Propiedades curativas de la cebolla

Propiedades curativas de la cebolla

La cebolla viene del latín caepulla. Es una verdura originaria de Asia del Sur y de la región mediterránea. Fue introducida en América por los primeros conquistadores. La cebolla es una de las verduras más utilizadas en nuestra cocina pero, además del arte culinario, la cebolla posee propiedades curativas que merecen conocerse.

La cebolla

Se utiliza para combatir los reumatismos –con tan solo frotarla sobre la zona afectada será más que suficiente– y los dolores de tipo neurálgico. Además, la cebolla se utiliza como estimulante del tubo digestivo y para aumentar la intensidad y la frecuencia de los latidos del corazón.

  • La cebolla, ingerida en grandes cantidades, favorece el sueño y permite expulsar los parásitos.
  • Poniendo una cebolla en la axila se evitan los mareos provocados por el movimiento de las olas en el mar.
  • Antiguamente se utilizaba la cebolla, cortada en rodajas, para ahuyentar los insectos debido a su fuerte olor.
  • Muchas son las personas que utilizan una cebolla cruda cortada para limpiar el aceite y las manchas, es decir que además de ser un remedio casero, la cebolla se utiliza como un limpiador poderoso y desinfectante.
  • En materia de cocina y con el fin de utilizar la cebolla en las comidas, se puede freír en aceite, añadiendo un poco de bicarbonato para transformarla en un papilla compacta.
  • La cebolla utilizada en uso externo es muy buena en caso de quemaduras, heridas, sabañones, forúnculos y en caso de manchas rojas sobre la cara.
  • La cebolla ayuda a eliminar las manchas de la piel de la cara. Se remoja la cebolla en vinagre durante 4 o 5 días. Luego, ese líquido obtenido se aplica sobre las manchas como si fuera una loción.
  • La cebolla también es un buen remedio en caso de hemorragia de la nariz. Se corta la cebolla en dos, y se pone sobre la nuca, respirando la otra mitad.

Remedios más utilizados

  • Las abuelas aliviaban todo tipo de dolores de cabeza con remedios naturales de los más variados. Una compresa de cebolla era uno de los más populares en términos de eficacia. Además, no tiene los efectos secundarios que producen muchos analgésicos.
  • La cebolla también es buena para reducir el cansancio. Para ello, hay que comer las cebollas tostadas por la mañana, en ayunas, y antes de dormir.
  • La cebolla ayuda a aliviar la tos crónica, la tos convulsiva (tos febril), la bronquitis y el asma bronquial. Se pican una o dos cebollas, se mezcla con bastante azúcar en un plato, se deja reposar toda la noche y al día siguiente se toma ese jarabe en cucharadas cada 3 horas.
  • Otra forma de prevenir la tos nocturna es dejar una cebolla cortada en dos, en un plato, durante toda la noche y cerca de la cama. Sus vapores y sus aromas actuarán de manera suavizante, calmando la garganta.

Vía » juarezhoy.com.mx