarte.

Te pido que hagas este pequeño ejercicio por las mañanas, al despertar, bendice toda la abundancia que te pertenece, y que verás manifestarse en tu vida a medida que la sigas reconociendo, integrando y aceptando como parte de ti misma.

Si tienes suficiente determinación y realmente quieres cambiar tu vida y ser autora de tus circunstancias, repite diariamente la bendición de tu abundancia, y luego relájate y acepta todos los regalos que el cielo envía para ti.

Y sobre todo, por las noches, al repasar tu día no olvides bendecir a ese ser maravilloso, perfecto y amado por Dios, que eres tu misma.

Un abrazo en la luz. Námaste!