Venus renace en el vientre cósmico — Venus en Cáncer

Venus renace en el vientre cósmico

Venus, el astro del amor, entra al emotivo signo de Cáncer, el viernes 7 de agosto. Será un ciclo donde la sensibilidad aflorará al máximo. Esta franja del zodiaco que comenzará a recorrer Venus, está regida por el elemento agua, que prevalecerá en nuestra conducta sentimental durante este tiempo.

Venus en cáncer

El agua se asocia a caracteres emocionales, sensibles, sentimentales, susceptibles, psíquicos e intuitivos, y todas estas cualidades tendrán mucha intensidad, porque Venus activa nuestro chakra (punto de energía) del corazón, que alberga nuestros afectos.

Será un tiempo de lágrimas a flor de piel, de nostalgia, de introspección, un tiempo en el cual debemos medir muy bien la forma como tratamos a nuestros seres queridos, para no herir susceptibilidades.

Los signos de agua son “kármicos”

Esto significa que son los más propensos a la búsqueda interna, al desarrollo de la intuición y a conectarse con hechos del pasado para encontrar respuestas en el presente.

Son los que afrontan más crisis existenciales y también los que finalmente logran la transmutación, por eso, en este ciclo en el que Venus transita por un signo de agua, debemos prepararnos para resolver “karmas” (situaciones del pasado) pendientes, y lograr resultados transformadores.

El agua en el lenguaje esotérico representa el subconsciente

En este ciclo donde la energía del amor estará marcada por el agua, el subconsciente adquiere gran potencia en nuestros asuntos amorosos, es decir, que deberemos profundizar en lo que sentimos, escudriñar nuestros verdaderos sentimientos para que afloren verdades en nuestras relaciones.

Luna Llena en Acuario

Este lunes 3 de agosto, se produce la Luna Llena en Acuario, con la energía dólar irradiando desde Leo. En la franja acuariana, el efecto de nuestro satélite destacará cualidades relacionadas con la amistad, confraternidad, tolerancia, visión futurista y maestría.

En fase de plenilunio, el Sol está frente a la Luna, y nuestro satélite recibe de manera directa los rayos del astro rey. En Luna Llena el momento es propicio para lograr un equilibrio entre nuestro mundo consciente e inconsciente.

El Sol, que encarna nuestra alma, nuestra esencia, da esplendor a la Luna, que rige nuestro mundo psíquico y emocional.

El aprendizaje en esta Luna Llena

Es dar consistencia a nuestro centro de poder, a nuestros propósitos de vida, para que con nuestra fuerza emocional podamos desarrollar nuestra capacidad creadora.

Pedro González Silva