Quinconcio entre Urano y Saturno

Urano y Saturno
Durante todo el mes de julio del año 2014 y buena parte de agosto, estuvo bajo los efectos de un quinconcio entre Urano y Saturno. ¿Y qué es un quinconcio? Es un aspecto astrológico. ¿Y qué es un aspecto astrológico? Veamos.

Cada signo del zodíaco mide 30 grados, y cuando dos o más astros se colocan al mismo grado, así sea en signos distintos, se forma un aspecto, es decir, se conectan sus energías. Por ejemplo, si Venus se coloca a 15 grados de Tauro y Plutón a 15 grados de Leo, se forma un aspecto; en este caso ese aspecto se llama cuadratura, pues los dos astros están a una distancia de 90 grados uno de otro.

Dependiendo de a qué distancia se conecten los planetas, se forman distintos aspectos: conjunción, oposición, cuadratura, trígono, etc. Algunos de estos aspectos son armónicos y otros son inarmónicos.

En el caso del quinconcio (también le llaman “quincuncio”), se trata de un aspecto de 150 grados de distancia, y en estos momentos Urano y Saturno están a esa distancia: Urano está a 16 grados de Aries y Saturno a 16 grados de Escorpio, y se mantendrán allí todo este mes y parte del otro.

El quinconcio es un aspecto un tanto difícil de manejar pero que trae un gran aprendizaje, pues indica una circunstancia de nuestra vida en la que podemos estar “desconectados” de algo que potencialmente podríamos realizar, y por tanto tenemos que reajustar energías para descubrir ese potencial.

Por ejemplo, alguien que tenga un quinconcio, puede tener inclinaciones literarias, pero no escribe, no intenta hacerlo, y hasta piensa que no tiene talento para hacerlo; hasta que ocurre algo que le activa ese quinconcio y empieza a reajustar sus creencias, y a atreverse a desarrollar ese potencial dormido.

En el caso de este quinconcio entre Saturno y Urano, podemos verlo desde dos perspectivas, la de Urano y la de Saturno.

Partiendo de Saturno, podríamos estar envueltos en nuestras responsabilidades y ser eficientes en nuestras labores, pero nos mantenemos estancados en la rutina y sin sobresalir demasiado; quisiéramos tal vez dar un vuelco a nuestras vidas, innovar, crear, pero pensamos que nos somos capaces de hacerlo y que son solo sueños, hasta que un buen día nos sacude una ráfaga de renovación, y empezamos a romper moldes y estructuras, hasta el punto de que sorprendemos a todos con nuestro inhabitual torrente creativo que de pronto ha despertado.

Y desde la perspectiva de Urano, podemos ser personas muy creativas y vanguardistas pero que nunca hemos concretado nada, no hemos tenido la disciplina para hacerlo, y tal vez pensamos que es mucha responsabilidad para nosotros hacerlo, construir algo sólido sobre la base de nuestra creatividad, hasta que un día nos sentamos a poner la mente en orden, a hacer esquemas y planes, nos estructuramos y nos decidimos a llevar a la práctica aquello que en nuestra mente ya ha sido creado.

Hay que aprovechemos las energías del quinconcio cuando esté activo y reajustemos nuestras energías y potencialidades, descubramos o destapemos nuestros talentos ocultos, aquellos que están represados en forma de deseos inalcanzados, esperando salir a flote y hacerse realidad.
[adsense-300-250]

Vía » Termómetro Zodiacal