¿Cómo celebra un ateo la navidad?

¿Cómo celebra un ateo la navidad?
¿Cómo celebra un ateo la navidad?

“Los cristianos no merecen el monopolio de la alegría de las fiestas”, dice una declaración publicada en el sitio web de American Atheists. Pero, ¿cómo es que la Navidad podría monopolizar una fecha que está basada en sus creencias? Resulta que las tradiciones asociadas a esta celebración se han convertido en normas sociales adoptadas incluso entre los no creyentes.

Sin importar a dónde mires, verás decoraciones, galletas y música. Pero para gran parte del 5% de los estadounidenses que dicen que no creen en Dios, diciembre no es tan diferente. En realidad, se asemeja mucho al diciembre de aquellos que sí congenian con la religión cristiana. Aquellos que no creen en la razón detrás de la festividad aún celebran que la temporada se concentre en valores, familia y bondad.

Liz Turcotte, de Kentucky, creció como católica, pero sus visiones sobre la religión cambiaron en la universidad.

“Siento que mucha gente asocia el ateísmo con la falta de tradición y la amargura hacia las fiestas religiosas, pero no es así, al menos para mí”, dijo.

El ateísmo es un término muy amplio. David Silverman, presidente de American Atheists, dice que puede consistir en la falta de creencia en Dios, o en nunca pensar en Dios, y también puede incluir a los que no están dispuestos a tomar ningún tipo de decisión en torno a sus creencias. Turcotte dice que las festividades decembrinas se sienten más seculares que religiosas, y ella celebrará, al igual que muchos otros, el día de Navidad.

“Celebramos el fin de un largo año, haya sido difícil o glorioso, y celebramos el principio de un nuevo año”, expone Turcotte. “Para mí, el punto es apreciar a la gente en mi vida que me ayudó a atravesar el año pasado”.

Silverman dice que los no creyentes celebran fechas decembrinas como la Navidad y el solsticio de invierno. “Yo, personalmente, no hago nada”, comenta Silverman, entre bromas. “Me hago bolita y me escondo en un rincón hasta que se termine”. Pero su esposa, una judía practicante, coloca una hanukía en su casa y celebra Hanukkah con su hija.

Silverman cuenta que es un problema que la Navidad sea una festividad religiosa y al mismo tiempo sea una festividad nacional.

“Si vas a obligar a los judíos, ateos e hindúes a respetar la Navidad suspendiendo las actividades de todo el país, lo que veremos son las partes más seculares de la festividad”, opina.

continúa página 2 »


seguir leyendo en página: