Rituales más importantes del matrimonio judío

Al igual que la religión católica, el judaísmo tiene sus propios ritos respecto del matrimonio, algunos son similares otros muy distintos, lo importante es conocerlos y saber su simbología. Es por eso que hoy hacemos un repaso por los rituales más importantes del matrimonio judío, lee con atención:

Ser judíos

El matrimonio es considerado una unión sagrada y la ley judía exige que ambas partes se unan por propia voluntad y que sean judíos. En la actualidad, de todos modos existe la conversión por lo que una persona que profese otra religión diferente puede unirse al judaísmo para contraer matrimonio.

La jupá

Es un manto de tela y cuatro varas que lo sostienen, que según la tradición tiene entrada por los cuatro costados, para recibir a los visitantes que vengan de cualquier dirección. Si bien el casamiento puede ser realizado en el Templo o bien al aire libre, siempre tiene lugar bajo la Jupá, ésta también simboliza el futuro hogar de la pareja.

Talit

La novia, o su familia, le regala al novio el Talit, es un manto con flecos (tzitzit) enlazados en las cuatro esquinas para poder recordar todos los preceptos y cumplirlos. Los tzitzit infunden al portador, el novio, la determinación de observar las leyes divinas, controlando los impulsos y absteniéndose de caer en incitaciones no deseadas. Lo usará durante toda la ceremonia de matrimonio. Al igual que el anillo, simboliza un aura de protección que la novia le da al novio.

La ceremonia

La ceremonia comienza cuando el novio camina hacia la Jupá acompañado por su madre o una madrina y en algunos casos, ingresa luego el cortejo. Luego hace su entrada la novia junto a su papá o padrino. Esto igual que en el casamiento católico con la diferencia que no es una entrega, sino que es símbolo de unión de dos familias. Seguido, el rabino que oficia la ceremonia recita dos bendiciones sobre una copa de vino de la que beben los novios.

Las bendiciones

El matrimonio recibe el nombre en hebreo de “Kidushin” (santificación) y la ceremonia se compone de dos actos importantes: los esponsales “Erusin o Kidushin” y las nupcias “Nesuin”. La primera incluye las bendiciones respectivas y la entrega del anillo en presencia de dos testigos, como en todos los casamientos. Luego, se separan ambos momentos con la lectura de la “Ketubá” o contrato matrimonial, dando comienzo al “Nisuim”, que consiste en las “Siete Bendiciones” (sheva brajot) seguidas por el rompimiento de la copa.

La entrega de las alianzas y la lectura del Ketuba

Como esta es una de las partes más importantes, vamos a dar especial atención. En esta parte de la ceremonia el novio coloca la alianza en el dedo índice de la mano derecha de la novia y pronuncia las siguientes palabras:

“Eres consagrada para mí con este anillo de acuerdo a la ley de Moisés y de Israel”. Luego, la novia le coloca el anillo a su novio y dice: “yo soy de mi amado y mi amado me pertenece”.

Luego, se procede a leer la Ketuvá, el contrato matrimonial hebreo. Es leído por el rabino y lo siguen las siete bendiciones nupciales sobre una copa de vino de la que beben nuevamente la novia y el novio. Es habitual que el rabino de un pequeño sermón antes de otorgar sus bendiciones a la pareja.

La rotura de la copa

Para el final de la ceremonia, los novios cubiertos bajo el mismo manto y la rotura de una copa por parte del novio. Esta es una antigua costumbre cuyo propósito es recordarnos en las celebraciones alegres la destrucción del Templo de Jerusalén y de la antigua Tierra y para rememorar el rompimiento de las primeras Tablas de la Ley. Pero también simboliza que el matrimonio es frágil y se debe mantener con esfuerzo mutuo y constante.

La fiesta y mucho ¡Mazal Tov!

Esta palabra significa ¡Buena Suerte! y los invitados felicitarán a los novios deseándole mucha felicidad, dulzura y amor. El banquete comienza con la tradicional bendición del pan callah. Antes de comenzar, se bendice una hogaza de pan, como símbolo de la unión de las dos familias.

Para que sea un día de mucho gozo, se vuelve una verdadera fiesta con mucha comida (siguiendo la ley Kosher), música y danzas típicas. No hay fiesta de boda judía sin que los novios sean alzados sentados en sillas, mientras intentan acercarse para un beso. Esto proviene de la tradición de cargar a los reyes en sillas, por encima de la cabeza.

El Secreto del Casamiento Judío

vía » casamientos.com.ar